RUNNING

Entrevista al reciente campeón del mundo de Km Vertical y Maratón de Montaña

Kilian Jornet: “Todo es cuestión de encontrar el equilibrio entre silencio y ruido”

Mensaje al corredor popular: “Ahora parece que correr 20km no es nada cuando ya es algo enorme”

(2-7-2014). “Una sorpresa positiva”. Con estas palabras valoró el atleta Kilian Jornet (Sabadell, 1987) el pasado domingo en la localidad francesa de Chamonix, su doble victoria que le convertía en campeón del mundo de Kilómetro Vertical y de Maratón de Montaña. Sorpresa, porque asegura uno de los deportistas más asombrosos del momento, que “no esperaba ganar los dos títulos” y aún así volvió a demostrar que es un rival duro de batir. Con la naturalidad del que tan sólo pasaba por allí, el atleta catalán nos dedicó a unos pocos periodistas presentes en Chamonix por cortesía de la marca Compex unos minutos tras la victoria del Km Vertical, que aprovechamos para conocer en más profundidad a este referente del trail running.

A estas alturas son pocos los aficionados al deporte que no conocen a Kilian Jornet. Hay incluso quien te define como un fenómeno mediático. ¿Cómo llevas la popularidad?
Bien. Tan solo es cuestión de encontrar el equilibrio entre silencio y ruido. Para mí, el equilibrio perfecto es un 70% de silencio y un 30% de ruido o relaciones sociales. Pasando la mayor parte del tiempo en el monte es muy fácil encontrar este equilibrio.

Hace dos semanas marcaste un récord histórico en el monte McKinley, la montaña más alta de Norteamérica. Supongo que aquí encontraste mucho silencio…
¡Sí! Estuve en Alaska del 25 de mayo al 15 de junio y mi contacto con el mundo se limitó a cinco tiendas que habían alrededor nuestro. Fue tal el aislamiento que las primeras noticias que recibimos de España fueron la abdicación del Rey y la eliminación de la Selección Española del Mundial de Fútbol. La verdad es que incluso nos pasó por la cabeza la idea de si cuando volviéramos a España ésta se habría convertido en una república (bromea).

Volviendo al trail running, se trata de una modalidad que en España está atrayendo cada vez a más adeptos y parte del éxito se debe a actuaciones de atletas como tú. ¿Crees que eres un buen ejemplo para el deporte amateur?
No tenemos que pensar en ser referentes de nadie. Lo mejor es coger cualidades y virtudes de todo el mundo, de modo que todos somos ejemplos pero no modelos.
Si hago las cosas que hago es porque hace muchos años que me preparo y practico, porque decidí que ésta era la vida que quería seguir.
A todos nos gusta fliparnos, pero hay que ser conscientes de dónde se encuentra nuestro límite. Conocer nuestro nivel, los objetivos que queremos alcanzar y ser conscientes de las consecuencias que pueden acarrear nuestros actos. Ahora parece que si haces una carrera de 20 km no es nada, cuando ya es algo enorme. Pero mucha gente hace las cosas tan sólo para ponerse la medalla. No practican una actividad por la actividad en sí, sino por el nombre de la carrera. Durante mucho tiempo se nos ha vendido que se puede hacer y comprar todo, pero en la vida existen muchas limitaciones.

Hay quien diría que tu proyecto personal ‘Summits of my Life’ podría interpretarse como una búsqueda de esos límites.
El primer objetivo de este reto es poder descubrir los paisajes que vamos visitando, las montañas. Y luego descubrirme a mí mismo, cómo me voy a encontrar en cada reto y sobre todo probar cosas nuevas.
En la vida hay que tener motivaciones grandes como esta y también pequeñas, que son las que ayudan a entrenar y te mantienen activo en el día a día.

¿Cómo te motivas en tu rutina de entrenamiento diaria?
Entreno cada día por la mañana y por la tarde y hay días en los que no tengo ganas de correr. Sobre todo cuando hace mal tiempo o cuando no encuentras una motivación clara, se hace difícil. Entonces opto por ponerme música y obligarme a seguir adelante.

¿Qué porcentaje hay de planificación y de improvisación en tus entrenamientos?
Baso casi todo mi entrenamiento en las sensaciones que percibo de mi cuerpo. Ahora puedo entrenar más por sensaciones que hace siete años porque tengo más conocimiento de mi cuerpo.
Los años van en contra porque cada vez cuesta más reinventarse y es más difícil improvisar. La parte positiva es que ganas en experiencia.

Dices que entrenas cada día. ¿Cuándo descansas?
Mi manera de relajarme sigue siendo corriendo o escalando pero de una forma más suave. Muchas veces el cuerpo te pide descanso pero la cabeza te pide salir. Incluso en los días de carrera, cuando hace buen tiempo, me molesta tener que descansar. Cuando hace mal tiempo es más llevadero el no poder correr. Siempre he entrenado mucho y las cosas han ido bien.

¿Cuál es entonces tu idea de unas vacaciones?
Suelo hacer vacaciones en noviembre, cuando se acaban las competiciones de trail y antes de que empiecen las de esquí. El plan es siempre hacer dos semanas de reposo. Pero la realidad es que descansas dos días y después ya quieres volver a la actividad.
El año pasado terminamos la temporada de correr y mi pareja y yo nos fuimos de vacaciones a la Isla Mauricio. Habíamos planeado estar allí dos semanas. Y el primer día está bien. Tocas el agua, tomas un poco el sol, lees libros… Yo no soy demasiado de playa pero no quise decir nada para no estropear las vacaciones. Al día siguiente fue ella misma la que me sugirió si podíamos cambiar los billetes e ir a otro lugar y nos fuimos a esquiar.

Deduzco que no te atraerá una prueba en el desierto.
Tanto el desierto como el agua son dos medios naturales en los que no hay tanta huella del ser humano y eso da vértigo. Son medios muy distintos a la tierra y además me cuesta adaptarme al calor.

¿Cómo te ha afectado la crisis como deportista?
Tengo la suerte de poder vivir de los patrocinadores. Pero de todos modos hay cosas más importantes que el deporte. El deporte es espectacular pero está muy sobrevalorado. Cuando un deportista gana más dinero que un maestro o un médico es que algo no va bien.
Los deportistas de élite deben preocuparse por ganarse esponsors, por comunicar y seguir avanzando en sus metas. Las becas del deporte deben destinarse a la formación, a la base. Y las ayudas económicas del Estado debería ser para otros fines. Que las listas de espera de los hospitales sigan aumentando es preocupante; no tanto que un deportista cobre más o menos ayudas.

Por último, ¿cómo te ves con 70 años?
En el monte. Puedes disfrutar de la misma actividad yendo más despacio o, al final, sólo andando. Este deporte me ha dado mucho, lo amo y quiero disfrutarlo siempre.


No hay comentarios

Añade el tuyo