MONTAÑA

La delegada de ANE en Cataluña, Lourdes Durán, nos lleva a L’empedrat de Morou

Nordic Walking entre bosques en el Montseny

El otoño es una buena época para la práctica del Nordic Walking.

(22-11-2011). Para los aficionados al Nordic Walking o aquellos que todavía no conocen esta disciplina que está en pleno auge, Lourdes Durán, instructora y delegada de la Asociación Española de Nordic Walking (ANE) en Cataluña nos propone L’empredrat de Morou, una ruta en el Montseny. Durante aproximadamente dos horas, recorreremos 5 kilómetros y medio disfrutando del paisaje. Una propuesta apta para todos los públicos que iniciará a muchos en este deporte.

El Nordic Walking es una actividad física que se adapta a todo tipo de perfiles: adultos, gente joven, iniciados en el mundo de la montaña y profesionales que practican este deporte como un complemento a sus entrenamientos habituales. Una disciplina que actualmente está de moda y para la que no es necesario contar con una gran forma física ni un amplio equipo técnico.

“En el norte de Europa es muy frecuente ver gente practicando Nordic Walking. En España se introdujo en el 2005 aproximadamente y en concreto en Cataluña se practica desde el 2006-2007”, explica a la delegada en Cataluña de la Asociación Española de Nordic Walking e instructora de esta disciplina, Lourdes Durán, quien añade que el material imprescindible para esta actividad son unos bastones específicos de Nordic Walking, que son distintos a los de trekking en “la empuñadura y el taco de goma y unas buenas zapatillas con suela antideslizante”.

Desde un punto de vista práctico es necesario conocer la técnica ‘Alfa’, que “consiste en andar con la espalda recta y haciendo un paso amplio con los brazos estirados”, apunta Durán. Una vez tenemos el material y conocemos esta sencilla técnica, sólo tenemos que decidirnos por una ruta y ponernos en marcha. Y para ello, la delegada de l’ANE en Cataluña propone L’Empredrat de Morou, en el Montseny. Una ruta de 5 kilómetros y medio que podremos realizar en un tiempo estimado de dos horas.

Atravesando bosques
Se trata de una ruta circular que iniciaremos en Can Casades, dirección a Can Lleonart, donde tomaremos el camino que sube a la derecha. Caminaremos entre castaños y hayas. “El camino es ancho y con una pendiente suave”, señala. Poco a poco el terreno se va endureciendo hasta llegar al Pla de Mulladius, una zona formada por materiales de erosión, de granito, donde crecen enebros y plantas herbáceas. ¡Con un poco de suerte podremos ver algún jabalí!

Continuamos por el camino que recorre la colina de Morou entre un bosque de Haya que nos llevará al Empedrado de Mourou, zona de espectaculares vistas del Valle de Santa Fe. A partir de este punto comenzamos a descender hasta encontrar un camino de carro que nos volverá a llevar por otro bosque de hayas donde además de diferentes tipos de plantas herbáceas, podemos encontrar animales como zorros, garduñas y tejones, además de pequeños animales que viven cerca de los manantiales como las lagartijas.

Siguiendo este camino de encinas y robles, llegamos al embalse de Santa Fe. Por último, seguiremos el torrente que nos llevará hacia el punto de salida; Can Casades. Un itinerario de baja dificultad que se realiza por caminos amplios y señalizados. Una propuesta apta para todo tipo de perfiles.


No hay comentarios

Añade el tuyo