RUNNING

¿Cómo evitar coger peso en las Navidades?

peso-navidad-running

(21-12-2016). Llega la Navidad, las comilonas, los compromisos… Una prueba de fuego para mantener el peso y seguir con nuestra rutina de entrenamiento.

Nos acercamos a las fiestas navideñas. Una época del año en la que en nuestra agenda laboral y familiar aparecen importantes ágapes. Y el tiempo para hacer ejercicio físico puede llegar, consecuentemente, a disminuir a raíz de estos compromisos. Nuestro cuerpo es muy inteligente, pero no podemos hacer un kit-kat y romper con todos los buenos hábitos que llevamos a nuestra espalda durante el resto del año para después tener que hacer borrón y cuenta nueva. Para saber qué debemos hacer, hemos contactado con la nutricionista de Blua de Sanitas, Eva María Bautista.

En primer lugar, lo más importante “es mantener los hábitos de alimentación”. Si somos corredores acostumbrados a comer un determinado tipo de alimentos es preciso que, “en la medida de lo posible, y sabemos que es difícil, mantengamos dicha tendencia”.

Y, antes de entrar a fondo en la cuestión, la experta Eva María Bautista ya nos ofrece una formula mágica particular: “la compensación entre los excesos y la moderación es uno de los secretos para mantener el peso” durante estas Fiestas. Asimismo, este mantenimiento de nuestro peso permitirá que nuestro rendimiento deportivo no se vea afectado.

Turrón, mazapanes, bombones… Durante las próximas semanas, es casi imposible no consumir alimentos que con un alto contenido de azúcares y grasas. Hay que minimizar la ingesta de este tipo de productos que sean “alimentos procesados, con azúcares y grasas vegetales de mala calidad, así como el alcohol”.

Uno de los secretos para mantener el peso es compensar los excesos con moderación

Y aquí van 8 consejos concretos de la nutricionista Blua de Sanitas para sobrellevar mejor estas próximas fechas.

1. Hacer ejercicio de buena mañana. Nuestro cuerpo está acostumbrado a un ritmo concreto, con una serie de cargas físicas específicas. Un buen consejo, en palabras de Bautista, es “empezar el día con 45 minutos de deporte”. Este entrenamiento matinal tiene dos efectos concretos: “ayudará a contrarrestar los excesos navideños y además reducirá la sensación de apetito, puesto que el deporte, y el correr, combate la ansiedad”.

2. Hay que comer 5 veces al día. Ésta es una recomendación válida para todo el año, pero quizás aún más para estas fechas. “Aunque suene contradictorio, es una estrategia para evitar los atracones”, afirma Eva María Bautista. Si actuamos de esta manera, “llegaremos a las cenas navideñas sin sensación de hambre” y de querernos comer toda la comida que haya encima de la mesa –que suele ser mucha.

Empezar el día corriendo reduce las probabilidades de darse un atracón

3. Hay que masticar despacio. Y es que “comer rápido, significa comer más”. Y aquí no nos conviene ser rápidos, ya que no llevamos la zapatillas puestas. En este sentido, “masticar con calma cada bocado evita las grandes comilonas y nos ayudará a evitar empachos”.

4. ¿Carne o pescado? Ésta es una de las cuestiones que puede ir de la mano de nuestras dudas a la hora de comer o de preparar algunos de los platos navideños. Según la nutricionista, deberíamos “priorizar el pescado para así consumir menos carne roja, tan típica en nuestro país”. Tal y como ya hemos comentado con anterioridad, “hay que evitar ingerir ágapes con excesivas grasas y demasiado condimentados”.

5. Podemos comer turrón, pero con moderación. Un exceso de azúcar es perjudicial para poder mantener nuestro peso ideal y seguir teniendo un buen rendimiento cuando salimos a correr. Si pesamos más, lógicamente, seremos más lentos. Esta lentitud se puede agravar, en este caso. Además, “la ingesta de alimentos con alto nivel de azúcares no solo es perjudicial para nuestra relación con la báscula, sino que también lo es para nuestra salud general y bucodental”.

Comer rápido es comer más

6. La hidratación, clave. Este factor es nuclear para nuestro rendimiento deportivo. Hay que beber agua, estar bien hidratado para poder salir a hacer ejercicio y ofrecer nuestro máximo potencial. Durante las comidas o cenas navideñas, los excesos de alcohol pueden afectarnos negativamente. “Si hay que brindar por la llegada de las Fiestas y del Año Nuevo, podemos hacerlo con moderación. El alcohol es una importante fuente de calorías, por lo que si no queremos engordar, nuestro mejor aliado será el agua”, sentencia Bautista.

7. El equilibrio. Lo comentábamos al principio de este artículo, “el secreto del éxito es la compensación”. Es posible “disfrutar de las cenas y comidas si tras ellas moderamos nuestra alimentación”. Esto es, un ejemplo concreto: Tras la comida de Año Nuevo, la nutricionista consultada aconseja “comer verduras y fruta que nos ayuden a compensar los excesos”.

No hay que obsesionarse con el peso, pero tampoco perderlo de vista

8. La báscula, la prueba del algodón. Durante todo el año, debemos mantener nuestro peso a raya. Conocemos cuál es nuestra línea y, por lo tanto, somos conscientes que no debemos sobrepasarla. Durante los próximos días, “no hay que obsesionarse con el peso, pero tampoco es conveniente perderlo de vista”, avisa Eva María Bautista. En este sentido, nos asesora de cómo debemos proceder: “Debemos pesarnos un par de veces por semana y el resultado de la báscula nos dará una pista de cómo de exigente debemos de ser nosotros mismos en la próxima cena”.

Ya lo sabéis, si seguís todos estos consejos y advertencias, de buen seguro vuestro nivel de forma física y salud no se verá mermado durante estas próximas semanas. Bien al contrario, podéis darle la vuelta y que, de hecho, sea una motivación más para seguir evolucionando como corredores en la práctica deportiva del running.


No hay comentarios

Añade el tuyo