MONTAÑA

Ruta de trekking en la Vall d’en Clar

Siguiendo los pasos del quebrantahuesos en el Pirineo andorrano

(11-6-2013). El quebrantahuesos es un ave carroñera que toma su nombre de su hábito de recoger huesos y soltarlos desde grandes alturas para partirlos contra las rocas y luego alimentarse. La Vall d’Enclar, en pleno Pirineo andorrano, es un lugar ideal para observar el vuelo de esta especie en peligro de extinción y conocer de primera mano su hábitat. Desde la Oficina de Turismo de Andorra nos proponen la Ruta del Trencalós, un trekking de tres horas plagado de sorpresas.

Según explican desde el órgano de turismo andorrano, la ruta comienza en la iglesia románica de Santa Coloma, en la parroquia de Andorra la Vella. Este punto de partida ya encierra el sí todo el atractivo de ser una iglesia del siglo IV, la más antigua del Principado, que cuenta con más de mil años de historia. De hecho, el pueblo en el que se ubica, Santa Coloma, transportará al caminante a la Edad Media.

Desde el templo la ruta parte hacia el Collet de Sant Vicenç d’Enclar, transcurriendo al lado del río Valira y rodeada de algunas de las cimas más altas de Andorra como el Bony de la Pica, a 2.405 metros, o el Pic d’Enclar, a 2.383 metros. El camino se inicia a una altitud de 989 metros y en él encontraremos una gran variedad de aves carroñeras. Es la zona del país con más especies de este tipo, como águilas doradas o halcones peregrinos, entre otras.

Además de la fauna, desde la Oficina de Turismo andorrana también destacan la flora por su amplia variedad y colorido: pinos rojos, robles, rosales silvestres… Un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza.

Impresionantes vistas panorámicas
El camino tiene tramos de fuerte pendiente, pero el esfuerzo se ve recompensado una vez que llegamos al Collet de Sant Vicenç d’Enclar, puerta de entrada del Vall d’Enclar. Tras llegar a la cima del Bony de la Pica, la ruta pasa por la ermita románica de Sant Vicenç, la más antigua de Andorra junto con la de Santa Coloma y desde la que se puede disfrutar de unas magníficas vistas panorámicas desde sus a 1.126 metros de altitud.

Y es que desde este punto se puede observar el espectáculo natural que ofrece el valle, donde se encuentra la población de rebecos más importante del país y es un lugar idóneo para observar todas las variedades de flora y fauna más características del Pirineo. Entre ellos destaca el quebrantahuesos, con una envegadura que rebasa los dos metros. Frecuenta los parajes más salvajes de la alta montaña y tiene una forma de alimentarse muy diferente al resto de aves. Acostumbra a transportar los huesos y caparazones por el aire y los deja caer en las rocas para que se rompan y poder alimentarse con los trozos.

Apta para todos los públicos
Esta ruta y sus protagonistas constituyen un auténtico espectáculo natural que contiene todos los ingredientes para convertirse en un itinerario ideal para los amantes de la naturaleza. Su dificultad la hace accesible tanto para adultos como niños.

Dónde dormir
Andorra cuenta con una amplia oferta hotelera con opciones para todos los bolsillos. Te proponemos a continuación algunas posibilidades:

Hotel Parador de Canòlich. Situado en Canòlich, cerca de Santa Coloma. Es un hotel de cuatro estrellas de solo tres habitaciones, ambientado en casas rurales de lujo. Ideal para los que buscan tranquilidad.

Hotel La Burna. En La Massana. Tranquilo y con unas vistas excelenes desde sus 12 habitaciones.

Sport Hotel Hemritage. Ubicado en Soldeu, a 1.850 metros de altitud. Para los que quieran darse un capricho y quedarse en unas instalaciones de lujo con spa y tratamientos de salud y belleza.

Dónde comer
La gastronomía andorrana es rica en carnes, embutidos y contundentes platos con los que reponer fuerzas después de un día de ejercicio. Algunas sugerencias para degustar la comida de la zona son:

La Borda de l’Avi. Cocina típica de montaña en un ambiente acogedor. Especialidad en sopas como la escudilla y carnes a la parrilla.

Borda Estevet. En Andorra la Vella, es una de las bordas mejor conservadas de Andorra, con las paredes originales de piedra y vigas de madera.

Molí dels Fanals. En Sispony. Restaurante tradicional de montaña donde disfrutar de embutidos y carnes.

Qué más hacer
Andorra es un destino ideal para los amantes de las actividades de naturaleza y aventura. Célebre por sus pistas de esquí, el país cuenta también con un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de la montaña en verano, como trekking o mountain bike. La ciudad de Andorra la Vella es también popular por su intensa actividad comercial, con múltiples tiendas y centros comerciales. Y, para relajarnos después de un intenso día de actividad, nada mejor que el balneario de Caldea.


No hay comentarios

Añade el tuyo