RUNNING

Entrevista al atleta y entrenador Pablo Villalobos

Qué tener en cuenta al escoger entrenador de running

pablo-villalobos-entrenador

Pablo Villalobos es atleta profesional y ofrece servicios de entrenamiento en Madrid y vía online.

(19-4-2017). A la hora de escoger un entrenador que nos ayude a progresas en nuestras metas deportivas se debe tener en cuenta una serie de cuestiones de las que nos habla el atleta y entrenador Pablo Villalobos, quien además alerta del intrusismo que existe en este sector.

Como atleta de élite, ha ganado las competiciones en ruta más destacadas en España. Campeón de España de Maratón y Medio Maratón, Pablo Villalobos es uno de los entrenadores más reputados de nuestro país. Junto a su cuñada, Tamara Sanfabio, tienen varios grupos de entrenamiento en Madrid, además de entrenar a varios corredores a distancia. Una voz más que autorizada, pues, para saber qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de escoger a nuestro entrenador personal.

Tener el título de entrenador nacional de atletismo o ser técnico superior en atletismo, ¿debería ser requisito indispensable para poder entrenar a corredores? ¿O bien ser titulado en INEF?
Las leyes que se están desarrollando en diferentes comunidades autónomas de España establecen que el desarrollo como entrenador y la planificación de los entrenamientos de un deporte concreto puede llevarlo a cabo tanto un licenciado en Ciencias de la Actividad Física como un entrenador nacional o técnico superior en atletismo. Lo ideal sería una persona que conjugara las dos titulaciones y, si encima tiene experiencia como deportista durante muchos años en esa disciplina (ya sea como deportista de alto nivel o como practicante), pues incluso puede aportar mucho más.

¿Hay mucho intrusismo profesional en el apartado de entrenadores personales?
El entrenamiento personal no está regulado a nivel profesional en toda España y existen multitud de titulaciones no oficiales. En principio, en las comunidades donde está regulado, el perfil de preparador físico general está limitado a personas que tengan los estudias en Ciencias de la Actividad Física (titulados universitarios). Y si se desarrolla esta actividad en una disciplina concreta, como puede ser el atletismo, un titulado superior de técnico deportivo en atletismo también puede desarrollar la parte de planificación del entrenamiento deportivo. En cuanto al intrusismo por el que me preguntabas, sí, lo hay, aunque no tengo datos de las cifras del número de personas que puedan desempeñar esta actividad sin una formación adecuada. Sin embargo, es difícilmente perseguible. En Madrid, por ejemplo, se ha aprobado la regulación laboral del ámbito de la actividad física. Si las administraciones públicas hacen el esfuerzo para que dicha ley se cumpla, ello ayudará a que todo este campo esté más regulado. Y que el acceso a esta práctica profesional sea únicamente para personas que se han formada para ello. Todo esto se traducirá también en un aumento en la calidad del servicio.

Hay intrusismo y es difícilmente perseguible

¿Internet ha hecho mucho daño en este sentido?
El problema no es Internet. Internet permite un acceso mucho más fácil e inmediato para cualquier persona que quiera ofrecer sus servicios como entrenador personal. Eso si, lo que puede generar, si no hay un control y una percepción por parte del usuario de que la persona que ofrezca el servicio tenga una titulación determinada, es que personas sin la formación requerida puedan presentarse como entrenadores personales sin un control de formación y/o titulación adecuado, además de la experiencia necesaria. Internet, pues, repito, no es el problema. El problema es el control, y hay que tener en cuenta que es más fácil establecer un control a través de Internet, sobre todo, una vez que se haya establecido una ley general de actividad física, de profesiones en el deporte. Llegado a este punto, será más fácil llevar a cabo una inspección laboral y ver quién no cumple con los requisitos.

