CICLISMO

Mesa redonda en Expobike sobre la actualidad del cicloturismo en España

Defienden la identidad propia y diferenciada del cicloturismo

(19-9-2012). Diversos expertos que participaron en la mesa redonda ‘La actualidad del Cicloturismo en España’ durante la feria Expobike destacaron la necesidad de que esta modalidad ciclista sea identificada de modo que se la desvincule de conceptos como la competición y la velocidad y adscribiéndola a otros como la tranquilidad y el placer de disfrutar del entorno y de los que comparten esta afición. En definitiva, que sea descrita como una modalidad “sosegada, poética y sensual”, según la definió el doctor en geografía por la Universidad de Valencia, Francisco Tortosa.

El presidente de la asociación Amics de la Bici de Barcelona, Albert García, aseguró que el concepto clave del cicloturismo “no son las alforjas, sino la velocidad”. En su opinión, “el cicloturismo no consiste en ir rápido, sino pausado, tranquilo, sin medir los kilómetros ni angustiarse por el reloj y, mucho menos por el cronómetro”. Estas manifestaciones las hizo en el seno de una mesa redonda celebrada el pasado viernes, 14 de septiembre, durante la primera jornada de la Feria Expobike, celebrada en Ifema, y que fue moderada por la vicepresidenta de la Plataforma Empresarial de la Bicicleta, Sol Otero.

García defendió el cicloturismo como “una fuente posible de negocio, siempre y cuando no acentuémos en su práctica el factor velocidad, pues ello nos hará perder a muchos practicantes potenciales”. En su opinión, “lo que debe primarse es la visión y el disfrute del entorno, por encima de la velocidad y la competición”.

Tres tipos de cicloturismo
Previamente, el doctor en geografía por la Universidad de Valencia, Francisco Tortosa, había precisado que se habla de tres tipos de cicloturismo: “el cicloturismo deportivo, el cicloturismo de mountain bike, y el ciclorutismo auténtico”.

Según precisó Tortosa, el primera sería “el que practican los integrantes de clubs y peñas ciclistas los fines de semana que, aún a pesar de no ser eminentemente competitivo, tampoco está realmente concebido como un viaje”. En cuanto al cicloturismo de mountain bike, el profesor sostuvo que “éste escora hacia la vertiente deportiva y, por supuesto hacia el esfuerzo y apenas es concebido con finalidad de viaje”.

El cicloturismo auténtico, en cambio, sería aquel que podría definirse como una práctica sosegada, poética y sensual”. En ese sentido, precisó como rasgos identificativos del mismo que es aquella práctica ciclista en la que “se hacen paradas para gozar de los paisajes, se realizan lecturas de textos sobre los parajes que se visitan, se come y se beben buenos vinos de los parajes que atravesamos; no se superan los 30 quilómetrosd diarios y, entre otras cosas más, siempre se va al ritmo del que rueda más despacio”.

”Sin prisas se llega a todas partes”
Albert García, de la asociación Amics de la Bici de Barcelona, abundó en el tema asegurando que “sin prisas puede llegarse a todas partes con glamour y sin sudar”. García abogó por que “las pruebas cicloturistas deportivas dejen de emplear el término ‘cicloturismo’ pues, en verdad, el cicloturismo nada tiene que ver con los aspectos vinculados al deporte, sino que lo que es, en realidad y sobretodo, es una forma de ver y tormarse la vida y lo que la rodea”.

El escritor Oscar Patsi, autor del libro ‘La revolución de las mariposas’, en el que defiende las ventajas del uso de la bicicleta (las mariposas) sobre la del automóvil (los rinocerontes) empezó por definirse como “bicipredicador, biciconsumidor y defensor de la bicicleta”, porque, según añadió “ésta nunca pasará de moda porque es demasiado importante para las personas”. Muy en línea con esta nueva concepción de la vida a través del cicloturismo que defendían sus colegas de la mesa redonda, Patsi defendió “un mayor protagonismo de la tranquilidad sobre la bicicleta” asegurando que “cuando los que empiezan a ir en bici a trabajar haga tres meses que lo hacen descubrirán cosas nuevas y verán la vida de un modo distinto”.

En apoyo del cicloturismo “seguro y lógico”
Por su parte, el vicepresidente de la International Mountain Bike Association (Imba), Víctor Tarodo, explicó que entre las finalidades de su asociación figura “el ayudar a que el cicloturismo sea una práctica segura”. En ese sentido precisó que “velamos para que se respeten los caminos; para que los cicloturistas puedan viajar de un modo lógico; trabajamos para fomentar una regulación sostenible del medio ambiente y para quitar de la cabeza de las instituciones y sus miembros que la bicicleta deteriora el entorno”.

Destacar que la Imba está realizando una serie de mapas de rutas en los que las ordena con colores en virtud de su dificultad inspirándose en la clasificación que se utiliza para las pistas de esquí alpino.


No hay comentarios

Añade el tuyo