ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Los compradores de gimnasios elevan el listón de exigencias

compradores-de-gimnasios-bis

Los compradores de gimnasios aseguran que sólo adquieren aquellos centros que pueden aportarles "algún tipo de valor real".

(14-2-2018). A pesar de que siguen abriéndose gimnasios, las ofertas de venta de centros también crecen. Los operadores compradores,sin embargo, rehuyen actuar de salvavidas y exigen precios “fehacientemente razonables”, porque les mueve sumar y no acarrear lastres.

Los operadores más poderosos del parque español de gimnasios reconocen haber registrado en el último año un aumento de propuestas de centros en venta. Uno de ellos me reconocía hace poco que en los tres últimos meses había tenido diez ofertas de ese tipo y que habían culminado dos de ellas.

Cuando preguntamos a finales del pasado 2017 cuáles eran los fenómenos presagiables del sector para este 2018, la mayoría de fuentes reconocieron que el de las compras, fusiones y absorciones entre centros y cadenas iba a ser uno de los principales.

TRABAJO EN LAS ‘COCINAS’

Efectivamente, está siendo así. Nunca como hasta ahora habíamos ‘atesorado’ tantos ‘off-the-reccord’ relacionados con este tema. Ello constataría que hay mucho trabajo en las ‘cocinas’ del sector.

Y es que, no en vano, se han unido los afanes de determinados operadores por incrementar su cuota de mercado con el auge de centros con dificultades económicas que, aunque superaron la crisis, lo hicieron tan a trancas y barrancas que hoy lo que buscan es una vía de salida airosa que les permita escapar de unas deudas cuyo pago se reconocen incapaces de sufragar.

Anunci-CHIRUCA-prof

DOBLE ATRACCIÓN

El parque español de gimnasios es uno de los más atomizados de Europa. Esta circunstancia y el indudable crecimiento de la práctica deportiva de los españoles, así como, y muy especialmente, el alto porcentaje de ciudadanía que aún no practica deporte, sitúan a España y al sector del fitness como uno de los mercados más atractivos para los inversores. Esa doble atracción está generando estrategias de defensa de los operadores más relevantes que no ocultan su firme determinación de, no solo hacerse fuertes en las plazas que ya dominan para intentar disuadir a los competidores rivales, sino también en implantarse en aquellas donde aún no están para evitar que lo haga un competidor.

El objetivo, en definitiva, es adquirir fortaleza, gracias a una mayor cobertura geográfica y a un mayor volumen de usuarios y, consecuentemente, conquistar mayor cuota de mercado en un momento en el que, aunque la demanda crece, se confirma que no lo hace de modo homogéneo ni simultáneo en todas las Comunidades Autónomas ni ciudades del país. Una estrategia que, a medida que vaya plasmándose, agudizará más las diferencias entre centros muy posicionados y centros medianamente posicionados.

NOTORIEDAD

Percíbase que no se habla de tamaño. Éste factor solo será uno más y lo que sí será decisivo será el grado de posicionamiento (notoriedad) ante el consumidor final, hoy más rey que nunca del mercado.

Sin duda alguna, si el pasado 2017 empezó a gestarse la nueva era del parque español de gimnasios, durante este 2018 esta ‘reconstrucción’ del mismo va a constatarse fehacientemente. Una renovación que va a ir en detrimento de la atomización actual, fruto todavía de los tiempos del ‘todo vale’ y de los oportunistas que, o con capital o movidos por el afán del auto empleo, creyeron que triunfar en el fitness es “sólo cuestión de dinero” o que emprender un gimnasio es “como montar un bar”.

PRECIO JUSTO

Decía que las ofertas de venta están creciendo y a ello ayuda que haya operadores interesados en sumar efectivos para su expansión. Sin embargo, no todo lo que está en venta es comprable. No lo es especialmente si quien vende tarifa su centro al precio de la inversión que realizó y busca recuperarla. Los compradores de gimnasios de hoy son más cautelosos que antaño y no todo les sirve ni, por supuesto, están dispuestos a pagar cualquier precio. Quien vende, además, debe restar a la cuantía de su inversión la deuda acumulada. Y esto que es una obviedad, parece que no muchos vendedores lo tienen claro y esgrimen ubicación, marca y abonados como ‘grandes’ y ‘decisivos’ argumentos de valor, cuando lo que pesa de verdad es el balance (sobre todo el Ebitda) porque será la deuda sobretodo, entre otros factores, lo que decantará o no la venta. Como en todo, el espíritu que impera es el win-win, aunque el comprador debe sentir que realmente adquiere una ganga.

“No actuamos como ‘salvavidas’ de gimnasios. Solo compramos aquello que realmente nos puede aportar valor real”, me decía la semana pasada otro gerente de una reconocida cadena. Y concluía: “los tiempos pasados nos enseñaron que el actual escenario no permite derroches y está enfocado a optimizar la rentabilidad”.


No hay comentarios

Añade el tuyo