En la burbuja del running, imagino que han salido muchos buscavidas, piratas y tramposos. ¿Alguien dejaría que le arrancara la muela un “odontólogo no titulado?”
Con este boom, hay una demanda muy alta, y también por parte de clientes (corredores) que no tienen información muy amplia o experiencia sobre lo que es un entrenamiento y una preparación adecuada. Lo que deben buscar es un asesoramiento en el que prime la cuestión de la salud. Al ser personas que tienen poca experiencia o llevan poco tiempo corriendo, es cierto que cualquier programa de entrenamiento más o menos acertado provoca que haya una mejora. Pero esa mejora, sin los consejos de alguien con conocimientos, puede traer asociados una serie de problemas como lesiones y demás. Lógicamente, siempre es mejor que un profesional planifique y desarrolle estos plannings.

Los corredores deben buscar un asesoramiento en el que prime la cuestión de la salud

¿En qué aspectos debemos fijarnos a la hora de escoger nuestro entrenador? ¿Es como escoger a nuestro dentista o médico?
Está claro que los clientes (corredores en este caso) se fijan en que el servicio se adapte a sus características, horarios, entrenamientos presenciales, grupos de entrenamientos… antes que fijarse en las características del profesional que imparte y desarrolla dicha actividad. Pero hay que saber valorar y ser consciente de la formación que tienen detrás dichos profesionales y que les avala. Hay que buscar una mejora deportiva, pero también objetivos orientados a la salud y un desarrollo adecuado de la programación de los entrenos.

El hecho de que, anteriormente, haya sido un corredor profesional, ¿debe aportarnos más tranquilidad? (como es tu caso).
Un deportista que haya estado en la élite, en el alto nivel, como en mi caso, puede aportar experiencia a la hora de adaptar los entrenamientos y ayudar a los deportistas con las sensaciones que estos entrenos puedan transmitirles. Además, puede tener una empatía mayor con lo que el deportista, el corredor en este caso, le pueda comentar al entrenador. Aspectos no sólo relacionados con el propio entrenamiento, sino también con competiciones que éste pueda afrontar o la estrategia de carrera, los dolores provocados fruto del entrenamiento, además de recomendaciones específicas de visitas a un fisioterapeuta, podólogo…

El principal error que suelen cometer los corredores noveles es hacer una progresión del entrenamiento demasiado rápida

¿Cuáles son los principales errores que cometen los corredores noveles?
El principal error que suelen cometer es que haya una progresión del entrenamiento demasiado rápida. Es fácil que un corredor con poca base de entrenamiento tenga una evolución muy rápida a base de mejora y esto conlleva que se generen una ilusión que entrenando más, van a conseguir más resultados. Hay que ser paciente, ya que el cuerpo debe ser capaz de asimilar las cargas de trabajo. Entrenando más kilómetros y más días a la semana, la evolución es más rápida, pero no es menos cierto que el cuerpo debe asimilar el aumento de la carga, y no siempre es así. Fruto de ello pueden aparecer sobrecargas y lesiones típicas en corredores (cintilla iliotibial, tendones de Aquiles…). La progresión, pues, debe ser muy suave y los objetivos deben ir en la misma línea.
Y no hay que plantearse objetivos muy ambiciosos a corto plazo. De hecho, este es otro de los errores más habituales también. Hay que tener paciencia a la hora de plantear objetivos, buscar mejoras en distancias cortas antes de hacer el salto a distancias más largas y también dosificar las competiciones que se hagan al 100%, a la búsqueda de una marca concreta, no sólo por el cansancio físico, sino también mental.

No hay que plantearse objetivos muy ambiciosos a corto plazo

¿Y los que quizás no son tan noveles, qué errores más comunes cometen?
Lo más habitual suele ser que los entrenamientos más suaves, los que hay que hacer a una intensidad menor, los hacen demasiado fuertes. Son corredores que tienen poco tiempo para entrenar y quieren exprimirlo al máximo, pero en algunas de las sesiones hay que ir lento, sobre todo cuando uno prepara distancias más largas y uno debe aprender a trabajar con otras vías metabólicas como puede ser la de las grasas, imprescindible si preparamos un maratón por encima de las 3:30 o 4 horas.

 

Información de contacto:

@VillalobosPablo

pvillalobos78@gmail.com


No hay comentarios

Añade el tuyo