ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

El nuevo parque español de gimnasios que se avecina

nueva era en el parque español de gimnasios

La proliferación de nuevos centros en el parque español de gimnasios está siguiendo un ritmo más intenso que el crecimiento de la demanda. Este fenómeno agudizará la celeridad con la que desaparecerán aquellos centros y modelos de negocio que menos músculo financiero posean y que menos logren adaptarse a las nuevas demandas del consumidor.

(12-9-2017). El parque de gimnasios en España se encuentra ya al borde de la sobreoferta a pesar de que las aperturas no cesen. Ello lo sitúa en los albores de otra era de redimensionamiento y re-conceptualización en la que primará un régimen de oligopolio. Muchos de los gimnasios que hoy están no estarán o, con suerte, serán distintos de cómo son hoy.

Mientras siguen proliferando las noticias de aperturas de nuevos gimnasios y expansiones de cadenas de centros deportivos, paulatinamente determinados operadores sectoriales empiezan a hacer llamadas de atención sobre los efectos que tales crecimientos están generando en el parque español de gimnasios.

En el IV Congreso Wuics celebrado en el CAR de Sant Cugat el pasado primero de junio, el director general de la cadena de centros Forus, Ignacio Triana, mostraba su estupefacción ante la relativa impasividad que se vivía en el sector mientras “la mayoría de gimnasios pierde dinero”.

En cinco años, gran parte del ‘pastel sectorial’ quedará en manos de no más de diez operadores

Posteriormente, el pasado 2 de agosto, Marcos Verburgh director general de la cadena low cost Dreamfit, alertaba sobre “los primeros indicios de sobreoferta que empieza a reflejar el sector” y, una semana más tarde, el 9 de agosto, el director de expansión y desarrollo de la cadena Synergym, Juan Antonio Ortega, ya presagiaba la evolución hacia un mercado oligopólico en el fitness, en el cual “en los cinco años venideros, probablemente, la gran parte del ‘pastel sectorial’ va a quedar en manos de no más de diez compañías”.

NUEVAS ALERTAS

Ahora, quien se suma a elenco de líderes de opinión del sector avisando sobre la situación cada vez más compleja que vive el mercado del fitness es el director general del grupo Deporocio, Carlos Alcalde. En una entrevista que sólo podrán leer los suscriptores de CMDsport, pues se publicará en nuestra revista impresa correspondiente a este septiembre, el directivo sentencia que “el mercado del fitness más que maduro, está envejecido y la rentabilidad que ofrece es muy baja”. Alcalde reconoce que “es muy difícil fidelizar al consumidor y lo que hacemos los gimnasios es robarnos los clientes”.

El ritmo de aperturas de gimnasios está siendo mucho más veloz que el aumento de la demanda

Esa valoración secunda lo apuntado, tanto por Verburgh (Dreamfit) como por Ortega (Synergym) en el sentido de que el parque de las instalaciones deportivas está siguiendo en España un ritmo de crecimiento que supera de un modo cada vez más preocupante el índice de aumento de practicantes o, lo que es lo mismo, la oferta está creciendo de forma desproporcionada con el ritmo que lleva la demanda.

MERMA DE VALOR INCESANTE

Que el mercado avance peligrosamente hacia esa sobreoferta es evidente que favorece la consolidación de un mercado de perfil oligopólico como vaticinaba en agosto pasado Juan Antonio Ortega, de Synergym, pero, asimismo, antes de llegar a esa situación lo que se avecina de un modo cada vez más inminente es que se acentúe de un modo aún más dramático que el actual la desvalorización del servicio que ofrecen los gimnasios.

Es inadmisible la pérdida de valor que ha sufrido el fitness como actividad o servicio

En ese sentido, en la citada entrevista que publicaremos en la revista impresa de CMDsport de este septiembre, con el director general de Deporocio, Carlos Alcalde, dicho directivo critica abiertamente considerándola de “inadmisible”, la “pérdida de valor que ha sufrido el fitness como actividad o servicio”.

Tras recordar que la cuota media mensual ha pasado de los 40-45 euros, a otra de 20-25 euros, el directivo hace especial hincapié en que “aquellos usuarios que emplean 20 días al mes el centro lo hacen a un precio todavía más bajo (en torno a 1 euro diario) de lo que les cuesta el desayuno en un bar (en torno a los 3 euros)”.

RECONVERSIÓN

Evidentemente, el mercado es libre y, por supuesto, todos aquellos operadores que siguen abriendo gimnasios para desarrollar un nuevo concepto de centro que, según aseguran, “se adapta a las nuevas demandas del consumidor”, o para expandir su cobertura geográfica lo hacen con el convencimiento de que su modelo de negocio es de éxito y que, consecuentemente, su enseña va a ser de las que van a salir reforzadas de este escenario cada vez más y más selectivo.

