ESENCI@L

Pedro Maestre destaca los riesgos de la compra digital

Maestre Bikes reclama a las marcas que se centren en las tiendas profesionales

maestre

Pedro Maestre pide a las marcas lo mismo que algunas demandan a los detallistas: centrarse en aquellos clientes profesionales y especializados.

(15-2-2018).  Pedro Maestre, propietario de las tiendas Maestre Bikes, emplaza a las marcas a centrarse en aquellas tiendas “que son profesionales y especialistas” porque en caso contrario “van a perder prestigio con respecto al consumidor”.

“Las marcas se van a salvar sólo si están metidas en tiendas de este tipo”, asegura Pedro Maestre, responsable de las tres comercios de Maestre Bikes. Para el propietario, algunas enseñas ya han perdido posicionamiento e influencia por no seguir una estrategia adecuada en la distribución física. La cadena pide a las marcas lo mismo que algunas de éstas demandan de los detallistas. En concreto, Scott Bike y Merida Bikes son partidarias que los comercios reduzcan el número de enseñas con las que trabajar, tal y como expusieron sus directores comercial y general en España, respectivamente.

Maestre advierte que la venta por Internet puede llegar a ser peligrosa para el consumidor: “no es lo mismo que una bicicleta te la prepare una tienda profesional que un cliente sin la experiencia o las herramientas adecuadas, aunque haya algún amigo que “controla” de mecánica”. Esta situación plantea, según la cadena, un problema de seguridad “muy grave” en la montaña y la carretera, que puede desembocar en accidentes. “Las marcas deberían de ser conscientes de todo ello y centrarse en clientes profesionales y especialistas”, reitera el propietario.

La guerra de precios no beneficia al cliente final

Desde Maestre Bikes se muestran convencidos que en la guerra de precios actual “el menos beneficiado es el cliente final, porque no va a recibir ningún servicio”. Ante este panorama, “nosotros no montamos componentes que se hayan comprado por Internet, de la misma manera que un restaurante no cocinaría una chuleta traída por un cliente”. La cadena considera que el taller es algo “muy exclusivo” de los  clientes que han comprado en sus tiendas y que si repararan o montaran productos comprados online “todavía nos haríamos responsables de algo que no hemos vendido, que no nos ha aportado beneficio”.

La competitividad por precio afecta más directamente a las tiendas de Pedro Maestre, según su explicación, porque “el poder adquisitivo de nuestra zona está entre los más elevados de España”. “Cuando un cliente descubre por Internet que la misma bicicleta se vende a menor precio en otra provincia, no se da cuenta que allí el coste de la vida también es inferior”, continua el responsable.

El propietario asegura no poder llegar a según que rebajas por los gastos en estructura física y en personal, y afirma que “si no tenemos un margen mínimo, esto no se va a poder soportar durante mucho tiempo más”.

Mayor inversión para tener un buen stock

La cadena de tiendas subió “ligeramente” las ventas en 2017, gracias básicamente, al buen funcionamiento de las e-bikes, pero “los beneficios se han reducido, hemos tenido que vender más para mantenernos en un entorno de alta competitividad”. Maestre Bikes es especialista en bicicletas de gama media y alta, aunque dice notar “la falta de ventas en gama baja y bicicleta de carretera”.

“En estos segmentos, el cliente se decanta por grandes superficies, que ofrecen precios demasiado bajos para estas bicicletas, cuando en las tiendas especializadas podemos ofrecer un precio muy competitivo y de mucha mejor calidad”, sostiene el responsable.

En su opinión, si el negocio todavía funciona es porque hay clientes que aún valoran el servicio añadido. Asimismo, Maestre destaca la vinculación directa con pocas marcas –los comercios de Vitoria y Camargo son concept stores de Specialized-, que permite no tener problemas de abastecimiento en cuanto a las e-bikes y “un mejor servicio, imagen y margen”.

Con todo, la cadena puntualiza que “hemos tenido que realizar una mayor inversión para mantener un buen stock, unido a buen servicio técnico”, teniendo en cuenta que el margen comercial de las bicicletas eléctricas “es algo inferior al de las convencionales”.  Pedro Maestre espera que el margen no baje todavía más porque en caso contrario “iríamos muy justos y no podríamos ofrecer un buen servicio técnico”.


No hay comentarios

Añade el tuyo