FITNESS

El codirector de Alameda Studio, Francisco J. Cousillas, nos da las claves

Pilates para el dolor de espalda

(17-1-2014). El Pilates nos ayuda a mejorar la potencia, flexibilidad y control sobre el cuerpo, además de combatir los dolores de espalda y articulaciones. El codirector del centro Alameda Studio de Santander, especializado en el Método Pilates, explica cómo disminuir estas molestias a través de la actividad que imparten en su gimnasio.

“El Método Pilates está indicado para mejorar la forma física y es el método número uno en los principales gimnasios de todo el mundo y entre atletas de élite, especialmente en la prevención y tratamiento de dolores, siendo vanguardia en técnicas de rehabilitación y fisioterapia”, explican sus responsables.

Según apunta Francisco J. Cousillas, el 85% de sus clientes presentan dolores en la espalda, provocados en muchos casos por una mala postura. “Lo cierto es que la actividad funciona muy bien, reduce los dolores y mejora la calidad de vida en pacientes con lesiones más serias. Hay quien incluso llega a reducir sus visitas al fisio por la mejoría que notan al hacer Pilates”, asegura. La mayoría de los asistentes no tienen patologías graves, más bien contracturas originadas por una postura incorrecta frente al ordenador, por ejemplo. 

Corrección de la postura

En las clases de Pilates se hace especial hincapié en la corrección postural. Asimismo, se trabajan la flexibilidad de la columna y la elasticidad, pues es importante mejorarla para que no repercuta negativamente en las actividades cotidianas.

En el Método Pilates también se mejora la fuerza abdominal y del suelo pélvico. Factores estos, decisivos en la estabilización del tronco y por tanto de la columna vertebral. El fortalecimiento del suelo pélvico lleva asociados otros beneficios como evitar la temida incontinencia urinaria o la mejora de la función sexual.

En el tratamiento de los problemas de espalda a través del Método Pilates, considerado por algunos como el yoga occidental, es importante tener presentes los principios que subyacen de cada ejercicio y que, si los aplicamos en nuestra técnica, pueden proporcionarnos grandes beneficios. Podemos resumir estos principios en los seis siguientes:

1.Debemos adaptar nuestra respiración al movimiento, teniendo en cuenta el espacio tridimensional. Cuando inspiramos producimos un aumento de la lordosis lumbar y, por tanto, habrá ejercicios que convendrá realizarlos soltando el aire, con el objetivo de bloquear la lordotización.



2.Un alargamiento axial de la columna y los miembros en movimiento para evitar la compresión de las articulaciones. Los ejercicios que se realizan de este modo permiten mejorar la flexibilidad.


3. Evitar movimientos rígidos y buscar la fluidez.

4. El movimiento surge del centro de gravedad hacia fuera. Debemos mantener un absoluto control de la zona central, esto es, los abdominales, diafragma y suelo pélvico.


5.Trabajar siempre con los diferentes segmentos corporales bien alineados. Así, las articulaciones no sufrirán.

6. Aprender a disociar el movimiento de la mano del movimiento del hombro, por ejemplo. En muchos gestos implicamos a más estructuras de las que necesitamos, con lo que el movimiento pierde fluidez.     

Más información: http://www.alamedastudio.es/


No hay comentarios

Añade el tuyo