RUNNING

Técnica de entrenamiento con más de 40 años de historia

Pose, el método con el que correr más eficiente y sin lesiones

tecnica-metodo-pose-running

Técnica de carrera según el Método Pose.

(27-9-2017). Practicar deporte no debe estar asociado a padecer molestias o dolores. Y, si se producen, es porque no se está aplicando una técnica de carrera adecuada. Así lo defienden los seguidores del Método Pose, una técnica de entrenamiento que entre sus virtudes promete correr de forma más eficiente y sin lesiones.

En lo que llevamos de año, el 62% de los corredores españoles se ha lesionado o ha padecido alguna dolencia relacionada con el running, según constata la Sociedad Española de Medicina de Deporte en este estudio. Y la gran mayoría de estas lesiones se han debido a la aplicación de una mala técnica de carrera.

Para Omar Cerón, entrenador certificado en el Método Pose, el problema de que una gran mayoría de corredores españoles se lesione debido a, básicamente, correr mal, tiene su origen en la percepción que tenemos del running como práctica deportiva. “Para muchos, se trata de ponerse unas zapatillas y una equipación concreta, y empezar a correr. Así es fácil olvidarse de que es un deporte y, como tal, exige una serie de condiciones físicas, psíquicas y el aprendizaje de técnicas”, señala.

Buena y mala técnica

De entre todo el aprendizaje que requiere el correr de forma adecuada, lo principal es adquirir una buena técnica de carrera. Para ello, existe infinidad de información, tanto a nivel escrito como visual, en Internet y en bibliografía, que tratan la cuestión ampliamente. También es la base en la que se sustentan la gran mayoría de planes de entrenamiento.

Sin embargo, destaca Omar Cerón, “en la mayoría de planes y métodos de entrenamiento, el aprendizaje de la técnica depende del criterio del entrenador. Lo que para un entrenador puede ser considerado una técnica buena, para otro puede ser mala”. Y pone un ejemplo: “Cuando un entrenador te recomienda correr con la cadera alta, ¿qué se entiende por alta? No todos percibimos este dato por igual. Muchos métodos de entrenamiento se basan en elementos que dan lugar a interpretaciones y, con lo cual, el criterio varía según quién lo imparta”, opina. A lo que añade que: “Un ejercicio muy útil es pedir a otras personas que te dibujen corriendo. En ningún dibujo saldrás representado de la misma forma, porque no todos tenemos en mente la misma posición de alguien corriendo. Varía la posición de los brazos, los pies, la altura de la cadera… No es igual que, por ejemplo, si dibujas a un portero preparado para parar un penalti. La mayoría dibujarán la misma postura”.

La cuestión está en la postura

Precisamente, esta sería una de las características que diferencian al Método Pose, método de entrenamiento en el que Cerón está especializado, con otras metodologías. “El Método Pose basa su aprendizaje en elementos concretos, como el trabajo del centro gravitacional. A nivel de contenido de contenido no aporta nada nuevo porque la parte mecánica de la técnica de correr siempre ha existido, pero en el Método Pose se analiza qué pasa cuando una persona corre, tanto a nivel técnico, como postural, físico…”. En otras palabras, “se estudia la anatomía del cuerpo y su relación con las fuerzas gravitacionales en el momento de correr”.

Otra característica de este método, señala Cerón, es que “es el único que basa toda su enseñanza en un marco científico probado”, que a su vez, “garantiza una carrera eficiente y se reduce al mínimo la posibilidad de padecer lesiones derivadas de la carrera”.

De hecho, asegura que “llevo siete años corriendo con este método y en todo este tiempo no he padecido ninguna lesión”.

Metodología de aprendizaje

El entrenador avisa que no se trata de un método de entrenamiento rápido de interiorizar. “Requiere su tiempo. Mínimo 12 semanas para adaptar el cuerpo a la metodología de trabajo, y de ahí, hasta 12 meses para conseguir una movilidad óptima”.

También señala que es posible aprender la técnica de forma autodidacta, aunque opina que “siempre ayudará la mirada objetiva de un entrenador que corrija y dote de sentido a los ejercicios que se realizan”.

El aprendizaje del método consta de tres fases primordiales. Una primera en la que se trabaja la técnica de carrera. “Consta de ejercicios para llevar al corredor a efectuar una pisada natural y a deshacerse de vicios como pisar de talón, que puede ser que nos parezca cómodo porque las zapatillas de hoy en día protegen bien del impacto, pero a la larga es dañino para nuestro cuerpo”. Es quizás la fase que requiere de más tiempo y dedicación, opina el entrenador, quien señala que lo más costoso es “desacostumbrar al cuerpo a correr mal”. Lógicamente, cuantos más vicios se hayan adquirido, más costará interiorizar el nuevo aprendizaje.

La segunda fase se centra “en el estudio de cómo se genera el movimiento y interacción con la gravedad. Detectar el centro de gravedad y ser consciente de cómo se mueve el cuerpo mientras se corre”.

Por último, la tercera fase se basa en la aplicación práctica de la teoría aprendida. “Generar un movimiento único con todo el cuerpo para correr de forma eficiente y sin dolores”.

Siempre hay margen de mejora

Omar Cerón destaca que el Método Pose está recomendado para todo tipo de corredores y con todo tipo de niveles de técnica. Si bien reconoce que “atrae más a las personas que han padecido algún problema o dolencia y quieren mejorar”. Asegura que “por muy buena técnica que se tenga, siempre hay margen de mejora”, aunque lógicamente “lo percibirá antes el corredor con más terreno para progresar”.

Sobre la cuestión de si es adecuado probar este método si se padece actualmente alguna molestia o dolencia, Cerón reitera su anterior afirmación de que “el origen de prácticamente todas las dolencias proviene de una mala técnica. Cuanto más se aplique esa mala técnica, más sufrirá el cuerpo y más dolores aparecerán”. Para afirmar que “cuando se cambia la técnica, las sobrecargas y otras dolencias en rodillas, caderas, glúteos y en definitiva todos los dolores de origen mecánico desaparecen”.

Las prisas no son buenas

Con todo, el entrenador avisa que se trata de un método que requiere de un proceso de aprendizaje y adaptación. “En la sociedad actual tendemos a buscar en exceso la inmediatez y los resultados rápidos, pero es una mentalidad que no es compatible con Pose. Un corredor no puede pretender prepararse con el Método Pose para una carrera que correrá dentro de tres semanas. Cuando se fuerza y se corre demasiado es cuando aparecen problemas”, advierte.

Así, Cerón calcula que el Método requiere de unas 12 semanas de aprendizaje, con tres o cuatro sesiones por semana y una progresión a ritmo lento. Hacia los 12 meses, se habrá completado la adaptación de los tejidos, musculatura y postura del cuerpo, y conseguir “una movilidad decente”, añade el entrenador certificado, quien concluye que “si se sigue una progresión sin prisas, se nota una mejora, se corre de forma eficiente y sin dolores”.

Para profundizar en el Método Pose existe un libro realizado por el creador del método, el Dr. Nicholas Romanov, quien desarrolló la metodología a principios de los años 70, así como un DVD, que llevan por título el nombre de la metodología. A nivel internacional, además, existe una red de entrenadores certificados, siendo uno de ellos Omar Cerón.

Y a nivel español, además, se puede encontrar el aprendizaje del método en algunos boxes de Crossfit.

Más información sobre el Método Pose y Omar Cerón en:

www.posemethod-spain.es


No hay comentarios

Añade el tuyo