FITNESS

Consejos de Desi Lozoya, director y entrenador personal en D-Fit Health Club

Los beneficios de entrenar con superficies inestables

(17-1-2014). Una de las herramientas más utilizadas en el entrenamiento funcional son las superficies inestables. Cada uno de estos materiales posee unas características específicas y ofrece una serie de beneficios e indicaciones concretas para cada objetivo. Desi Lozoya nos explica que se suelen emplear para el rendimiento deportivo, la salud o la prevención y recuperación de lesiones. Además ilustra sus consejos con una tabla gráfica que muestra las principales superficies inestables a la hora de entrenar.

Tal y como nos explica Desi Lozoya, “en los últimos años las superficies inestables se han convertido en una herramienta muy habitual y utilizada en centros deportivos, clínicas de rehabilitación y gimnasios. Se emplean para multitud de objetivos, entre los que se encuentran el rendimiento deportivo, la salud o la prevención y recuperación de lesiones”.

El entrenador asegura que, “entre muchas definiciones que hay en la bibliografía, me quedo con la de Isidro Etal (2006): la superficie inestable es aquel material que empleamos para aumentar los requerimientos de estabilización activa, proporcionando un entorno inestable que potencia la actividad propioceptiva y las demandas de control neuromuscular”.

La aplicación “de cada uno de los diferentes materiales implica un conocimiento del mismo para poder aprovechar todas las posibilidades de perturbaciones que genera, principalmente la dirección y amplitud de las mismas”.

Beneficios: salud o fitness, rehabilitación y rendimiento
Para Desi Lozoya, “los beneficios y resultados producidos por este tipo de entrenamiento se pueden dividir en tres direcciones distintas y a la vez cohesionadas entre si:
Salud o Fitness: Mejora la resistencia muscular y estabilidad central, mediante el fortalecimiento muscular y la mejora del control neural o motor del raquis. Puede ayudar en la prevención y disminución de la incidencia del dolor lumbar y en la mejora funcional de sujetos con dolor lumbar crónico al disponer de un core y un sistema estabilizador más sólido.
Rehabilitación: El uso de medios inestables puede ser efectivo para la prevención y recuperación de lesiones de las estructuras de los miembros inferiores (rodilla y tobillo).
Rendimiento deportivo: Hasta el momento falta por concertar la posible mejora de determinados marcadores del rendimiento deportivo relacionados con la producción de fuerza/potencia de las extremidades inferiores por entrenar con o sobre superficies inestables. No obstante, se supone que mejorando la fuerza y estabilidad central se puede facilitar la transferencia de la energía producida desde el core hacia las extremidades.

Más información en www.d-fit.es

A continuación se exponen un cuadro con los tipos más representativos de las superficies inestables que se utilizan en la actualidad:


No hay comentarios

Añade el tuyo