RUNNING

Entrevista a la creadora del programa de entrenamiento running Mensaje en una Botella

Mary González Reina: “La sociedad nos hace perezosos pero podemos dejar de serlo”

mensaje-en-una-botella

Mensaje en una Botella es el nuevo programa de entrenamiento de Mary González Reina diseñado para decir adiós al 'yo perezoso'.

(15-3-2017). Tan solo son necesarios 21 días para crear un hábito en una persona. Y es el tiempo que la atleta e impulsora de Espacio de Corredoras y #elartedecorrer, Mary González Reina, considera que necesitamos para desterrar el ‘yo perezoso’ y convertirnos en corredores habituales. Es el objetivo del proyecto Mensaje en una Botella, del que su creadora nos da más detalles a continuación.

mary-gonzalez-reina-atleta

La atleta Mary González Reina ha diseñado este plan de entrenamiento para los que no pueden permitirse un entrenador personal o no pueden asistir a entrenamientos en grupo de los clubes.

¿Cómo surge Mensaje en una Botella?
En el momento de plantear Mensaje en una Botella, recibía mucha demanda de personas, en su mayoría mujeres -seguramente procedentes de Espacio de Corredoras y muy probablemente porque en general recae más trabajo familiar sobre sus espaldas-, que necesitaban y querían empezar a cuidarse con una actividad que les permitiera conciliar su vida personal, familiar y laboral. Correr no requiere de infraestructura ni horarios y aunque a muchas es un deporte que no les apasionaba, les encajaba a la perfección una actividad basada en la carrera a pie. Querían y solicitaban tener un grupo de entrenamiento, pero en ciudades grandes encontrar esa filosofía de ‘empezar desde cero’ les era difícil, así que o contrataban a un entrenador personal o desistían. En otros casos, les era imposible permitirse un entrenador personal e intentaban llevar a cabo su propio entrenamiento, se descargaban un plan de entrenamiento por Internet o salían sin más a correr. Esta situación generalmente acababa con el abandono prematuro de la actividad.

¿Cómo combate su proyecto este abandono prematuro?
Este perfil de personas requiere de un plan de entrenamiento, pero es tanto o más importante tener a una persona (entrenador) que sea capaz de motivarles sesión a sesión para que entiendan que es un proceso. Que al principio acumularán sensaciones de dificultad por falta de forma deportiva pero que con las semanas, y gracias al asesoramiento, verán una mejora constante y progresiva. Que el entrenamiento tenga sentido común, esté adaptado al nivel de la persona y provoque toda una serie de cambios de hábito, es el objetivo a conseguir para poder superar el reto en 21 sesiones de entrenamiento.

Correr es un deporte que a muchas mujeres no les apasiona pero que encaja a la perfección en su necesidad de actividad física

¿Porqué llamarlo Mensaje en una Botella?
La idea del nombre surgió porque quería de manera amable acercarme a personas que en muchas ocasiones o etapas de su vida quizás llegaron a odiar correr (ríe), o porque a día de hoy no les entusiasma y lo hacen porque realmente quieren empezar a sentirse bien. Quería que, con un Mensaje en una Botella, entendieran que no podían seguir posponiendo el empezar a cuidarse, a moverse y que el momento era YA porque en el mensaje dentro de la botella, su YO del futuro es el que le dice: ¡ponte las pilas!

Defiende que tan sólo son necesarios 21 días para llevar a cabo el programa. ¿De qué manera?
El reto se compone de 21 sesiones que duran entre 7 y 11 semanas dependiendo del número de entrenamientos por semana. Durante todo el proceso hay un profesional al lado de la persona aconsejándole para que supere día a día la sesión y de forma progresiva y pausada sienta la satisfacción de ir abandonando su ‘yo perezoso’.

El reto se compone de una parte teórica, una parte práctica, que a su vez se divide en un trabajo de carácter aeróbico (caminar-correr hasta correr 30 minutos) y un trabajo complementario que se centra en el reforzamiento del CORE, estiramientos… Así como 21 píldoras, pequeñas reseñas sobre diferentes temáticas relacionadas para no olvidar el resto de hábitos saludables: nutrición, psicología, prevención de lesiones, entrenamiento…

En el mensaje dentro de una botella, tu yo futuro te dice que te pongas las pilas

21 días para crear un hábito. ¿Por qué fases se pasa en el caso de iniciarse en el running?
Hemos detectado que hay tres fases. La primera fase es de dudas sobre el sistema y cómo organizarse. Aquí les aconsejamos que se reserven los días de la semana que previamente creen que van a poder hacerlo porque de esta manera no se pospone el ejercicio. Al inicio, posponerlo es un peligro porque pueden entrar en un círculo vicioso donde pasen las sesiones y no se cumpla con ellas. Siempre con cierta flexibilidad porque pueden haber imprevistos y tampoco es cuestión de generar una presión innecesaria. También suelen tener dudas sobre sí mismos, si conseguirán comprometerse, si conseguirán aguantar los minutos planteados, dudas que desvanecen con los días, aproximadamente hasta la sesión 10.

En la segunda fase han entendido la dinámica del reto y van día a día acumulando sesiones, y a nivel mental no les cuesta tanto. Se empiezan a sentir mejor, ganan confianza en sí mismos y se ven más cerca de alcanzar el reto aunque todavía no se creen capaces de hacer 30 minutos de manera continua. Podríamos decir que están en una fase donde empiezan a ver resultados pero sienten la incertidumbre de lo que va a venir.

Y, por último, en la tercera fase ven la luz al final del túnel. Sienten nervios y adrenalina porque apenas hace unas semanas no podían realizar ni 3 minutos. Satisfacción e incredulidad.

sos--dias-mensaje-botella

El programa Mensaje en una Botella basa su estructura en el hecho de que los humanos tardamos días en crear un hábito.

