ESENCI@L

La tienda Bicicletas Medina celebra su 35 aniversario

Medina, de repartidor de leche a facturar casi 3 millones de euros

medina

Ramon Medina en el interior del local al que la tienda se mudó en 2014, junto al centro comercial La Maquinista de Barcelona.

(20-4-2017). Bicicletas Medina cumplirá el próximo mes de mayo 35 años. Su fundador, Ramón Medina (Barcelona, 1954), fue varias veces campeón de España y de Cataluña de ciclocross. Trabajaba repartiendo leche ‘Ram’ hasta que su afición se convirtió en negocio. Hoy día cuenta con una tienda de 1.000 m2 y factura casi 3 millones de euros.

¿Cuándo y cómo surgió la creación de Bicicletas Medina?

Yo era corredor de ciclocross. He sido campeón de España y siete veces campeón de Cataluña. Me arreglaba mis propias bicicletas y, poco a poco, se fue corriendo la voz y empecé a reparar también las de algún vecino. Creamos un club ciclista y una peña y, al final, en mayo de 1982, me decidí a montar una pequeña tienda-taller junto a mi casa. Me ayudaba mi mujer, ya que yo mantenía mi empleo como repartidor de leche ‘Ram’, un trabajo que hacía desde niño con mi padre. Seis años más tarde lo dejé para centrarme en la tienda.

¿Cómo fue creciendo el negocio?

Empezamos en un local de Ciutat Meridiana y en 1997 nos trasladamos a Trinitat Vella. El negocio fue creciendo en volumen, facturación y trabajadores. En 2014 estrenamos el local actual, situado junto al centro comercial La Maquinista y de 1.000 metros cuadrados. También hemos ido cambiando de nombre. Siempre hemos estado muy centrados en la bicicleta de carretera de competición. Al principio nos llamábamos Ciclos Medina, luego Sport Medina y, finalmente, Medina Competición, aunque la razón social sigue siendo Bicicletas Medina. Empezamos patrocinando un club y ahora apoyamos a más de 20.

¿Cuáles son los cambios más significativos del mercado ciclista en estas tres décadas?

El auge del mountain bike y la evolución tecnológica de los productos, especialmente las bicicletas. Dos fenómenos que van ligados porque la explosión de las bicicletas de montaña forzó la evolución de la bicicleta de carretera, que estaba muy obsoleta.

Creo que la bicicleta eléctrica de montaña nos va a salvar el pellejo en los próximos años

Ahora la última revolución es la bicicleta eléctrica para uso deportivo, no urbano. Creo que nos va a salvar el pellejo en los próximos años. La gente se está dando cuenta de que puede hacer más kilómetros y aguantar más. El problema que tenemos con las eléctricas es la falta de stock. Ha habido retrasos en la entrega de los componentes a los fabricantes y las marcas van cortas.

¿Qué porcentaje representa el MTB eléctrico sobre el total de sus ventas?

Yo diría que alcanza ya el 20%. Otro 40% es para la bicicleta de montaña convencional, un 25% para carretera y el resto para accesorios.

¿Cuál fue la facturación de Bicicletas Medina en 2016 y cómo ha arrancado el 2017?

El año pasado facturamos unos 2,9 millones de euros, una cifra muy similar al ejercicio anterior. En estos cuatro primeros meses de año vamos en torno a un 15% por debajo del año pasado, si bien en los días previos a Semana Santa hemos notado un repunte. Creo que la bajada de las ventas en este arranque de año es una situación general del comercio.

¿Cuáles son los principales ‘lastres’ de la distribución ciclista española?

Sigue habiendo demasiadas tiendas. En muchos casos se trata de personas que no vienen del mundo de la bicicleta, creen que es un negocio muy próspero y después se dan cuenta de que no es lo que pensaban. Su solución es tirar los precios.

Llevo años diciendo que presentar las nuevas gamas en los meses de junio o julio es una ruina para los comercios

Pero el principal problema de las tiendas de ciclismo son las programaciones. Hay marcas que tendrían que ser más humildes… El sistema actual está mal montado. Llevo años diciendo que presentar las nuevas gamas en los meses de junio o julio es una ruina para los comercios. El ansia de las marcas por vender no lleva a ninguna parte. Las presentaciones generan una gran expectación ante el cliente final y, sin embargo, las nuevas bicicletas no se reciben hasta meses más tarde.

¿Cuál sería su petición a las marcas?

A los proveedores les pediría que no nos aprieten tanto y nos den más facilidades. En los últimos años he rebajado las programaciones y la idea es continuar haciéndolo. De poco nos sirven los descuentos si luego tenemos que saldar el producto. Hoy día nadie vende sin ofertas e incluso los propios suministradores las hacen en sus concept stores.

¿Qué acciones han planeado para el 35 aniversario?

Tenemos previstas ofertas especiales durante todo el mes de mayo y hemos encargado 500 botellas de cava con la etiqueta del 35 aniversario para regalar a nuestros clientes.


No hay comentarios

Añade el tuyo