CICLISMO

Desde el inicio de la pandemia y según datos de la European Cyclist Federation

España se sitúa en la cola de Europa en inversiones para el uso urbano de la bicicleta

En España sólo se ejecutan la mitad de los carriles bici proyectados

inversiones-destinadas-al-uso-urbano-de-la-bicicleta-BIS

En los cálculos de la European Cyclist Federation (ECF). Las partidas aprobadas se refieren tanto a la construcción de carriles bici como a programas de incentivo para la compra de bicicletas o medidas de reducción y eliminación del tráfico de coches y motocicletas. También se incluyen actuaciones en aquellas áreas que quedan libres de vehículos a motor. Las cifras del gráfico superior son en millones de euros. FUENTE: ECF.

(2-3-2021). Los datos recopilados por la European Cyclist Federation (ECF) desde el inicio de la pandemia señalan que España se encuentra en la cola de los países europeos en cuanto a inversiones para favorecer el uso de la bicicleta. Desde la ECF esperan que los fondos europeos sirvan para revertir esta situación.

En términos relativos, siempre según la ECF, las administraciones públicas en España han invertido, desde marzo de 2020, un total de 0,17 euros por habitante en promocionar el uso de la bicicleta. Este dato es especialmente negativo si se compara con los 7,76 euros de Finlandia, los 5,04 de Italia, los 4,91 de Francia o los 4,80 de Reino Unido. Más alejados se encuentran Lituania, con 2,61 euros de inversión por habitante, Bélgica, con 0,55 euros, Dinamarca, con 0,46 euros y Portugal, con 0,29 euros.

En términos absolutos, los datos sitúan a España en quinto lugar, con una inversión de 7,8 millones de euros. Le superan Reino Unido, con una macro inversión de 326 millones de euros; Francia, con 320 millones de euros; Italia, con 305 millones de euros, y Finlandia, con 43 millones de euros.

De los 202 kilómetros de carriles bici anunciados por las administraciones públicas españolas, desde marzo de 2020 sólo se han ejecutado 105 kilómetros

Las partidas aprobadas se refieren tanto a la construcción de carriles bici como a programas de incentivo para la compra de bicicletas o medidas de reducción y eliminación del tráfico de coches y motocicletas. También se incluyen actuaciones en aquellas áreas que quedan libres de vehículos a motor.

Proyectos que no se ejecutan

El director de propiedad intelectual y recopilación de datos de la ECF, Holger Haubold, explica, además, que de los 202 kilómetros de carriles bici que han anunciado las administraciones públicas españolas desde el inicio de la pandemia, tan sólo se han ejecutado 105 kilómetros, es decir, poco más de la mitad.

Para Haubold, la mala posición de España en relación a otros países europeos se debe a que no hay una apuesta generalizada por la bicicleta por parte de todas las administraciones públicas. El representante de la ECF subraya que algunas ciudades sí han dado pasos adelante en materia de movilidad ciclista y cita como ejemplos a Barcelona, Granada o Sevilla.

De hecho, las inversiones anunciadas y ejecutadas se concentran en pocos grandes municipios. Granada ha reducido o eliminado el tráfico de vehículos de motor en un total de 60 kilómetros, mientras que Barcelona ha inaugurado 21 nuevos kilómetros de carril bici y ha reducido o eliminado el tráfico de vehículos de motor en otros 12.

Mientras en España se invierten 2,46 euros por habitante en infraestructuras para la movilidad ciclista, en Holanda se invierten 30 euros

En tercer lugar, según la ECF, se sitúa Valladolid, que ha inaugurado 6,33 kilómetros de carriles bici y 890 metros de calles peatonales.

Por su parte, Pamplona y Santander han estrenado, desde marzo del año pasado, 1,9 y 1,8 kilómetros de carriles bici, respectivamente.

Muy lejos de Holanda

Por su parte, los datos que maneja la Red de Ciudades por la Bicicleta también son demoledores para el conjunto del país. “El gasto medio en 2020 fue de 2,46 euros por habitante, lo que comparado con países del norte de Europa es una cantidad ínfima. En Holanda, por ejemplo, se invierten 30 euros por habitante y año en nuevas infraestructuras para la movilidad en bicicleta”, manifiesta Haubold.

El responsable de propiedad intelectual en la ECP considera que las diferencias con el norte de Europa no sólo se basan en cuestiones culturales, ya que “en el momento en que una ciudad ha invertido en carriles bici, la práctica ha escalado, como en el caso de Sevilla”.

Haubold también es firme partidario de incentivar la compra de e-bikes para facilitar el desplazamiento en ciudades con un desnivel acentuado. En este sentido, el representante de la federación ha destacado el papel de países como Grecia o Lituania, que con una practica ciclista menor que España, han aprobado medidas de incentivo.

Planes a largo plazo y despolitizados

El responsable de propiedad intelectual y recopilación de datos de la European Cyclist Federation, Haubold Holger, insta a los partidos políticos a consensuar planes de promoción de la bicicleta.

Desde la ECF reclaman a las administraciones públicas españolas que establezcan planes de promoción de la bicicleta a medio y largo plazo, sin que además estén condicionados a los cambios políticos y  sean transversales  los distintos ministerios o departamentos. “Holanda lleva 40 años invirtiendo en la bicicleta como medio de transporte hasta llegar a la situación actual. Además, lo ha hecho con gobiernos de todos los colores”, recalca Haubold.

Es importante que la bicicleta no sea una arma política

Como ejemplo negativo, el responsable de recopilación de datos señala el caso del Ayuntamiento de Madrid. Cuando el PP entró al gobierno municipal en 2019, tiró abajo prácticamente todo el plan de expansión de la red ciclista que había aprobado el anterior gobierno de izquierdas. “Es importante que la bicicleta no sea una arma política”, manifiesta.

Por último, Haubold ha instado a todas las administraciones públicas españolas a que presenten proyectos de inversión en infraestructura ciclista para financiarse con los fondos europeos Next Generation. Según comenta, dichos fondos son una gran oportunidad para impulsar, de una vez por todas, el ciclismo urbano en España.

Cabe subrayar que el Gobierno español aprobó el año pasado una partida de 5 millones de euros para desarrollar un plan ambicioso de promoción de la bicicleta a corto, medio y largo plazo.


No hay comentarios

Añade el tuyo