Dentro de todo el proceso, ¿hay algún momento que se haga especialmente cuesta arriba?
Los primeros días son los más duros porque, por un lado, es una actividad nueva y, por otro, las sensaciones no son agradables. Lo bueno es que al ser el principio, la persona está concienciada y es más difícil que tire la toalla. A su vez, estamos muy encima porque sabemos que hay que aconsejar y apoyar al máximo hasta que vaya cogiendo confianza. Muchas veces no se creen que hayan sido capaces de correr 5 minutos seguidos, y esa pequeña satisfacción y logro personal es la que les hace seguir, con nuestro apoyo, a pesar de las sensaciones iniciales.

Al principio se puede caer en el círculo vicioso de ir posponiendo la práctica de ejercicio

¿Y algún momento de ‘subidón’?
¡Sí! Cuando termina la parte principal del entrenamiento, el trabajo aeróbico. Es una mezcla entre cansancio, satisfacción y alegría por haber sido capaz de conseguirlo.

¿Qué pasa si el programa se interrumpe, si se produce una lesión o enfermedad?
El programa se para hasta solventar el problema y entra en juego nuestro método #elartedecorrer, para ponerle solución lo antes posible. En función del caso, se deberá retroceder en el plan para volver a coger impulso, repetir… Se realizará una revisión personalizada y la decisión será en beneficio de la persona. Queremos ser capaces de que cualquier persona, sana, sea capaz de conseguir el reto.

Y después de los 21 días, ¿qué?
Después de los 21 días, la persona será capaz de salir a correr y realizar su trabajo complementario de manera autónoma 2-3 días por semana, es decir, hacer actividad física por su cuenta. O bien, si se ha enganchado al running, decidir si quiere dar un paso más con nosotros y llegar a hacer 45’, una carrera de 5kms… En definitiva, ¡escoger nuevos retos!

Es importante ir reafirmando que a pesar de no tener buenas sensaciones, nos vamos superando

Además del entrenamiento físico, dan mucha importancia al ánimo y a las palabras de aliento.
Ambas partes son importantes, pero sobre todo al principio el apoyo diario toma relevancia por las dudas que se tienen. Cuando van pasando las sesiones, también es necesario estar ahí resolviendo dudas y reafirmando la sensación de que a pesar de que aún no se tienen buenas sensaciones, van consiguiendo superarse.

mensaje-botella-yo-interior

Mensaje en una Botella se compone tanto de entrenamiento físico como de teoría y apoyo moral.

Las palabras pueden mover montañas.
Sí, pero sobre todo aquellas basadas en la experiencia y en la demostración de que sí pueden, y no sólo demostrado con palabras sino con hechos. Los hechos de ir superando día a día la sesión. Nos gusta simplificar las cosas y si de entrada en la entrevista inicial vemos a una persona que no está capacitada para superar el reto, con toda franqueza se lo decimos y le aconsejamos. Al final, tenemos que ser coherentes y todos tenemos que sentirnos satisfechos.

El objetivo es romper con la pereza que nos limita a empezar a movernos

¿En qué cree que fallan los demás programas de entrenamiento personal que existen y cómo le da solución Mensaje en una Botella?
El mercado es grande y hay diferentes perfiles dentro del mismo público que quiere empezar a cuidarse e iniciarse en la carrera a pie (running). No nos gusta juzgar pues no somos quién para hacerlo, a quién le va bien el entrenamiento personal o puede formar parte de un grupo de corredores, adelante. Nosotros sabemos que hay un perfil de persona que no pueden asumir el coste que les supone un entrenador personal y tampoco organizar su semana para asistir en grupo a un entrenamiento. Son a estas personas a las que queremos enviarles un ‘mensaje en una botella’ para que sepan que nosotros sí podemos hacer equipo y cumplir nuestros retos. La diferencia principal es que la planificación se centra en crear el hábito para activarnos, no tanto en los ritmos, y sí en romper con la pereza que hasta ahora nos limitaba a empezar a movernos, aprender un poco más sobre lo que somos capaces de hacer y sobre la salud en general. Lo bueno, también, es que cada uno escoge hasta dónde quiere llegar. Si tienes inquietudes y ganas de aprender, ¡puedes sacarle mucho provecho!

El programa busca combatir el ‘yo perezoso’. ¿Somos perezosos por naturaleza o nos hacemos?
Bueno… (risas) No sé si lo somos por naturaleza, lo que pasa es que vivimos en una sociedad que quién no está estresado es extraño y tenemos varios hándicaps que nos condicionan: el horario laboral de nuestro país no facilita que dispongamos del tiempo que querríamos para hacer otras actividades, descansar….y conciliar en sí mismo es difícil. Todo esto hace que cuando terminamos nuestras tareas y obligaciones, si además no tenemos ninguna urgencia ni somos amantes del deporte, terminemos posponiendo la actividad física porque queremos descansar y tener un ratito para nosotros. Entonces, ¿somos todos perezosos o nos hacemos? Quizás en parte nos hacen pero está claro que es una decisión personal, por suerte, dejar de serlo. Y con esto no quiero decir que siempre tengas que saltar de alegría cuando tengas tu sesión de actividad física, pero saber que aún así la haré porque luego voy a sentirme saludable y emocionalmente más sano, que sé por experiencia que voy a estar satisfecho con la decisión.

 

Más información sobre Mensaje en una Botella

Para saber más sobre Espacio de Corredoras y #elartedecorrer


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Pablo Vega

    De lo más sensato que he leído sobre la manera de enfocar la iniciación en la carrera a pie. Espero que les vaya muy bien en este proyecto.


Publicar un nuevo comentario.