CICLISMO

Desacuerdo sobre el futuro del sistema público de bicis de San Sebastián 

Los grupos del Ayuntamiento tienen distintas propuestas para Dbizi

(20-11-2012). Según recoge el Diario Vasco, la corporación municipal de la capital donostiarra no se pone de acuerdo en cómo continuar con el servicio público de préstamo de bicis, Dbizi, que hasta final de año lo mantiene de forma gratuita para el Ayuntamiento la empresa Cemusa, que explota la publicidad de las marquesinas de autobús. Mientras que el servicio ha ido creciendo en popularidad, con 3.600 abonados, ha ido complicando su viabilidad futura.

El gobierno municipal no sólo quiere regularizar su gestión sino ampliar el número de estaciones. Pero la fórmula que ha elegido, consistente en que Donostibus asumiera la titularidad del servicio para su explotación indirecta por una empresa, se ha topado con la negativa tanto de los sindicatos de la empresa municipal de transporte como de los tres grupos de la oposición (PSE, PP y PNV). Este motivo obligó a Bildu a retirar la propuesta del orden del día del consejo de administración de Donostibus, donde los sindicatos y los representantes de los grupos municipales tienen mayoría y estaban dispuestos a votar en contra.

En qué situación se encuentra el servicio de préstamo Dbizi y qué propuesta barajaba Bildu. Hoy hay en la ciudad 9 estaciones de préstamo público de bicicletas, tras la ampliación en cuatro nuevos puntos puesto en marcha en julio de 2010 gracias a una subvención de la Autoridad del Transporte de Gipuzkoa. 3.600 personas utilizan las 150 bicis repartidas en estos puntos. El abono cuesta 20 euros anuales y la primera hora de utilización de los ciclos es gratuita.

El servicio tiene coste cero para el Ayuntamiento porque empezó como una experiencia piloto para dos años. Se puso en marcha en enero de 2008 y se ha prorrogado otros dos. Cemusa, la empresa que explota la publicidad de las marquesinas de autobús, asumió el mantenimiento del servicio como una prestación más a la ciudad por un periodo de tiempo concreto. Ese plazo de tiempo se ha acabado y ahora el Ayuntamiento debe decidir cómo continúa prestando este servicio que, además, quiere ampliar. El servicio de préstamo de bicicletas tiene un problema serio para una administración municipal: exige un desembolso importante porque el mantenimiento de las bicicletas oscila entre 3.000 y 4.000 euros por bicicleta/año.

Los sindicatos de Donostibus sólo estaban dispuestos a asumir este servicio si se prestara de forma directa por la empresa municipal, lo que dispararía aún más el coste. Los grupos municipales de PSE, PP y PNV creen que Bildu no ha justificado política y económicamente por qué Dbus debe asumir este servicio que añadiría 408.000 euros anuales a un desequilibrio financiero de las cuentas de Dbus, que hoy ya alcanza los 12,5 millones de euros. El portavoz del PP, Ramón Gómez, señaló que esta medida «no ha sido justificada» por Bildu. Asumir Dbizi por Donostibus «significa aumentar el déficit de la compañía». El portavoz del PSE, Ernesto Gasco, indicó que si el servicio no puede continuar prestándose por Cemusa, que el Ayuntamiento lo saque a concurso público: «No es entendible que Dbus quiera asumir ese servicio». El concejal de Movilidad, Jon Albizu (Bildu), señaló que sólo querían plantean una alternativa «para que no se siga gestionando el servicio por una empresa nombrada a dedo».

La propuesta de Bildu plantea que la tarjeta del autobús sirva para coger la bici pública. El servicio se ampliaría inicialmente a 12 estaciones y 200 bicicletas. Los abonados (usuarios habituales) pagarían 35 euros de cuota anual y una tarifa de de 0,15 euros por los primeros 30 minutos de cada uso de la bicicleta. Los no abonados pagarían 0,50 euros por viaje. Con estas tarifas se lograría una autofinanciación del 30% del coste del servicio. Pero habría 408.000 euros que aún debería costear el Ayuntamiento. De 12 estaciones se pasaría a 16 al cabo de los años. Los horarios de prestación del servicio se ampliarían de 6.30 a 23 horas (00.00 h en verano). Los grupos de la oposición lo ven muy caro para los usuarios y muy caro para el Ayuntamiento. ¿La solución? Deberá ponerse en marcha alguna antes de final de año.


No hay comentarios

Añade el tuyo