Patin a Vela

Flamante Campeón de Andalucía 2017

Ramón Calero: “No soy ninguna leyenda”

ramon_calero-campen-de-andaluca-de-patin-a-vela-2017-1-bis

Ramón Calero sumó el pasado fin de semana en Puerto Sherry su título 21º título de Campeón de Andalucía 2017 de patín a vela.

(11-10-2017). Sólo un patrón de patín a vela ha conquistado veintiún títulos autonómicos. Su nombre es Ramón Calero, un regatista que se ha erigido en el ‘sultán’ de la clase en Andalucía y cuyo reinado abarca más allá del territorio de Al Andalus.

Ramón Calero está teniendo un año inspirado. Inspirado y con suerte. Lo constatamos los que compartimos con él su triunfo en el Campeonato de España de este 2017 en Chipiona y los que han vivido con él su consecución del título de campeón de Andalucía el pasado fin de semana en Puerto Sherry. Él mismo lo reconocía ayer al mediodía cuando hablé con él por telefóno para hacerle esta entrevista: “como dijo Oriol Castellá cuando ganó el Campeonato de Cataluña de Sant Pol de este año, yo también tuve la suerte de no tener mala suerte”. Cuando escuché la sentencia, sonreí. Volviendo a tierra tras la última prueba del campeonato de España celebrado en Chipiona, me dijo la misma frase y pensé que no le faltaba razón. Aunque siempre estuvo en los puestos con opciones de triunfo, no fue hasta la última ceñida de la última prueba del campeonato estatal cuando, gracias a una rolada que supo evitar que le resultara fatídica, logró arrebatarle el título que ya acariciaba Xavier Roca.

El pasado fin de semana en el campeonato de Andalucía sucedió algo parecido. En este caso su oponente fue José Vicente Climent. Y aunque el propio Climent me reconoció el día anterior por teléfono que “no hay que desmerecer el triunfo de Calero porque ha estado ahí arriba siempre”, el velero dejó entrever que la suerte jugó a favor del patrón del Sultán.

MALENTENDIDO

Y es que este título autonómico número 21 que ha cosechado Ramón Calero este pasado fin de semana, pudo habérsele escapado de las manos por lo que él ha calificado como un “malentendido” en la segunda manga del campeonato, es decir, la primera que se realizó el domingo.

Así que, yendo primero de dicha prueba, cuando, tras la empopada, debía haber volteado la boya de sotavento por estribor para entrar entre la boya y el barco de jurado, él la volteó por babor para iniciar la tercera ceñida, creyendo que la meta estaba al final de la misma. Según declaraba Calero ayer, “pasé la boya e inicié la tercera ceñida porque poco antes de la salida, después de haberse dicho que haríamos tres mangas barlovento-sotavento para ganar tiempo y poder, así, hacer las tres pruebas programadas para el día, me dijeron que el recorrido de la prueba era el ‘normal’ y el recorrido ‘normal’ para mi es el convencional, es decir, no el que acaba en empopada (que sería el ‘acortado’) sino el que acaba en ceñida”.

Reconoce que le avisaron de que se había equivocado: “oí voces, pero estaba lejos y no entendí lo que me estaban diciendo. Además, cuando finalmente comprendí lo que había sucedido, me acordé de lo que había interpretado y consideré que yo tenía razón, que si el recorrido era ‘normal’, la prueba debía terminar en ceñida”. Tras un brevísimo silencio, sentencia.: “pero me cabreé muchísimo y por eso presenté una protesta al jurado por lo sucedido”.

Presentó la protesta pero, previamente, decidió renunciar a volver atrás para entrar por donde debía haber cruzado la línea de llegada porque, según justifica, “¿qué habría entrado? ¿El quinto? ¿El sexto?… Aquella prueba era para descartarla”.

Antes de la salida de la segunda manga del domingo me inquieté algo: ¿y si, al final, no hay descarte?

Asume que cuando se preparaba para la salida de la siguiente manga de aquel domingo (la tercera del campeonato), tuvo un atisbo de inquietud: “pues mira que si no se celebran hoy las tres pruebas programadas, y no hay descarte, de poco me va a servir el primero de la primera prueba” (la celebrada el sábado).

Aquella segunda prueba del domingo consiguió ganarla, a pesar del acecho constante de Rafael Ruíz que le estuvo pisando los talones todo el rato.

Tras las tres pruebas celebradas hasta entonces contaba en su haber con dos primeros y un DNF. “Todo dependía de la última prueba. Sabía que José Vicente Climent era, hasta aquel momento, el vencedor virtual. Pero fui a por todas”.

