FÚTBOL

ENTREVISTA a VÍCTOR OITAVEN Director comercial de Umbro España

“Marcas y tiendas estamos en un punto de inflexión conceptual”

"Detallistas y proveedores nos estamos dando cuenta que competir con la moda es una guerra difícil de ganar”

(Nº225 / 11-07-2007). Víctor Oitaven (Lisboa, 1952) es desde hace 15 años director comercial de Umbro España. En este tiempo el directivo ha vivido “una fuerte expansión de la marca en nuestro país”, crecimiento que, como señala, ha ido acompañado del interés de la enseña por “seguir ofreciendo un trato personalizado a los detallistas”. A parte de Umbro, la filial española distribuye, como marca propia, la firma de sportwear y rugby West Port, que patrocina desde hace ocho años a la selección española de rugby, y la enseña especializada en baño, tanto piscina como playa, Maua.

En líneas generales, ¿cómo ve la situación actual del mercado deportivo?

Desde hace algún tiempo el sector vive un momento de reubicación, sobretodo referente a la oferta de sportwear. Ello se debe a la competencia que están ofreciendo las grandes cadenas de moda, como por ejemplo las del grupo Inditex, que desde hace unos cinco años están comercializando líneas urbanas con influencias claramente deportivas. Anteriormente este tipo de prendas se comercializaban únicamente en tiendas de deporte. El hecho que estos operadores comercialicen este tipo de prendas a unos precios muy competitivos está provocando que gran parte de los consumidores jóvenes dejen de acudir a tiendas deportivas para comprar este tipo de artículos. La consecuencia de ello es que las tiendas de deporte, especialmente las multideporte, están poco a poco redefiniendo su oferta con productos más técnicos o, incluso, especializándose más en determinados deportes. Por tanto, nos hallamos en un auténtico punto de inflexión que no sólo afecta a las tiendas sino también a los proveedores.

¿A los proveedores? ¿A qué se refiere?

Al igual que los detallistas se están dando cuenta de la necesidad de comercializar más producto puramente deportivo, las marcas también somos conscientes que competir con la moda es una guerra difícil de ganar. Por tanto, por lo menos desde Umbro, estamos potenciando la creación de un sportwear más acorde con el espíritu del deportista, porque creemos que es lo que necesitan las tiendas de deporte para diferenciarse de la oferta que llevan a cabo las cadenas de moda urbana. En este sentido, lo que tenemos que hacer las marcas es estudiar, juntamente con nuestros clientes detallistas, qué tipo de oferta es la que necesitan los clientes de tiendas deportivas y diseñar colecciones que se acerquen a este tipo de demanda.

¿El mercado del fútbol es ajeno a esta situación que usted plantea?

El mercado del fútbol se mueve por otros derroteros. Para empezar es un mercado totalmente consolidado, pero a la vez, se mantiene claramente al alza debido a la fiebre futbolística que viven la mayoría de países de nuestro entorno. Lo positivo del fútbol para el mercado deportivo es que los consumidores asocian sus necesidades con una tienda de deporte como única proveedora de este tipo de producto.

¿Que cambios principales ha vivido el mercado del fútbol en los últimos años?

Lo más destacable es el aumento de información que tienen los consumidores sobre las novedades técnicas de las marcas, fenómeno que se ha producido a raíz de la aparición de Internet.

Umbro es la principal marca mundial especializada en fútbol. Sin embargo, tiene que competir ante grandes marcas multideporte como Adidas, Nike o Puma. ¿Qué estrategias sigue la compañía para hacer frente a la competencia que esgrimen este tipo de multinacionales?

La principal diferenciación ante este tipo de marcas es ofrecer un trato más personal a los detallistas, además, lógicamente, de seguir apostando por ofrecer la mejor relación calidad-precio en nuestras colecciones.
A nivel de esponsorizaciones, es obvio que quien más recursos tiene más puede invertir. Por ello, en Umbro estudiamos muy detalladamente cada nuevo patrocinio, ya que más que cantidad buscamos calidad a la hora de fichar nuevos equipos o jugadores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para bien o para mal casi siempre se trata de una lotería, ya que nosotros no podemos controlar el rendimiento deportivo que pueden ofrecer nuestros fichajes.

¿Cómo ha evolucionado la influencia del fútbol en el mercado de la moda?

El fútbol es un fenómeno mundial. Por ello desde hace algunos años los diseñadores de moda se han fijado en el atractivo del fútbol y en su estética para diseñar colecciones de calzado urbano. Después de este periodo, actualmente el consumo de zapatillas urbanas con diseños influenciados en el fútbol se ha estabilizado, consolidándose como una tendencia más de mercado. Esta influencia es mayor respecto a la estética de las zapatillas de fútbol sala, que las de fútbol 11.

¿Cuál ha sido la reacción de Umbro ante este fenómeno?

Disponemos de una colección de calzado urbano desde hace más de tres años y, aunque colaboramos con varios diseñadores de moda, es una línea de negocio que seguirá siendo minoritaria para la marca, ya que queremos que los consumidores nos identifiquen como marca técnica. Por ello, nuestra prioridad continúa enfocada en invertir los máximos recursos para diseñar colecciones que den respuesta a las demandas de los futbolistas.

Umbro fue la primera marca en comercializar equipamiento específico para fútbol playa. ¿Cómo ha evolucionado la demanda de este deporte en España?

Desde hace once años Umbro dispone de una división de fútbol playa. En este tiempo la demanda ha ido creciendo lentamente pero de forma constante. No obstante, aunque crezca mucho la práctica de este deporte, la demanda no aumenta proporcionalmente, ya que es difícil concienciar a los consumidores que necesitan un equipamiento específico para practicar este deporte. Además, los únicos artículos especialmente diseñados para el fútbol playa son el balón, que tiene un bote y un peso especial, y los calcetines, que ayudan a comprimir más el pie.


No hay comentarios

Añade el tuyo