CICLISMO

Entrevistamos a la leyenda española del BTT

“En las carreras no miro ni vatios ni pulsaciones”

(13-11-2014). Jose Antonio Hermida va camino de su 22ª temporada como profesional pero no pierde la motivación ni la ilusión de disfrutar del ciclismo y más aún si tiene objetivos como el Mundial del 2015 que se disputará a 26km de su casa.

¿Cómo va la pretemporada?

Hace dos semanas que empecé. Ahora todo es un poco protocolario para adaptarse a la bicicleta otra vez. Salgo a rodar día sí y día no a un ritmo pausado y lo combino con trabajo en el gimnasio. En este sentido estoy recuperando viejos hábitos para intentar conseguir ese punto de explosividad que me faltó la temporada pasada.

Y los días que llueve, nieva o con mal tiempo, ¿qué haces?

En días cómo hoy (el día que se realizó la entrevista llovía en Puigcerdà) he hecho 2 horas de serie debajo de la lluvia, con 5 grados en un día de perros. Pero he llegado a la ducha y me he dicho a mí mismo: “¡Qué campeón que soy! Me he peleado con la intemperie”. Me gusta la bici y al final es lo que me hace estar delante en las carreras.

¿Objetivos para el 2015? Supongo que apuntas al Mundial de Andorra, ¿no?

Este año es un poco especial porque empezamos más tarde la Copa del Mundo. A finales de mayo. Con el equipo aún no hemos decidido totalmente el calendario, pero supongo que haremos la Cape Epic -carreras por etapas de larga distancia en Sudáfrica-, la Andalucía Bike Race a finales de febrero y también la Copa Suiza. Luego ya a tope a la Copa del Mundo. Y para setiembre sí, el Mundial de Andorra que me lo siento como en casa porque está a 26km. Por primera vez voy a poder ir al Mundial en coche.

¿Tendrás más presión?

Seguramente me entre el pánico como a un juvenil en la salida y tenga que ir a cambiar el agua al canario entre los arbustos (se ríe). En esa carrera es donde tendré que sacar la experiencia que he acumulado en todos estos años.

No hace falta hablar de motivación entonces, ¿no?

Hay la motivación por ganar y comerte el mundo y la otra es la de disfrutar de la bici. Hacer de mi hobby mi profesión y de mi profesión mi hobby. Esto ya es suficiente motivación. Hay que disfrutar de lo que haces y si eres un privilegiado y consigues destacar con objetivos, ¡cómo no vas a estar motivado!

¿Qué tal te llevas con el Tío del Mazo?

¡Hombre! Alguna vez rasco fondo. Cada vez menos porque lo ves venir y ya echas comida cuándo vas quemando el embrague. La gente se piensa que los profesionales no lo cogemos pero sí. Y muchas veces de la manera más tonta, cuando simplemente sales a rodar un par de horas y no vas tan mentalizado y preparado como cuándo sales cinco.

Los bajones físicos se superan, pero, ¿y los anímicos?

Yo soy de los afortunados porque soy muy de la broma y del buen humor. Es más fácil llevarlo. Pero cuando he tenido problemas extra deportivos los he tenido que capotear. En la vida, si quieres tirar para adelante tiras con mentalidad y con ganas, a no ser que sea algo muy grave. Hay que saber aguantar.

¿Cómo compaginas la competición de alto nivel con la vida familiar?

Como cualquier otro trabajo. Cuando estoy en casa tengo mucha flexibilidad de horarios. Me levanto temprano, desayuno con mis hijos, los llevo y recojo del colegio… Es el mejor trabajo del mundo pero dura 24 horas, porque dormir y descansar significa recuperar. Lógicamente cuando estoy fuera compitiendo no veo a la familia, pero en cómputo global, a horas útiles, los veo más que hay alguien que tiene un trabajo de oficina.

¿Eres de los que lo pasa mal por el tema de la alimentación?

Yo no me corto a la hora de comer un tiramisú. Lo que no haré será comerme 4 o una barra de chocolate entera. En el ciclismo se acaba quemando pero el deportista hace dieta porque es la manera de moderar el cuerpo y porque además es tu gasolina. Estoy en manos de una dietista para optimizar este aspecto siguiendo una dieta mediterránea y lo más sano posible con tiempo es fácil hacerlo, pero en 15 minutos no se puede comer bien.

¿Eres un ciclista de la vieja escuela o uno adaptado totalmente a los cambios?

Todo ha cambiado y mejorado mucho. Desde los entrenamientos hasta las carreras. Ahora por ejemplo, ya no entrenamos tanto en carretera como solíamos hacer. Ahora estaríamos hablando de un 50%. También se entrena midiendo pulsaciones y vatios para tener la medición exacta del esfuerzo. Las carreras y circuitos también han cambiado mucho. Pero a la hora de la verdad, en el examen final, no hay que mirar nada. Ni vatios ni pulsaciones. Eres tú mismo y hasta dónde llegues. Al final, es el enemigo quien te gestiona la carrera.

¿Cómo defines la Cerdanya para el ciclismo?

Es un entorno idílico y espectacular Está orientada de este a oeste y eso hace que tengamos muchas horas de luz al año. Es como una bañera, el punto más bajo está a 1.1000 metros y luego ya empiezas a subir hasta los 3.000m. Toca Francia, Andorra… y tienes puertos y senderos para aburrirte.


No hay comentarios

Añade el tuyo