CICLISMO

La enseña prevé facturar casi cuatro millones este año

Bicicletas Medina aumentará un 75% la superficie de su tienda

Pasará a tener 1.050 metros2 y prevé reinaugurarla en enero

Medina

El histórico detallista Rafael Medina ha decidido retrasar unos meses su prejubilación a causa de la ampliación de su macrotienda.

(9-12-1021). Había tomado la decisión de prejubilarse cuando se le presentó la oportunidad de alquilar una nave contigua a su macrotienda para ganar espacio. Ramón Medina decidió “complicarse la vida” y en poco más de un mes espera inaugurar la ampliación.

Bicicletas Medina ha alquilado una nave industrial contigua a su local de Barcelona con el objetivo de ampliar las instalaciones en enero. Con este movimiento, se ganarán unos 250 metros cuadrados de tienda y otros 200 metros cuadrados de almacén a los 600 que ocupan actualmente la tienda y el taller, alcanzando el establecimiento un total de 1.050 metros cuadrados. Todos los accesorios y componentes se desplazarán al nuevo espacio y la zona que éstos ocupaban se utilizará para ampliar la exposición de bicicletas.

Esta operación va a retrasar unos meses los planes del propietario de Bicicletas Medina, Ramón Medina, que este verano vendió la tienda que tenía en Cerdanyola del Vallés con la idea de ceder la gestión de la tienda de Barcelona a su hija y a su yerno y prejubilarse. “Me he ‘complicado’ la vida alquilando la nave de al lado”, reconoce. De todas formas, su idea es dar un paso al lado cuando esté lista la ampliación.

BUEN MOMENTO

El histórico detallista afirma que es un buen momento para las tiendas de bicicletas, aunque advierte que “quienes no hayan comprado lo van a pasar mal” a causa de la escasez de producto.

No es su caso, ya que su política de compras ha sido ambiciosa. Aun así, puntualiza que ahora mismo todo lo que entra sale rápidamente, hasta el punto de no tener casi nada en eléctricas. “Me arriesgo, pero tengo la tranquilidad que casi todo lo que compro está vendido”, explica.

En el caso de las tiendas de pequeño tamaño y poca capacidad de compra “que no hayan hecho los deberes”, Medina llega a decir que les ve poco futuro “a no ser que se dediquen al taller y paguen poco alquiler”.

CONCENTRACIÓN DEL SECTOR

Ante las operaciones de adquisición de tiendas por parte de grandes grupos en el sector que se están produciendo últimamente, el propietario de Bicicletas Medina reconoce que le han planteado la compra y no descarta vender si llega la oferta adecuada.

En cualquier caso, Ramón Medina afirma que esta concentración no tiene por qué perjudicar a los detallistas independientes, ya que en las grandes cadenas “se pierde el trato personalizado”.

En opinión de Medina, quienes más tienen que perder con esa concentración son las marcas, ya que “una cadena con medio centenar de tiendas va a hacer con las marcas lo que quiera, va a jugar con ellas”. Y en este sentido, el detallista lamenta la política de algunas enseñas, que “se equivocan al beneficiar a las grandes cadenas en detrimento de algunas tiendas independientes, a las que pueden llegar a dejar de servir por presiones de las cadenas”.

Medina también critica el hecho de que algunas marcas ya “hayan empezado a programar parte de 2023 cuando aún no han entregado nada de la colección 2022”.

Además, el propietario de Bicicletas Medina explica que ha mantenido conversaciones con otras tiendas en las que se ha planteado la creación de un grupo de compra: “Podríamos llegar a unirnos unas diez o doce tiendas importantes y tendríamos la sartén por el mango”, advierte el detallista.

CRECIMIENTO DE DOBLE DÍGITO

Bicicletas Medina pasará de facturar menos de 2,5 millones en 2020 a casi 4 millones este año. Y el crecimiento hubiera sido mayor de no ser por la falta de material, según Ramón Medina.

De todas formas, advierte contra la percepción de que una mayor disponibilidad de producto habría beneficiado a todas las tiendas: “Si hubiera material para todo el mundo tampoco se vendería tanto. La gente acaba viniendo a los establecimientos grandes porque sabe que tenemos stock. Si todos hubiéramos tenido material, hubiéramos perdido algunos clientes que vienen de lejos”.

Rafael Medina destaca el auge del mercado de bicicletas eléctricas, que es “una locura”. Y de cara a la campaña de Navidad espera aumentar ligeramente las ventas, aunque reconoce que en su tienda los meses de mayor facturación son junio y julio.

FOCO EN EL CANAL OFFLINE

De cara al futuro de empresas como la suya, el detallista considera prioritario el canal físico, ya que el online acabará obligando a “vender sin margen comercial”. Por eso, piensa que se deben centrar los esfuerzos en dar un buen servicio al cliente que acude a la tienda.

Aunque las ventas han descendido considerablemente respecto a principios de año, Medina no teme al sobrestock: “Yo voy a tener stock. Si sobra, ya se venderá”, sentencia.


No hay comentarios

Añade el tuyo