Una vez normalizado el fenómeno ‘low cost’, ahora avanza la implantación del ‘pay per use’

Un escenario en el que, tras consolidarse y normalizarse la decisiva incidencia del precio como factor de reclamo de usuarios (low cost), los gestores de los gimnasios están encontrándose ahora con una nueva ‘vuelta de tuerca’ planteada por los consumidores y divulgada por los promotores de los centros boutique y que consiste en ofrecer al usuario la posibilidad de que éste pague solamente por los servicios del centro que utiliza, en vez, de pagar la tradicional cuota mensual aunque apenas acuda al gimnasio.

Sin duda, esa progresiva implantación del llamado método ‘pay per use’, es percibida como una seria amenaza para la gran mayoría de gimnasios del país, los cuales han basado históricamente su financiación (y siguen haciéndolo) en esas cuotas que, como una red para el trapecista, les aporta cierta seguridad económica, aunque ésta cada vez sea menor a raíz de la desvalorización de las mismas denunciada por el director general del Grupo Deporocio, Carlos Alcalde.

Es cierto que el fenómeno ‘boutique’ es todavía incipiente, que, en cierto modo, apenas ha hecho otra cosa que iniciar su senda. No obstante, dicho fenómeno apunta maneras y ya puede definírsele como una clara tendencia que, cuando menos, muestra visos de que podría llegar a variar con el tiempo los ‘modus operandi’ tradicionales de los gimnasios. Ese “cambio de paradigma”, como lo definen, sobre todo los impulsores de los centros boutique, no se va a producir de la noche a la mañana y, evidentemente, todavía en la actualidad, esa variación no es demandada por la globalidad de consumidores, sino que, de momento, es requerida por una parte de aquellos y esa parte es aún reducida y, en ocasiones, según me consta, no son pocos los promotores de esos centros boutique que se cuestionan si sus iniciativas empresariales llegarán a resistir el tiempo suficiente para que se afiance la mínima masa crítica de clientes que les permita mantener en pie sus establecimientos.

NINGÚN FORMATO NI NINGÚN CENTRO TIENEN EL FUTURO GARANTIZADO

Pero por más ‘ruído’ que estén generando actualmente los centros boutique, así como por más que se anuncie ese “inminente cambio de paradigma” que preconizan sus impulsores, la realidad del parque español de gimnasios es que éste continua siendo dominado por los formatos de negocio ‘históricos’ y que no son otros, fundamentalmente, que las grandes concesiones, los centros low cost, los establecimientos premium, los de proximidad y los de 24 horas. Una amalgama de tipologías de instalaciones que, ciertamente, todas se encuentran enzarzadas en una despiadada pugna por arrebatarse abonados y usuarios, mientras el ‘pastel’ de practicantes no sólo no crece en la misma proporción que la oferta, sino que, además, las porciones de dicho pastel no dejan de encogerse.

La trepidante reconversión en que se encuentra sumido el parque español de gimnasios hace tiempo que no cesa de superar ‘metas volantes’. La selectividad natural que se vive no ha concluido ni va a terminar a corto plazo, con lo cual ninguna tipología de centro, ni ningún centro en concreto tienen garantizado el futuro.

ANTE EL ULTIMO CUATRIMESTRE 2017

Por de pronto y tal como presagió Marc Verburgh (Dreamfit) a mediados de este verano pasado, los meses estivales de este año no han sido más boyantes en ventas que los del año pasado, a raíz de que la relativa mejoría económica ha propiciado que muchos consumidores optaran por destinar su dinero a otros menesteres.

Las ventas de los gimnasios durante el último verano han sido inferiores a las del verano 2016

Ahora que iniciamos el último cuatrimestre del año veremos cómo evolucionan las aperturas de nuevos gimnasios. Lo que sí parece cada vez más seguro es que la tarta cada vez ofrece trozos más pequeños y que los crecimientos de facturación real (es decir centro por centro) en relación al ejercicio anterior son cada vez más un privilegio al alcance de menos operadores.

Y es que no en vano, en el Barómetro Mensual de los gimnasios españoles que edita mensualmente CMDsport en su revista impresa, de enero a agosto de este 2017 sólo un 5% afirma que su cifra de abonados durante los ocho primeros meses de este año es superior a la que tenía el año pasado y hasta un 33% reconoce que es inferior.


No hay comentarios

Añade el tuyo