RUNNING

El cardiólogo alerta en una entrevista en El Món de los peligros de la adicción al running

Josep Brugada: “El running sin control puede matarte”

josep-brugada

El cardiólogo Josep Brugada defiende la importancia de hacer deporte con un control médico. (Imagen de archivo).

(15-3-2017). El prestigioso cardiólogo y experto en muerte súbita Josep Brugada alerta de una creciente obsesión por el running que, sin control, puede “quitarnos la vida”.

El cardiólogo Josep Brugada, referencia internacional en el tratamiento de arritmias cardíacas y experto en muerte súbita, ha concedido una entrevista en el periódico catalán El Món, en la que defiende que “el deporte nos da vida”, pero también nos la puede quitar.

El experto lamenta que en general, la sociedad “no estamos lo suficientemente en guardia ni existe suficiente conciencia sobre los estragos que provoca una mala salud cardiovascular”. Cree que en gran parte se debe al mensaje preventivo que ofrecen las autoridades sanitarias que “se basan en prohibir, cuando el mensaje debería ser en positivo”. Y lamenta que “muchísima gente cree que si no puede comer lo que quiere, no puede beber lo que quiere, no puede fumar y tiene que practicar deporte, su vida es un desastre”.

Hay factores de riesgo que no se pueden evitar pero muchos otros que dependen de la actitud

Riesgos que no avisan

En esta misma entrevista, Brugada también explica que otro problema relacionado con las enfermedades cardiovasculares es que “los factores de riesgo no tienen un efecto inmediato visible para el paciente”. Lo que lleva a que “el 40% de los pacientes no sigan el tratamiento pautado por el médico”.

También identifica el perfil de persona con mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular que es “hombre, de más de 45 años y con antecedentes genéticos”. Asegura que “hay factores de riesgo como el sexo, la edad y la genética, que no se pueden cambiar”, aunque “hay muchos otros factores que solo dependen de nuestra actitud”. Y en esta actitud entra la práctica de deporte.

Deporte que da vida y… la quita

En este sentido, el cardiólogo defiende en esta entrevista en el diario El Món que “el deporte da vida; la persona que practica deporte vive más y mejor que la persona que no”. Pero alerta que ese mismo deporte “te puede quitar la vida si eres un imprudente”.

Lamenta que “nos hemos vuelto locos por el running. Ahora nos pensamos que todos podemos hacer triatlones y ultramaratones, y encima sin ningún control”. “Comenzamos a entrenar y nos ponemos unos objetivos totalmente locos cada vez más bestias, retos personales que para quien se los pone es muy motivador, pero no todo el mundo puede hacer ejercicio físico a coste cero. El cuerpo no está preparado para hacer estos esfuerzos y estamos pasando todos los límites”, añade.

No todo el mundo puede hacer ejercicio físico a coste cero

También tiene palabras para la fiebre por las carreras de larga distancia: “La inmensa mayoría de la población no está preparada para hacer una ultra maratón. No es normal que cada vez se organicen más ultra maratones y se tengan que cerrar inscripciones porque hay miles de personas que se quieren inscribir. Desgraciadamente, cuando empieza el buen tiempo, cada fin de semana enterramos a alguien por muerte súbita”.

Una adicción que puede matar

Brugada también hace referencia a la adicción que puede llegar a provocar la práctica de ejercicio de alta intensidad. Una adicción que avisa que “puede acabar matando”.

El cuerpo no está preparado para hacer estos esfuerzos y estamos pasando todos los límites

“Cada vez vemos más gente absolutamente obsesionada con el deporte y decirles que limiten la cantidad de horas a la semana es como si les clavaras un cuchillo”, prosigue el cardiólogo, quien atribuye este efecto a “las endorfinas, unas sustancias que generan placer”. “Si practicas ejercicio y sudas, después te sientes bien porque has generado placer. Si lo llevas al extremo de hacerlo cada día y con intensidad, entras en una dinámica de efecto positivo constante, que es cuando se crea la adicción”. “Se descubre que se puede correr cada vez más y aquello que parecía imposible ya no lo es y se ponen retos cada vez más bestias”, continúa para acabar concluyendo que “si se hace con cabeza y con supervisión médica, tiene sentido, pero si se hace sin ningún control el riesgo se dispara”.


No hay comentarios

Añade el tuyo