ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Expansiones, réplicas y burbujas

burbujas en el fitness

El nuevo escenario acaba aniquilando sin piedad a las réplicas mal diseñadas o mal ubicadas o mal gestionadas relegandolas a la condición de excedentes... y de eso no hay outlets.

(4-10-2016). Tras el negro túnel de 2008-2012, el nuevo escenario económico es más exigente, selectivo y austero y por ello pincha más rápidos las burbujas y expulsa sin piedad lo excedentario. El fitness no es ninguna excepción.

Los centros de electroestimulación  han entrado en España en fase de redimensionamiento para adaptarse a la demanda real del mercado. Ya al final del primer semestre se detectó que su burbuja empezaba a desinflarse.
Lo que propician sucesos como éste, que es abordado en un artículo que publicamos hoy tras haber hablado con el director general de Valgo Investment, Manel Valcarce, es que siempre dejan lecciones o, cuando menos, puntos de referencia a considerar.

Cuanto más se prodiga un fenómeno o concepto, mayor sobreoferta acaba generando y menor es su durabilidad

Una de las lecciones es que, por norma general, cuanto más se prodiga un fenómeno o concepto, mayor sobreoferta acaba generando y menor es su durabilidad. El boom viral de la electroestimulación apenas ha durado dos años en nuestro país y aunque ello no conlleve que todos los centros vayan a desaparecer, si es evidente que sólo perdurarán aquellos mejor gestionados y con suficiente masa critica de consumidores.
Otra de las lecciones a retener es que por más replicable que se diseñe un modelo de negocio, su expansión debe regirse por unos criterios más basados en la calidad que en la cantidad. Las expansiones con exceso de avidez y escasez de análisis rigurosos de los diversos parámetros implicados acaban llevándose por delante todos los efectivos, incluso los que se crearon bien. Son numerosos los ejemplos en la historia que demuestran que una cosa es lo que se expone (y preve) en los planes de negocio y otra, la realidad en la que la iniciativa empresarial acaba desarrollándose.

Todos hemos visto en el Fitness más reciente ejemplos de implementaciones fallidas

Replicar un modelo de negocio no es fácil. Al marco teórico deben añadirse los fenómenos del escenario real y, en estos tiempos es sabido que, por más global que pueda ser la economía, cada inplantación es un mundo y hay que tener muy definidas las estrategias compensatorias o dinamizadoras a todos los niveles que el escenario concreto requerirá. Todos hemos visto en el fitness más reciente ejemplos de implementaciones fallidas en modelos como el low cost, los gimnasios de 24 horas, los dirigidos exclusivamente a mujeres… Hasta en el ‘laureado’ Crossfit o en el venerado segmento Premium.
En la actualidad, aunque sople una leve brisa de mejoría estamos asistiendo a las expansiones de ciertos operadores que refuerzan la idea de que esa mejoría del mercado del Fitness español es solida.

Considero que el creído crecimiento de la demanda está volviendo a acelerar en demasía el aumento de la oferta

Sin embargo, creo no errar si afirmo que no es oro todo lo que reluce. Podrá decirseme que la demanda de los consumidores esté creciendo. Personalmente, no creo que esa demanda esté creciendo tanto como se piensa y, asimismo, considero que ese creído crecimiento está volviendo a acelerar en demasía el aumento de la oferta. En ese sentido, sostengo que más que un auge real de la demanda, lo que esta sucediendo es que esa demanda es más movible (pero no es demasiado más cuantiosa) y ello está propiciando mayores desplazamientos de gente desde unos conceptos o formatos de centro hacia otros y provocando que unos modelos crezcan pero que lo hagan en detrimento de los que pierden usuarios.
En definitiva, frente a esas expansiones de unos determinados operadores, ante la replicación de determinadas tipologías de centros, prosigue simultáneamente la criba de establecimientos.

Ya no todo sirve, ya no todo es posible ni viable; ya el café dejó de ser para todos

A la incertidumbre permanente y a la vulnerabilidad constante legados por el negro túnel del periodo 2008-2012, cabe añadir el de una mayor selectividad. Ya no todo sirve, ya no todo es posible ni viable; ya el café dejó de ser para todos.  Y, como colofón, los errores se pagan carísimos.
El fitness sigue siendo un sector que atrae a los inversores. Siempre los han atraído aquellos sectores que presentan indicios de evolución favorable. Sin embargo, me temo que, al menos por el momento, más que incrementos generales fehacientes, lo que se está barajando son potenciales, lo cual, por más alentador que resulte, son sólo expectativas.

Siempre es mejor ser sector con buenas expectativas que sin ellas

A pesar de lo dicho, reconozco que siempre es mejor ser sector con buenas expectativas que sin ellas. Atención, sin embargo, a los nuevos ‘movimientos’ y ‘modas’ y, muy especialmente, a cómo se abordan. El fitness, sobre todo en los últimos diez años (que han sido los más dinámicos de su historia), ha demostrado relevante y prolífica creatividad.

De todos modos, el nuevo escenario deja cada vez más claro que sólo admite modelos auténticos, conceptos realmente diferenciados, absolutamente focalizados en un determinado nicho de consumidores, de probada utilidad, eficazmente  gestionados y óptimamente promocionados.
Asimismo, este nuevo escenario también evidencia que acaba aniquilando sin piedad a las réplicas mal diseñadas o mal ubicadas o mal gestionadas relegándolas a la condición de excedentes… y de eso no hay outlets.


No hay comentarios

Añade el tuyo