ESENCI@L

La marca repliega a España la fabricación de la gama alta de zapatillas

Catlike: “2018 será una campaña de reestructuración, limpieza e improvisación”

catlike-pepe-del-ramop

Pepe del Ramo, director general de Catlike, sostiene que la nueva campaña ciclista es imprevisible.

(7-9-2017). Catlike encara la nueva temporada ciclista con optimismo a pesar de que, como observa su máximo responsable y fundador, Pepe del Ramo, las sensaciones son muy similares a las del año pasado y “el mercado sigue convulso”.

“Somos optimistas ante el nuevo curso ciclista, aunque la situación que atraviesa el mercado no es nada fácil y creo que va a ser muy complicado poder registrar crecimientos”. Son declaraciones de Pepe del Ramo, director general y fundador de Catlike, quien confía en cerrar el ejercicio 2017 con una facturación similar a la del año pasado, cuando se rozaron los cuatro millones de euros.

Según detalla, las ventas en el mercado nacional siguen un comportamiento muy similar al del año pasado a estas alturas y Del Ramo se muestra satisfecho del intenso ritmo de rotación de producto Catlike en las tiendas, lo que confirma que “los detallistas saben que pueden ir reponiendo según sus necesidades”.

En cuanto a las exportaciones, precisa que los resultados se hallan ligeramente por debajo del ejercicio 2016. El directivo sostiene que el mercado estadounidense ha sufrido un retroceso y hay un determinado “desconcierto general”. No obstante, sus planes pasan por crecer en este país en 2018, así como hacerlo también en Francia y Reino Unido. La enseña también destaca su introducción en Australia y Colombia con muy buen pie.

Todos estamos jugando una partida de ajedrez en la que no es fácil ir encajando cada jugada

“Campaña imprevisible”

Pepe del Ramo vaticina que la nueva campaña ciclista será “imprevisible” porque “el mercado sigue convulso y se tiene que seguir reestructurando, todos estamos jugando una partida de ajedrez en la que no es fácil ir encajando cada jugada”. Asimismo, detecta que el consumo se mantiene estable pero no llega a crecer y augura que 2018 será una temporada de “reestructuración, limpieza e improvisación”, esta última entendida en el sentido de que “el mercado está muy cambiante y hay que estudiar en cada momento cuál es la mejor opción”.

Repliegue de la producción de zapatillas

Catlike ya fabrica en España su gama alta de cascos, que representan en torno al 90% de la colección. Ahora la empresa ha decidido repatriar también su producción de la gama alta de zapatillas con el objetivo de ganar en agilidad y evitar roturas de stock en un segmento, como es el del calzado, que suele estar sometido a rígidas programaciones y que se fabrica mayoritariamente en Asia.

“La producción en España nos permite asegurar el servicio y dar una respuesta inmediata a nuestros clientes. Además, estamos en una zona de gran tradición en la fabricación de calzado y estamos convencidos de que Catlike tiene mucho potencial en este nicho”, asegura Del Ramo. La marca presentó en la última edición de Eurobike sus primeros modelos de zapatillas ‘made in Spain’ y los mostrará ahora al mercado español en Unibike.

El calzado es un segmento importante para Catlike y en 2016 alcanzó el 28% del volumen de negocio de la compañía que, tal como anuncia su director, mantendrá la fabricación de la gama media-baja en Asia para ser competitivos.

Venta online

Tal como anunció la pasada primavera, Catlike ha implementado el servicio de compra online a través de su página web. “Aún no nos hemos puesto a potenciar la imagen de nuestra plataforma, pero nos van entrando pedidos”, indica Del Ramo. “Lo peor –añade- sigue siendo el caballo de batalla con algunos operadores online”.

El mercado continuará convulso hasta que los tenderos no sean dueños de sus tiendas

En este sentido, incide en que la enseña trabaja por que haya “un respeto” por el canal tradicional, “que es el que más nos reporta”. Eso sí, Del Ramo se pregunta que, si bien el canal offline es su prioridad, qué pasará “si las tiendas siguen apostando por marcas asiáticas, americanas o, en definitiva, por marcas de ciclismo que les venden todo su catálogo”.

A su juicio, el mercado continuará convulso “hasta que los tenderos no sean dueños de sus tiendas”, ya que el futuro de los puntos de venta pasa por supuesto por un buen taller, pero también “por unos proveedores que le respeten y que faciliten la rotación del producto en tienda”.


No hay comentarios

Añade el tuyo