Quantcast

MONTAÑA

Ruta de alta montaña en el Pallars Sobirà

Senderismo en el valle del Gerber

La ruta permite disfrutar de unas vistas espectaculares.

(26-6-2012). Espectaculares vistas y un recorrido de aproximadamente una hora y media y que, a pesar de ser de alta montaña, no tiene dificultad. Estas son algunas de las características de la ruta por el Valle del Gerber, un recorrido a través del cual se asciende hasta más de 2.000 metros de altitud. Desde el Consell Comarcal del Pallars Sobirà explican más detalles de la ruta.

 

La ruta parte del aparcamiento del Clota Gran, ubicado en la Vall de la Bonaigua (Lleida), un espacio que se caracteriza por su paisaje espectacular. “En este punto el visitante se encuentra rodeado de prados”, destacan los técnicos del Consell. Desde aquí iniciaremos el trayecto. Partimos desde una altitud de más de 1.900 metros. Se trata de una camino que no presenta grandes dificultades pero no podemos olvidar que es de alta montaña”, nos explican desde el Consell Comarcal del Pallars Sobirà. Y es que aunque estamos ante un camino sin dificultades técnicas hay que ser prudentes, sobre todo si la ascensión se hace con niños. 

En aproximadamente una hora y media aquellos que se animen a ascender hasta el lago del Gerber podrán disfrutar de unas espectaculares vistas. Las rocas, los árboles y el agua cristalina ofrecen un espectáculo natural que no deja indiferente a nadie. “Es el lugar perfecto para observar fenómenos naturales producidos por la erosión glaciar”, apuntan.

Los tres lagos

Se trata de un recorrido muy transitado sobre todo en las épocas de primavera y verano que puede dividirse en tres partes. Empezamos a ascender desde el punto de partida y lo primero que sorprenderá a los excursionistas es la espectacular cascada del Gerber. Luego, el camino sigue hasta el primer lago: ‘”Estanyera es un pequeño lago rodeado de pinos negros”, explican los técnicos del Consell Comarcal del Pallars Sobirà, que lo definen como un espacio perfecto para disfrutar de la naturaleza “donde además se pueden observar los efectos de la erosión”.

Seguimos el camino y  descendemos entre rocas y pinos hasta llegar al segundo lago, el Mitjà, otro espacio ideal para detenerse y observar el entorno.  Si seguimos adelante, nos encontraremos una fuerte subida que nos llevará hasta el objetivo, el Gerber. “Se trata de una lago redondo con paredes rocosas”. Un lugar espectacular donde los que se animen podrán disfrutar de una conexión total con la naturaleza.

Para aquellos que todavía quieran ir más allá pueden seguir ascendiendo hasta el refugio Mataró. Desde aquí, los que tengan más experiencia en montaña pueden ascender a distintos picos como el Gran Tuc de Saborèdo, el Bassiero o el pic d’Amitges.

Aunque para realizar esta excursión no es necesario el uso de material técnico específico es recomendable utilizar calzado de montaña.

Una ruta de fácil acceso que posibilita ascender a más de 2.000 metros de altitud y disfrutar de un espectacular paisaje natural donde la roca y el agua marcan todo el recorrido.




No hay comentarios

Añade el tuyo