RUNNING

Hacer balance al final del año mejora el rendimiento

hacer-balance-running

(14-12-2016). Diciembre suele ser un mes de balance y de plantearse nuevas metas de cara al próximo año. También en lo deportivo, pues hacer balance puede tener efectos muy positivos sobre nuestro rendimiento.

Así lo cree la psicóloga deportiva Meritxell Bellatriu, quien defiende que hacer balance y plantearse nuevos retos ayuda a incorporar la planificación en la rutina diaria, además de apreciar mejor los avances, tanto físicos como mentales, y la focalización de los esfuerzos.

“Hacer balance a final de año resulta positivo para cualquier deportista, independientemente del nivel y dedicación”, explica la psicóloga deportiva. Se trataría de analizar los resultados obtenidos durante el año que acaba y pensar en las cuestiones que nos gustaría corregir, a nivel de entrenamiento, competiciones o del esfuerzo personal.

Marcase nuevos objetivos

En base a este balance, se pueden establecer nuevos retos y metas a intentar conseguir el año que arranca. Según la psicóloga deportiva, para ello es importante definir y valorar tres preguntas: qué quiere conseguir el atleta, cuándo desea hacerlo y cómo trabajará para conseguirlo. Respondiendo a estas cuestiones se puede generar un nuevo plan de trabajo adecuado para poder cumplir las metas fijadas.

Para fijar nuevas metas hay que responder a las preguntas: qué se quiere conseguir, cuándo y de qué manera

A la hora de fijar los nuevos retos y metas, que puede hacerse tanto al finalizar el año como al inicio de la temporada deportiva, la experta recomienda que se marquen objetivos a corto, medio y largo plazo. Y a medida que pasan los meses, ir revisando la lista de objetivos para comprobar si se han cumplido o no y, en el caso de que no se hayan cumplido, reflexionar sobre el porqué no se ha conseguido.

De todos modos, “es fundamental que los objetivos sean realistas, concretos y difíciles de conseguir, dentro de nuestras posibilidades”, apunta la psicóloga.

Para hacer este ejercicio, puede resultar útil plasmar las metas que queremos conseguir en una tabla para poder ir consultándola con frecuencia y tenerla presente.

Objetivos de proceso y de resultado

A la hora de fijar las metas, también es recomendable que se añadan más objetivos de proceso o de realización, que se centran en el proceso de trabajo, que objetivos de resultado o consecuencia, que son los que se focalizan en el fruto final (ganar una carrera o campeonato, conseguir una marca mínima). “Los objetivos de proceso son más concretos y nos ayudan a centrar nuestro trabajo, a motivarnos y a valorar nuestros avances, con independencia de los resultados”, señala.

Puede ser útil plasmar las metas en una tabla ypsico tenerla a mano para consultarla periódicamente

Entre las bondades de plantearse objetivos se encuentra que ayuda al atleta a ser más consistente, modifica el rendimiento e influye en la persistencia, el esfuerzo, la atención, la motivación y el desarrollo de estrategias.

Además, el análisis de los objetivos de proceso puede favorecer la autocrítica, que “siempre que sea positiva y constructiva, puede ser beneficiosa”.

Cuidado con las excusas

en cambio, centrarse en aspectos externos como la climatología, otros competidores o el terreno sobre el que se entrena o compite, no ayuda. Encontrar excusas a nuestro rendimiento en factores externos hace que justifiquemos nuestros errores y no fomenta la responsabilidad. “Aceptar las circunstancias y comprometerse es necesario para evolucionar y tomar conciencia”, señala la psicóloga, quien añade que la autocrítica nos permite marcarnos nuevos objetivos de trabajo y mejorar nuestro rendimiento.


No hay comentarios

Añade el tuyo