FITNESS

Txaro Ramos, instructora de Pilates, explica los beneficios que aporta esta disciplina al corredor

El Pilates, un aliado para el running

Txaro Ramos es instructora de Pilates y especialista del movimiento y el rendimiento deportivo.

(20-4-2012). Txaro Ramos, además de instructora de Pilates y especialista del movimiento y del rendimiento deportivo, es runner de carreras de media y larga distancia. Nos recomienda la práctica del pilates para evitar los dolores y tensiones al practicar un deporte repetitivo en movimientos, como es el running. Además ganaremos en concentración, postura y economía del esfuerzo.

Txaro Ramos ha sido la profesora del Seminario “Pilates & running”, organizado por la Fundación Estadio y dirigido a entrenadores y corredores. Según la instructora, “incluso en los deportistas más experimentados aparecen las tensiones y dolores y, si no son tratados adecuadamente, pueden desembocar en lesiones que nos pueden dejar “out” más tiempo de lo deseado”.

En los runners, las lesiones más comunes suelen ser “problemas de espalda y rodillas, síndrome de la banda iliotibial, fascitis plantar, síndrome piramidal y tensión en los flexores de la cadera”.

El Pilates restaurador
Cuando practicamos Pilates, conseguimos “un entrenamiento global del cuerpo, la tonicidad eficiente de la musculatura, la mejora del control motor y del movimiento sin dolor”. La clave de los efectos positivos del Pilates “reside en sus principios: respiración, concentración, centralización, precisión, fluidez y armonía”.

En las sesiones se “usan diferentes aparatos propios del método Pilates: reformer y cadillac. Además de varios ejercicios en el suelo con materiales como pelotas, bandas elásticas, picas, etc… Estos productos son perfectos para el acondicionamiento y rehabilitación física de los corredores, ya que estos ejercicios prestan mucha atención al equilibrio, alineación de caderas, rodillas, tobillos y pies, que son tan importantes para la técnica de la carrera”.

Los músculos se acortan con el esfuerzo
Txaro Ramos recomienda “clases de ejercicios restauradores que cualquier corredor puede incorporar entre sus entrenamientos de carrera y como trabajo físico complementario. Se pueden realizar con el fin de prevenir y corregir posibles desequilibrios musculares que se producen fácilmente al correr regularmente largas distancias”.

Estos problemas aparecen “debido a una incorrecta alineación de los segmentos articulares y a una compensación errónea que adoptamos cuando los músculos principalmente implicados en la carrera empiezan a fatigarse. Los músculos que son expuestos a un exceso de carga se acortan y se tensan originando síntomas en la zona por una falta de biomecánica adecuada”.

Mejoras en la técnica del runner
Desde el entrenamiento con pilates, el corredor es “capaz de correr con una economía de esfuerzo cada vez mayor por la utilización de una respiración correcta y eficaz. Conseguirá una mejora de la concentración y del nivel de consciencia de su posición y postura al desarrollar su zancada. Una coordinación en definitiva de su cuerpo, que trabaja en una armonía entre los miembros superiores e inferiores minimizando las consecuencias derivadas por los impactos de la carrera en zonas tan afectadas como la columna”.

En cuanto a la ganancia de fuerza muscular con los ejercicios de pilates, “la forma en la  que trabajamos permite no  aumentar en exceso el tamaño de la musculatura. Para los corredores de fondo es esencial el control del peso”.

 

                                                                    


No hay comentarios

Añade el tuyo