ESENCI@L

Ante el recorte de las producciones

La falta de bicis preocupa de nuevo

bicis

Algunos comercios temen falta de bicis esta temporada.

(9-11-2017). No es un fenómeno nuevo de esta campaña, pero algunas tiendas de ciclismo temen que la no disponibilidad de bicicletas vuelva a ser un problema esta temporada, e incluso que se agrave ante los recortes de producción de determinados suministradores. Avisan de que los tiempos de espera con ciertas eléctricas de montaña son excesivos.

Ante la sobreoferta de stocks de años anteriores, algunos proveedores de bicicletas han decidido echar el freno a sus producciones y ajustar su oferta para esta nueva temporada ciclista 2018. Esta iniciativa tiene una lectura positiva y es que, tal como comentan las propias tiendas de ciclismo, se evitarán las dichosas liquidaciones de producto a final de temporada, que coincide justo con el momento de máximas ventas de bicis, el verano.

Sin embargo, algunos detallistas del canal ciclista también se declaran preocupados por la otra cara de la moneda, es decir, que estos recortes puedan agravar los problemas de disponibilidad de bicicletas que se han acusado en las últimas campañas. Óscar García, propietario de Ciclos García, percibe que “este año las marcas parece que están fabricando sobre pedido”. El minorista sostiene que los suministradores tienen una previsión de ventas “y todo lo que pase de este planteamiento inicial tiene que esperar”. Asegura que ya hay fallos en reposición y modelos que no se podrán volver a conseguir hasta el mes de febrero.

Enrique Díez, propietario de Kikebike, entiende que las marcas siguen sus directrices pero lamenta que el reajuste de stocks es la pesadilla que se muerde la cola: “Es cierto que se evitan descuentos, pero también está claro que si no tienes material no vendes”.

Advertidos desde el verano

Clemente Chao, propietario de la cadena Bicitotal, indica que el pasado verano, en la ronda de presentación y programación de las marcas, éstas ya avisaron de que había modelos que llegarían tarde, en diciembre o enero, por lo que valora que de momento la situación “no es alarmante”. En su opinión, los problemas de falta de stocks son los mismos que hace 10 años. “Puntualmente alguna enseña tiene más disponibilidad de producto y otras tienen menos, aunque es posible que este año los proveedores hayan acotado más su producción y que haya más problemas que otras temporadas”, vaticina.

También Armando Astolfi, copropietario de Bicicletas Astolfi, explica que, respecto a los modelos elegidos en las implantaciones, los proveedores dan una fecha orientativa de recepción que suele más o menos cumplir. Eso sí, también opina que la limitación de las producciones de este año podría provocar más fallos de stock.

Ahora mismo tenemos producto de rotación, pero no sabemos ni cuánto durará ni cuánto tardará en llegar el repuesto

Después de Navidad

Por su parte, Guillermo Gutiérrez, propietario de Bicicletas Jose Mari, dice que ahora mismo no sufre una falta de bicicletas pero se declara a la expectativa de la evolución de los stocks después de las Navidades, que suelen ser un momento de repunte de ventas. “Ahora mismo tenemos producto de rotación, pero no sabemos ni cuánto durará ni cuánto tardará en llegar el repuesto”, señala. El minorista sostiene que esta temporada las marcas han intentado equilibrar oferta y demanda, un ajuste complicado porque “la demanda no está reaccionando como hace unos años, hay mucha saturación de producto y de canales de venta y todo el mundo está ajustando stocks”.

Dependencia de los componentes

Toni Pacios, vendedor del Trek Bicycle Store Bicisprint, incide en que el ajuste de stocks es un objetivo común de todo el mundo industrial. Según resalta, todos los proveedores de bicicletas están en la misma situación y uno de sus grandes problemas es que Shimano va con retraso en la entrega de componentes. “Las marcas no disponen en muchos casos del material para montar bicicletas”, defiende.

Las eléctricas de montaña, tocadas

Los detallistas apuntan a las eléctricas de montaña como uno de los renglones que podría plantear más problemas de disponibilidad. Enrique Díez sostiene que ya hay modelos de determinados sellos que cuesta reponer y plantea a los proveedores “cómo pueden decir que las eléctricas son el futuro y no poder entregarlas hasta el mes de abril”. El detallista asegura pasarlo mal cuando ve que uno de los vendedores de su tienda está enseñando una eléctrica de montaña a un cliente: “Si justo necesita la talla que le está mostrando, perfecto. Pero si necesita otra medida o quiere otro color, a ver cómo le explicamos que tiene que esperar cinco meses”.

La tienda que haya acertado con las implantaciones o que sea muy hábil en redireccionar la venta saldrá claramente beneficiada

El detallista comprende que los proveedores necesitan hacer sus previsiones y que para eso están las programaciones, pero matiza que “son bicicletas de cuatro y cinco mil euros y podemos programar hasta un punto”. Díez añade que la tienda que haya acertado con las implantaciones o que sea muy hábil en redireccionar la venta saldrá claramente beneficiada esta temporada.

También en gamas de entrada

Algunos detallistas advierten que el problema de espera no se da sólo con las eléctricas de montaña o las bicis de gama alta, sino que también pasa con modelos de entrada de gama. “La diferencia es que el cliente de una bici de 10.000 euros se espera, pero el de primeros precios y gama media, no, prefiere acudir a otro establecimiento”, observa Óscar García, “haciéndonos perder la venta”.


No hay comentarios

Añade el tuyo