RUNNING

Correr en ayunas para perder grasa: ¿Es realmente saludable y eficaz?

correr-ayunas

Nuestra experta asegura que no existen evidencias científicas de que sea positivo correr en ayunas para perder grasa, aunque sí que ayudaría en los procesos diarreicos.

(6-9-2017). Correr sin desayunar con el objetivo de perder peso es una de las promesas más escuchadas que pueden plantearse muchos runners alguna vez en la vida. Por ello, analizaremos los mitos y las verdades que se esconden en este difuso debate.

noemi-ojeda-nutricionista

Noemí Ojeda es dietista-nutricionista, especializada en el tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad, y en nutrición deportiva.

Durante mucho tiempo el entrenamiento en ayunas ha estado en boca de todos como una forma de mejorar la pérdida de grasa, pero nunca se ha llegado a una conclusión favorable a esta práctica”, indica Noemí Ojeda Álvarez, dietista-nutricionista, especializada en el tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad, y en nutrición deportiva.

¿Correr en ayunas es saludable?

Ante esta cuestión, nuestra experta desaconseja correr en ayunas, “dado que no existen evidencias que certifiquen sus beneficios, y puede incluso perjudicar la salud del corredor”.

Dicho esto, si todavía estáis empeñados en probarlo, Ojeda advierte que es esencial “estar sano y contar con un porcentaje de grasa y masa muscular normal”. En este sentido, la nutricionista descarta totalmente esta práctica en una persona diabética, con alguna afectación metabólica, o con algún grado de sobrepeso ya que, pese a no encontrar beneficio alguno, también podría perjudicar su estado de salud.

No existen evidencias que certifiquen los beneficios de correr en ayunas y puede incluso perjudicar la salud del corredor

La realidad: Correr en ayunas puede impedir mantener una buena resistencia en carrera

El inconveniente principal es que el runner puede entrar en un estado de cetosis, señala Ojeda. Traducido al idioma de los mortales eso significaría lo siguiente: Pongamos que salimos a las 7:00 am sin haber ingerido nada desde la cena de las 10:00 pm. Es entonces cuando podemos entrar en un estado de cetosis, pues tal como aclara la especialista, “nuestros depósitos de glucógeno se han agotado y las reservas energéticas están exentas de carbohidratos que nos aportan energía”. A falta de carbohidratos se consumirá nuestra masa muscular, tan necesaria para mantener una buena resistencia en carrera, en detrimento de carbohidratos o grasa, concebidos por la naturaleza en nuestro cuerpo como moléculas que aportan energía”, explica la especialista.

Qué tener en cuenta si corremos con el estómago vacío

En opinión de Ojeda, si bien es cierto que la sensación de estómago vacío puede resultar más cómoda a la hora de correr debido a la ligereza con la que solemos despertarnos, no es exclusivamente esta sensación la que se abre paso, sino también el balance de hormonas relacionadas con los procesos de hambre y saciedad que, a su vez, se ven implicadas en la liberación de grasas del tejido adiposo a la sangre.

Por otro lado, nuestra experta confiesa una ventaja subjetiva y personal de hacerlo en ayunas: “Después de 7-8 horas de sueño, el estómago se encuentra sin trabajar y vacío frente al movimiento abdominal y puede resultar menos frecuente el síndrome diarreico en algunas personas que realicen ejercicio en ayunas”.

El objetivo: Consumir la grasa adecuada

Quemar grasas es el objetivo común, pero que requiere de conocimiento acerca del tipo de consumo de grasa que se desea quemar, si la meta es la pérdida de peso, por ejemplo.

Tal y como especifica Ojeda, es importante ser conscientes de que “la grasa que se quema durante una carrera en ayunas no es la grasa que conocemos como depósito corporal total”. ¿Interesante, verdad? Se trata de un tipo de grasa que se encuentra dentro de nuestro músculo y resulta, por lo tanto, mucho más reducida. Esta grasa, después de entrenar se usará para reponer esos depósitos de triglicéridos intramusculares que habíamos gastado durante el entreno en ayunas. Por lo que, en conclusión, será una grasa repuesta por necesidad natural de forma rápida.

La grasa que se quema durante una carrera en ayunas no es la grasa que conocemos como depósito corporal total

Sin embargo, si se ha desayunado, el distinto proceso metabólico hará que la grasa utilizada sí provenga de los depósitos energéticos del cuerpo y no del músculo. Esto hará consumir más calorías y reducirá más si cabe la grasa total del cuerpo, concluye la experta. ¡Más claro, imposible!

Recomendaciones para correr en ayunas

Si pese a las recomendaciones, finalmente decidís elegir la primera hora de la mañana en ayunas para entrenar, la recomendación de nuestra especialista es llevar a cabo una práctica de tipo LISS (Low Intensity Steady State) o lo que es lo mismo, un entreno suave de baja intensidad a un ritmo constante sin fartlecks ni sprints. Esto es debido a que someteremos nuestro cuerpo a una intensidad baja para la que no necesitaremos una descarga importante de energía, sino que simplemente nos ayudaremos para activarnos a primera hora de la mañana y a establecer un hábito. ¡Avisados quedáis!

Más información:


No hay comentarios

Añade el tuyo