ESENCI@L

¿Qué productos de ciclismo están más ‘castigados’ por la competencia online?

ciclismo

Las tiendas han reducido su apuesta por aquellos productos cuya venta está más extendida en Internet.

(10-11-2016). Las tiendas de ciclismo valoran que Internet se ha convertido en “una competencia real” porque el consumidor puede encontrar todo el abanico de productos necesarios para la práctica de este deporte y con suculentos descuentos.

Hace años que las tiendas de ciclismo conviven con la competencia de los operadores online, lo que les permite saber cuáles son aquellas categorías de producto en las que Internet les hace más daño. Aunque los minoristas consultados aseguran que hoy día se puede encontrar “de todo” en la red, hay algunos productos que están más perjudicados que otros por las ofertas y promociones online.

Jaume Klein, propietario de Cicles JK, asegura que las plataformas de comercio electrónico ofrecen desde bicicletas a ropa, calzado, accesorios, componentes o nutrición. “El usuario se aventura a montar su propia bici o a ajustar los componentes. Y, si no está seguro, mira en Internet cómo hacerlo”. También Jacobo Fernández, desde N’Bike Vigo, lamenta que todos los productos están muy afectados por la competencia online y explica que “tenemos clientes que alternan las compras en nuestra tienda con las compras en Internet y clientes que compran sólo online y que son únicamente clientes del taller”.

Accesorios y complementos, los más perjudicados

Aunque parece que ningún renglón escapa a la rivalidad de Internet, los comercios consultados manifiestan que los componentes y los complementos para la bici, así como los accesorios para el propio ciclista, encabezarían la lista de los productos más ‘tocados’.

Jaume Klein explica que artículos como neumáticos, ruedas, cuentakilómetros, luces, cascos o mochilas serían los más castigados. En consecuencia, el detallista sostiene que “ahora trabajamos estos productos bajo pedido. Si el cliente los quiere tendrá que esperar dos o tres días, que es el plazo mínimo que también tardará en recibirlos si compra online”. La cuestión, según precisa, es “no cargarnos de producto inmovilizado. Si hace 10 años programábamos unos 150 cascos, ahora no son más de 30 o 40”.  Asimismo, añade que siguen apostando por piezas con las que el usuario no se arriesga tanto a comprar por Internet o no tiene las herramientas para montarlas, como cadenas, piñones o cambios.

El propietario de N’Bike está de acuerdo con su colega catalán y señala que “ante esta situación nosotros nos hemos especializado en accesorios digamos que complicados de conseguir, por ejemplo, unas luces particulares, unos portabidones con un ancalje diferente, etc. Optamos por estocar menos productos pero que sean distintos”.

Electrónica

Las tiendas también apuntan a la electrónica como uno de los renglones más afectados y que muchas de ellas reconocen “haber dejado por imposible”. Anna Cháfer, copropietaria de Bicicletas Sanchís, asegura que productos como cámaras, GPS o pulsómetros no son rentables porque “se pueden comprar en Internet a nuestro precio de costo y, además, tenemos que dar un servicio postventa porque la electrónica siempre suele generar problemas y consultas. Sólo los traemos cuando el cliente lo solicita”.

Ropa y zapatillas

Por su parte, Ruth Sanjosé, copropietaria de Ciclos Samy, está de acuerdo en que componentes y accesorios son las categorías que más sufren la competencia online y señala que “hay productos que ya no se venden porque el comprador espera encontrar en el punto de venta físico el mismo precio que en Internet”.

Esta tendencia, según detecta, también se ha extendido a ciertas prendas de ropa, especialmente aquellas referencias básicas que sirven para distintos deportes como chubasqueros y camisetas térmicas. Para prendas más técnicas como los culotes, asegura que el usuario aún se decanta por el asesoramiento de una tienda física. No obstante, los puntos de venta comentan que el ciclismo no escapa al ‘showrooming’: el cliente que se prueba la ropa o las zapatillas en la tienda y luego compra online.

Bicicletas, las menos afectadas

Los detallistas preguntados también coinciden en señalar que las bicicletas son el producto menos perjudicado por la competencia online, ya que son menos los usuarios que se arriesgan a recibirlas por correo, montarlas y ajustarlas. A esto también contribuye la política restrictiva de las principales marcas en lo que se refiere a la venta online. Una de las principales competencias sería la de aquellos sellos que venden directamente al consumidor final, saltándose a los puntos de venta.

“Marcas castigadas” más que “productos castigados”

A pesar de todo lo anterior, los comercios matizan que no se puede generalizar y subrayan que son siempre “determinadas marcas” las que incurren en descuentos y ofertas en Internet. Por lo tanto, sostienen que “más que de productos castigados se debería hablar de marcas castigadas”.

Para Juan Carlos Urdinguio, propietario de Ciclos Carreras Astro, la responsabilidad es de los propios proveedores, ya que “no les importa que sus productos sean maltratados”. Pero añade, no obstante, que últimamente “he visto a algunos fabricantes y distribuidores muy inquietos, ya que se han dado cuenta, aunque sea tarde, de que las tiendas online les están apretando tanto con los precios que sus negocios, con estas ventas, no son rentables y que necesitan de las tiendas físicas para poder seguir adelante”.

Asesoramiento y servicio de las tiendas de ciclismo

El detallista hace hincapié en que “Internet es precio, no es atención ni puede, por supuesto, dar el trato que nosotros otorgamos al cliente”. Urdinguio no pone en duda que hay una generación de jóvenes “que desgraciadamente no tiene trabajo, o éste es precario y mal pagado, pero si las tiendas físicas les pudiéramos ofrecer el mismo precio que Internet, ¿dónde comprarían?”.

Por su parte, Anna Cháfer indica que “las tiendas no podemos dejar de vender determinados productos por el hecho de que se puedan comprar más baratos en Internet. Los clientes de nuestras tiendas tienen que tener claro que nosotros, además de producto, también vendemos servicio. Producto y servicio”.


No hay comentarios

Añade el tuyo