Quantcast

ESENCI@L

Cada vez más marcas emplean tejidos orgánicos en sus creaciones

Moda en onda verde

(9-5-2008). Hoy, tener un armario 'verde' tiene un nuevo significado. Mucha ropa, carteras y bolsos se vuelven verdes en la medida en que están hechos con fibras de plantas cultivadas sin agroquímicos: algodón, seda, soja, lino, lana, cáñamo e incluso bambú, todo orgánico. Sin embargo, no es suficiente con que los productos sean ecológicos, sino que, además, deben 'verse' como ecológicos. Nike ha podido constatar eso no hace precisamente mucho.

La ropa ecológica "está en la mente del consumidor y el empresario", dice Kevin Knaus, director creativo de Material World, la mayor feria de la industria y el comercio textil de EE.UU. "Para ayudar a los diseñadores y los fabricantes, sumamos una sección eco a nuestra división telas en septiembre."
El algodón orgánico representa aproximadamente el uno por ciento del total del algodón cultivado en el mundo, según Organic Exchange, una organización sin fines de lucro de California dedicada a expandir la agricultura orgánica en todo el mundo. Los miembros, entre los que figuran Nike, Timberland, Patagonia y Nordstrom, trabajan para aumentar esos números incorporando más algodón orgánico en sus propuestas.

Nike apuesta fuerte
Nike planea mezclar un mínimo de 5% de algodón orgánico en todas sus prendas de algodón antes de 2010, a la vez que aumentará los productos fabricados con algodón 100 por ciento orgánico.

Por otra parte, el cantante de U2, Bono, está detrás de la firma Edun, con una línea de ropa sport para hombre y mujer. Los precios varían de 155 a 225 dólares. Lo cierto es que para comprar ropa verde hay que estar dispuesto a gastar algunos verdes.

Los riesgos del 'furor verde'
Sin embargo, hay quien sostiene que producir un artículo ecológico es más caro porque se sale de los procesos ya estandarizados. Aún así es negocio, según reconocen esas mismas fuentes, "pero sólo si se logra transmitir el mensaje ambientalista y el producto luce lo suficientemente diferente del resto".

Hace tiempo que los productores han advertido que el respeto por la naturaleza es altamente valuado por el público consumidor y que económicamente conviene arriesgarse al alto costo que casi siempre demandan los productos no tradicionales. Sin embargo, el mercado de los zapatos deportivos ofrece un éxito y un fracaso con el mismo tipo de producto. Los productos verdes logran éxito cuando presentan una apariencia diferente y muestran que son verdaderamente verdes o al menos provocan curiosidad entre el público consumidor.

La colección ecológica de Adidas , la 'Grün Collection', ofrece una línea de productos, que incluyen siluetas clásicas como las zapatillas de basket Forum y las de correr ZX 500, todas hechas de materiales naturales y reciclados. Además – y esto es mucho más importante –, los tonos tierra y el tipo de materiales transmiten la idea y el mensaje que los productos fueron hechos con respeto por el medio ambiente.

Nike, sin embargo, ofrece un ejemplo de oportunidad perdida.: en febrero sacó sus zapatillas Trash Talk , totalmente fabricadas con materiales reciclados. La idea fue genial, pero los zapatos no lograron transmitir sus credenciales ecológicas pues se parecían demasiado a cualquiera de los otros modelos de la misma marca. Y el producto resultó un fracaso. La lección que se extrae es que no basta con que los productos sean ecológicos sino que además deben “verse” ecológicos.




No hay comentarios

Añade el tuyo