RUNNING

Uñas del corredor: problemas y tratamientos

Típica uña negra de pie de corredor.

(29-10-2014). A continuación os resumimos las principales dolencias que pueden padecer las uñas del pie de los corredores, sus tratamientos, así como algunos consejos para mejorar su salud, de la mano del podólogo Ángel G. de la Rubia.

Las uñas son, según el especialista en biomecánica y podología deportiva Ángel G. de la Rubia, la segunda razón por la que los deportistas más solicitan los servicios de los podólogos. Las principales razones, la presencia de hematomas, encarnamientos o la pérdida total o parcial de las mismas. A continuación os resumimos las principales dolencias que pueden padecer las uñas del pie de los corredores, sus tratamientos, así como algunos consejos para mejorar su salud.

Las uñas son, empieza explicando el experto podólogo, “unas formaciones laminares de queratina que tienen el cometido de proteger la zona más sensible de los dedos, que son, a su vez, las partes más alejadas de nuestro cuerpo y con las que nos relacionamos con el entorno. Si no fuera por las uñas, sufriríamos continuos traumatismos en el pulpejo de los mismos”.

En el caso de los runners, Ángel G. De la Rubia comenta que “al corredor de fondo se le reconoce fácilmente por sus uñas ya que los microtraumatismos repetitivos de sus dedos con la puntera de la zapatilla van a ocasionar en muchas ocasiones pequeños desastres en sus uñas”.

Algunos de los principales “desastres” como denomina el experto que pueden padecer las uñas de los corredores son traumatismos por golpes o roces, pero también infecciones por hongos (llamadas onicomicosis), bacterias (panadizos), virus (herpes), soriasis, callo subungueal o tumores (glómico) de carácter maligno.

Según De la Rubia, en muchas ocasiones, un traumatismo inicial en la uña puede ser “la base para que se produzca una infección y esa infección favorecerá el desprendimiento de la lámina ungueal, entrando de esta forma en un círculo vicioso que culminará, en muchas ocasiones, con la pérdida de la uña”.

Enfermedades de las uñas más frecuentes

Síndrome de la uña negra
La dolencia conocida como ‘uña negra’ se produce por un hematoma o acúmulo de sangre bajo la uña y, generalmente, está provocado por microtraumatistmos repetitivos (roce con el calzado, choque del dedo contra la zapatilla en bajadas prolongadas, etc.). Puesto que la sangre no puede salir hacia el exterior, se almacena bajo la uña, provocando dolor y que la uña adquiera un color azul-morado.

Si no han pasado más de 24-36 horas, esa sangre se puede evacuar, haciendo un pequeño agujero en la uña (con aguja/clip incandescente o micromotor) lo que permitirá que salga toda la sangre acumulada, y que desaparezca el dolor de forma casi inmediata.

En el caso que no se haya podido proceder al drenaje, la sangre acumulada bajo la uña se coagulará, se secará y hará que aparezca la temida uña negra. Ahora bien, si el hematoma fue muy extenso, y cubría toda la uña, también puede ocasionar la perdida total de la misma.

Con todo, el experto asegura que en 9-12 meses la uña se regenera por completo.

Infección por hongos
Las enfermedades por hongos (inocomicosis) representan el 50% de las patologías de las uñas y según las estadísticas, hasta un 20% de la población general las padece o ha padecido alguna vez. Porcentaje que se dispara en mayores de 70 años y en deportistas habituales.

Una infección por hongo no tratada “normalmente producirá con el paso del tiempo un engrosamiento de la lámina ungueal (la parte visible de la uña) y un cambio de coloración hacia amarillento, marrón, verdoso e incluso negruzco”.

Para tratarlo, “lo primero es acudir a un podólogo o dermatólogo que determine de qué tipo de infección se trata. Seguido se pueden usar tratamientos tópicos, en forma de laca (amorolfina, ciclopiroxolamina), orales (itraconazol, fluconazol y terbinafina) o combinados, logrando una curación total entre 6 y 18 meses de tratamiento”. Existe otro tratamiento alternativo más nuevo que es mediante láser que logra la curación incluso en casos extremos con 3 a 5 sesiones.

Malformaciones de las uñas
Otra dolencia frecuente en corredores es la Onicogrifosis. “Se trata del engrosamiento de la placa ungueal con importante deformación de la uña, que se caracteriza por presentar surcos o rebordes transversales y una coloración pardusca”, describe el experto. “Se trata de una uña difícil de cortar y que a menudo produce desgarros de la matriz, dolor y lesiones al dedo contiguo”. Entre las causas más frecuentes se encuentras los microtraumatismos al correr o el crecimiento anormal del hueso en la falange correspondiente.

Su tratamiento se basa en el fresado de la uña con micromotor eléctrico “que tendrá un efecto aproximado de 4 meses”, la eliminación de excrecencia ósea de la falange distal del dedo gordo, si existiese, o la extirpación completa de la uña.

Uñeros
Los uñeros o onicocriptosis son incrustaciones del borde de la uña en el reborde de la piel, favorecida por la forma en teja de la uña, el exceso de sudor, infecciones repetitivas y el engrosamiento de la lámina ungueal, el uso de zapatos estrechos y, en el caso concreto de los corredores, los microtraumatismos y el exceso de pronación, provocando el despegue del pie por el lateral del primer dedo, originando primero inflamación y después encarnamiento.
Para el tratamiento de dicha dolencia, De la Rubia detalla tres pasos:

  • Reeducar el posicionamiento de la uña mediante la colocación de torundas de algodón, con la intención de abrir la uña y dejarla crecer hasta que el ángulo superior de la misma supere el reborde de la piel incrustado, cortando la uña después siempre recta.
  • Si la piel que rodea la uña está inflamada, se realizará un corte lateral de parte de la uña enterrada para favorecer la normalización de la misma con antibióticos, baños salinos, etc..
  • Si los dos procedimientos anteriores no han solucionado el problema, será necesario realizar la resección total o parcial de la lámina ungueal, bajo anestesia local, solucionando el problema definitivamente.

Recomendaciones para preservar la salud de las uñas
Dicho todo esto, el podólogo Ángel G. de la Rubia nos aporta algunos consejos para preservar la salud de las unas del pie de los corredores:

  • Cortar las uñas rectas a nivel del borde libre de la piel. En el caso de tener una competición, las uñas se cortarán entre 7 y 10 días antes del día de la carrera.
  • Secar bien los pies después del baño o la ducha
  • Neutralizar el exceso de sudor con algún preparado
  • Evitar calzado y calcetines que opriman los dedos
  • La zapatilla deportiva será un número mayor, o al menos 0,5 cm más, que el calzado habitual
  • Usar una lazada que acordone firmemente la zapatilla a nivel de la garganta de pie. Un dibujo de lazada recomendado es aquel que cruza el cordón que sale de la zona del primer dedo hasta el último ojal del lado contrario, donde se ata el nudo. El resto de los cordones pasará de lado a lado. De esta forma, el cordón levantará levemente la tela de la zona del primer dedo dando más espacio.
  • Ante un cambio de coloración, aspecto o groso de las uñas, acudir al podólogo

Ángel G. de la Rubia es especialista en biomecánica y podología deportiva y director del Centro Terapéutico del Pie S.XXI.

Más información: Centro Terapéutico del Pie S.XXI


No hay comentarios

Añade el tuyo