Calero y Climent se marcaron tanto durante toda esa última prueba que, al final, se les ‘coló’ Javier Rebollo. Climent entró segundo y Calero que, sabía que si entraba justo detrás de Climent, ganaba el campeonato, no lo dejó sólo ni un momento, de modo que cruzó la línea de llegada tercero, “aunque a punto estuve de superarle”, según precisa.

TRIPLETE

Ramón Calero asegura que, a pesar de ser el 21º de su lista particular, ganar este campeonato de Andalucía le ha hecho también mucha ilusión. “Este 2017 he hecho el triplete: Copa de Andalucía, Campeonato de España y Campeonato de Andalucía. No está nada mal”.

Asiento y corroboro: nada mal. Y le pregunto si, tras tantos títulos se siente una ‘leyenda’.

-No. Para nada. Leyendas son Roger Federer o Rafa Nadal. Lo que sí reconozco es que siento mucho orgullo, una gran satisfacción. Llevar tantos años en el candelero satisface mucho.

Este año he entrenado tanto que casi he dejado ‘surco’ en el agua

Tras un breve silencio, precisa, “pero el triunfo de este fin de semana y los de la Copa de Andalucía y del Campeonato de España no han sido fruto de la casualidad. Puedo haber tenido algo de suerte, sobre todo por no tener mala suerte, pero este año he entrenado mucho. Casi he dejado surco en el agua. He navegado muchas horas y cuando navegas tantas horas, logras que el barco tenga una punta de velocidad que te permite salir airoso de todos los trances y, además, cuando navegas muchas, muchas horas, interiorizas todos los elementos externos que debes considerar para ir siempre donde hay más viento. Y, sin darte cuenta, miras el color del mar para ver dónde hay más presión, y a los barcos fondeados para ver la corriente, y las chimeneas para ver hacia donde se dirige el viento. El viento es tu principal aliado y en la regata tienes que estar pendiente de lo que hace en todo momento y al barco, a la vela y al palo tienes que adecuarlos a lo que manda el viento. Pero eso, lo de adaptar el aparejo al viento, cuando llevas muchas, muchas horas de agua, te sale casi de forma inconsciente, de modo muy natural.

Tras estas referencias al viento, a sus entrenos y éxitos de este año, Calero señala que “este campeonato de Andalucía ya empezó cojo, en cuanto a la organización”. Le pido que se explique.

-Al mismo tiempo que nuestro campeonato, había otro de optimist con más de un centenar de participantes y la organización sólo pidió a Capitanía de Marina una zona para que nosotros pudiéramos hacer nuestra competición. La zona que pidió (o le concedieron) fue justo la inversa a la que las previsiones de viento situaban como la más idónea. De este modo, nos montaron el campeonato en la zona de Vistahermosa, en vez de montarlo en la zona de Valdegrana y, a raíz de ello, tuvimos que competir en un área a la que el viento no llegaba, tenía pozos de viento salvajes y, además, era una zona muy rolona. Realmente, fue un campo de regatas muy complicado.

Tras las pruebas del domingo me reuní con el jurado. Fue un encuentro interesante

Le apunto que le veo muy ‘crítico’ con la organización y le recuerdo que, al final, decidió no presentar la protesta al jurado.

-Pero sí me reuní con ellos. Fue una reunión interesante. Al final, uno de sus miembros llegó a reconocerme que, igual, había habido un exceso de información, que se habían dicho demasiadas cosas, que si recorrido barlovento-sotavento, que si recorrido ‘normal’, que si ellos llevaban una bandera en el barco y el balizador decía otra cosa.

Ramón Calero se encoge de hombros. Un gesto que lleva impreso una especie de ‘bueno, qué se le va a hacer. Todo aquello ya es historia’.

Le pregunto sobre sus próximos desafíos. Dice que “voy a dedicarme un tiempo a descansar. Tengo que hacer el mantenimiento al barco. Aprovecharé para salir a navegar con mi tabla de windsurf. Hace tiempo que la tengo olvidada. Y, bueno, luego a participar en la Liga de invierno”.

Aún me siento con fuerzas para seguir unos años más

Le pregunto si tras el historial que ha llegado a acumular cree que aún le queda cuerda.

-No tanta. Ya tengo una edad. Pero aún me siento con fuerzas para seguir unos años más.

Le comento que ha puesto el listón muy alto, que deberán pasar muchos años antes de que alguien pueda acumular un historial como el suyo. Asiente y recuerda que otros patinistas históricos andaluces (Rafael Ruíz, Juan Luís Páez, Climent, etc), “tampoco son unos críos”, dejando entrever que todos ellos tienen complicado ya el igualarle. Y añade, “pero estaría bien que saliera un chico joven, con ganas… Aunque lo veo complicado… No sé… Ya veremos”.


No hay comentarios

Añade el tuyo