CICLISMO

Finisher de la Titan Desert 2019

Àlex Roca: “El único límite se lo pone uno mismo, pero hay que ser realista”

alex-roca

(8-5-2019). Àlex Roca ha demostrado que el único límite se lo pone uno mismo. Acaba de volver del desierto con la piedra más preciada. El trofeo de finisher de la Titan Desert 2019. De pequeño, con tan sólo 6 meses de vida, sufrió un herpes cerebral que derivó en una parálisis que le dejó con una discapacidad del 76%. Una discapacidad que no le ha impedido terminar este año la Titan y también el Medio Maratón de Barcelona.

Tras abandonar la pasada edición por deshidratación –había recorrido ya 300 kilómetros por el desierto marroquí- este año se ha sacado esta espina clavada. Àlex es tozudo, tenaz y perspicaz. No entiende de muros. Y si estos existen, los derriba con tesón y sacrificio.

¿Qué ha sido lo más duro en este recorrido de más de 600 kilómetros por el desierto de Marruecos durante 6 días del que acabas de volver hace escasamente 3 días?

Lo más duro es la monotonía. El paisaje es espectacular, pero mires donde mires, lo ves todo igual. En realidad, es como si no vieras nada, ya que no tienes ninguna referencia que cambie el horizonte. A nivel psicológico, esto es realmente muy duro. Varias veces te llegas a preguntar aquello del “qué hago aquí con este calor”. Pero, por suerte, con fuerza de ánimo y tirando de cabeza lo acabas superando etapa tras etapa.

Varias veces me llegué a preguntas ¿qué hago aquí con este calor?

¿Qué sientes al poder tener en tus manos la piedra de finisher de la 14ª edición de la Titan Desert?

(Se emociona antes de contestar). La verdad es que es brutal. En realidad, no tengo palabras para definir la sensación que siento. Aún estoy en estado de shock, no me lo puedo creer. Sinceramente, creo que junto al equipo que me ha acompañado en esta gran aventura, hemos hecho historia.

Son 6 días en etapas que, como decías, pueden llegar a hacerse realmente duras. ¿En algún momento llegaste a pensar que se podía repetir la misma historia del año pasado en el que tuviste que abandonar en la 2ª etapa por deshidratación?

La primera etapa circular que empezaba y terminaba en Merzouga (con 109 kilómetros y un desnivel acumulado de 800 metros) fue la más dura para mí. Entré en un bucle muy fuerte del que me costó mucho salir. Y la carrera no había hecho nada más que empezar. Además, tras el abandono de la pasada edición, sentía la presión de que este año tenía que terminar sí o sí. A partir de la 2ª etapa, progresivamente, fui quitándome esta presión de encima y pude disfrutar mucho más de la aventura. Se me hizo todo mucho más llevadero (afirma, con sinceridad).

¿Qué aprendizaje extrajiste de lo que os ocurrió el año pasado? (a pesar del abandono, la organización os dejó hacer la última etapa a modo de reconocimiento para poder llegar a la línea de meta).

Sólo puedo tener palabras de agradecimiento para la organización. Han confiado en mí en todo momento. Creo que merece no un 10 sino un 1.000 en todos los aspectos. Desde mi punto de vista, son los responsables de la prueba más espectacular del mundo (y sonrisa delata las emociones vividas en Marruecos, que vuelve a su mente, como un viaje de ida y vuelta).

El equipo de Àlex Roca, tras finalizar la Titan Desert 2019. Foto: Àlex Roca.

El lado izquierdo de tu cuerpo está paralizado tras la parálisis cerebral que sufriste con tan sólo 6 meses de vida. No tienes la estabilidad suficiente como para poder ir en bici en solitario, pero pudiste competir gracias a ir en un tándem. ¿Cómo definirás a tu compañero de ruta, Héctor Rodríguez?

Héctor, como el resto del equipo (formado por 5 personas) es una persona y deportista alucinante. Otra vez, más de lo mismo, no merece un 10, sino un 1.000. Tanto Héctor, como el resto de integrantes del equipo, tenían clarísimo su rol. Me cuidaron en todo momento, me trataron como un rey. Si te soy sincero, no tengo palabras de agradecimiento suficientes para cada uno de ellos. Durante 6 días hemos sido una gran familia.

Ahora soy más fuerte mentalmente y he aprendido a escuchar mi cuerpo

Este tipo de retos nos cambian como personas. No somos los mismos que cuando iniciamos el proceso de preparación. ¿Cómo te ha cambiado a ti la Titan?

Tal y como te comentaba al principio, acabo de aterrizar de Marruecos como aquel que dice y aún me cuesta asimilarlo todo. Supongo que poco a poco seré más consciente de la transformación y de lo que hemos llevado a cabo. Sin embargo, sí puedo decirte que ahora soy más fuerte a nivel mental y he aprendido mejor a escuchar a mi cuerpo. Además, creo que valoro aún más todo lo que tenemos en la vida. También la vida en sí misma, ya que nos creemos que somos inmortales y, en realidad, somos como hormigas. La vida, a veces, puede sorprendernos con la peor de las caras y podemos morir cuando menos lo esperamos. Es lo que ocurrió en la 3ª etapa con Fernando Civera. Desde aquí, quiero aprovechar también esta entrevista para mandar un fuerte abrazo y muchos ánimos a su familia.

¿Te gusta que se vea tu vida como una historia de superación?

Me da igual, sinceramente. Soy una persona que lucha por sus sueños y por todo aquello que me hace feliz. Cómo lo vean los demás, no me importa mucho. Me centro en cómo lo vivo yo mismo y mi entorno más cercano (contesta, reflexivo).

Nos creemos que somos inmortales cuando en realidad somos hormiguitas

Por ahora, todo lo que te has metido en la cabeza lo has acabado logrando. Podríamos decir que eres una auténtica garantía.

En realidad, no siempre puedes lograr lo que quieras. No obstante, tomando perspectiva, te das cuenta que, desde otro ángulo y cambiando algunas cosas, puedes volver a intentarlo y quizás lograrlo, con más éxito. En mi caso, por ejemplo, me ha salido bien. He vuelto a la Titan Desert y he logrado terminar. Pero no creo que sea ninguna garantía de nada. Sólo puedo garantizar esfuerzo y lucha en cada reto que me propongo.

Dices que los límites te los pones tú mismo. Supongo que es el mensaje que más deseas hacer llegar a la gente tras completar un 2019, hasta ahora, con 2 grandes retos logrados: ½ maratón Barcelona y Titan Desert.

El límite te lo pones tú mismo. Eso sí, hay que hacerlo siempre desde un punto realista, tocando con los pies en el suelo. Nunca debes dejar de hacer una cosa por lo que la gente te diga o por el miedo del qué dirán. Debes ser egoísta en este sentido y, si te hace feliz, pruébalo. Es tu vida, no la de los demás.

¿Ya te has planteado cuál va a ser tu siguiente reto tras la Titan Desert?

A partir de ahora me centraré en correr carreras de 5K y 10K, además de triatlones. Eso sí, entre ceja y ceja ya sueño con poder correr y completar el ½ Maratón de Nueva York. Poder correr en la ciudad de la gran manzana debe ser una experiencia increíble.

Hay que ser egoísta en el sentido de que si lago te hace feliz, debes probarlo, sin el miedo al qué dirán

Dentro de estos retos de futuro, he leído que incluso te planteas participar en el París-Dakar.

Sí, es algo que me gustaría mucho, la verdad, y más después de la buena experiencia de este año por el desierto de Marruecos. Sin embargo, es algo que no me planteo a corto plazo, sino para dentro de mucho tiempo. Y es que antes quiero hacer otros retos como los que te comentaba anteriormente.

¿Tanto magnetismo tiene el desierto para ti?

Al desierto hay que tenerle siempre mucho respeto. Siempre. Tienes que convertirte en su amigo, acercarte a él con cautela. Tenía una espina clavada tras lo que ocurrió el año pasado, pero ya me la he quitado. Si me preguntas, ahora mismo, creo que no volverá a repetir una experiencia como ésta.

Información de contacto:

www.alexroca91.com

@alexroca91

 

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo