CICLISMO

El presidente de la EBMA sitúa las e-bikes de carretera como el futuro

Trabajan para que la UE obligue a los coches a llevar sensores de bicicletas

Moreno Fioravanti

El presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti, asegura que el nuevo boom en el mercado van a ser las e-bikes de carretera.

(12-9-2018). Que la Unión Europea redacte una directiva común para los 28 miembros que obligue a los coches a llevar sensores para detectar bicicletas. Es una de las principales demandas de la Asociación Europea de Fabricantes de Bicicletas (EBMA), cuyo objetivo sería velar por la seguridad de los ciclistas e impulsar las ventas de e-bikes de carretera.

“Trabajamos en Bruselas y Ginebra para convencer a la industria del automóvil que no se centre en el desarrollo de vehículos de frenado autónomo, sino que apueste por la instalación de sensores que detecten a los ciclistas en la carretera”. Son palabras del presidente de la EBMA, Moreno Fioravanti, quién cree que “de aquí a 5 años, la nueva generación de vehículos va a tener los sensores, mientras que las e-bikes dispondrán de un chip conectado a una red”.

Con un mercado europeo en el que las bicicletas eléctricas cada vez tienen más peso, Fioravanti sitúa “la conectividad” como el principal factor de desarrollo en la industria. Una conectividad ligada a la seguridad. Según el presidente de la patronal de fabricantes, aquellas empresas, sean grandes o pequeñas, que inviertan en innovación y consigan modelos interconectados van a disponer de un margen grande de crecimiento comercial.

Con todo, Fioravanti advierte que las inversiones empresariales van a depender, en parte, “de la imposición definitiva de medidas antidumping a la importación de e-bikes chinas”. “El país asiático dobló la presencia de sus productos en Europa durante 2017 y existe el peligro que se acaben quedando el mercado con un producto de menor calidad”, advierte el representante de la EBMA. La decisión final de la UE se conocerá antes de enero.

Las eléctricas de carretera

De las poco más de 20 millones de bicicletas vendidas en Europa el año pasado, 2 millones ya eran eléctricas, una cifra que va creciendo cada año. Si bien Fioravanti reconoce la asimetría entre los países miembros de la UE, no tiene ninguna duda que las e-bikes son el futuro y que “en 5, 10 o 15 años” van a igualar en ventas a los ciclos convencionales.

“Los primeros países en apostar por las eléctricas, en este caso las urbanas, fueron Holanda, Bélgica y Alemania. Posteriormente, empresas como Bosch invirtieron en tecnología y se produjo el boom de la mountain bike eléctrica. El siguiente paso va a ser el impulso de la e-bike de carretera”, afirma Fioravanti.

Según el directivo, el ciclo eléctrico “va a suponer una mayor seguridad para el ciclista, no sólo de cara a los coches sino también para su salud”. Desde la EBMA consideran que el mercado va a demandar potenciómetros conectados a un ordenador, que controlen los ritmos cardíacos del ciclista y que pongan en marcha los motores una vez se ha superado el límite prefijado.

La industria de las e-bikes en España

Preguntado por el desarrollo de la industria de las bicicletas eléctricas en España, donde las ventas son todavía minoritarias -80.000 unidades de poco más de un millón vendidas durante 2017-, Fioravanti considera que “grandes empresas como Orbea o Mondraker van a invertir en el desarrollo de tecnología porque tienen parte de su negocio en el extranjero”.

Con todo, “España, como Italia, ha mejorado en los últimos años en cuanto a carriles bici y de aquí a unos años estará todavía mejor”. El presidente se muestra optimista con la posibilidad de que las eléctricas, especialmente, las de carretera, también acaben siendo relevantes en el mercado español.

Fragmentación

A diferencia de otros sectores del retail deportivo, en los que se produce una concentración de la cuota del mercado en pocas manos, Moreno Fioravanti subraya que el desarrollo de la tecnología eléctrica “ha provocado una fragmentación en la industria de la bicicleta europea”.

“Hoy en día existen 250 empresas europeas que fabrican e-bikes y si conseguimos dejar a China fuera del mercado, todavía va a haber más oportunidades”, declara. Desde la EBMA advierten que si los chinos se quedan con gran parte del pastel de los ciclos eléctricos, “entonces sí que se va a producir una concentración en cuatro marcas”.

Fioravanti desarrolla su argumentación: “Está sucediendo lo mismo que con el boom de la mountain bike hace 30 años, las grandes marcas americanas, como Giant, Trek o Specialized, apostaron fuerte y se quedaron con gran parte del negocio. Ahora es el turno de las e-bikes, aunque en este caso son las empresas europeas las que han dado el paso adelante y las americanas se han dormido”.

El representante de la patronal insiste en la necesidad “de proteger a la industria europea” y de posibilitar que empresas pequeñas puedan crecer si apuestan por la calidad y la innovación. Fioravanti pone como ejemplo la marca española HiBike, “una empresa desconocida en 2010 y que ahora tiene un nombre en el mercado”.

Jóvenes en las plantillas

Cuestionado por cómo las tiendas de ciclismo van a incorporar las novedades tecnológicas de las e-bikes, el presidente de la EBMA considera que se va a producir un relevo generacional en las plantillas. “La industria va a buscar a jóvenes que sepan manejar los motores eléctricos y las conexiones con los ordenadores”, concluye Fioravanti.

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo