CICLISMO

Es el único centro de BTT de Navarra

Ameztia, el hostal familiar que se subió a la bici para atraer más clientes

Hostal-Ameztia-Donezteve-Navarra-2-bis

El Hostal Ameztia tiene su base en la localidad navarra de Doneztebe, junto a la vía verde del Bidasoa.

(10-9-2020). Hace 11 años Jorge Iribarren, que pertenece a la tercera generación al frente del hostal Ameztia, decidió abrir una nueva línea de negocio para atraer más visitantes a la zona: la bicicleta. En la actualidad es el único centro BTT de Navarra y realiza unos 500 alquileres anuales.

Hace 11 años, Jorge Iribarren buscaba un nuevo reclamo para el hostal Ameztia que fundaron sus abuelos. “Veíamos que los tiempos van cambiando y que estamos en una zona muy aislada, por lo que necesitábamos buscar un motivo para atraer clientes”, explica. Aficionado al MTB, Iribarren se decantó por la bicicleta, aprovechando, además, la proximidad del negocio a la vía verde del Bidasoa. Finalmente, en 2019, esta vía fue incluida en Eurovelo y se perfila como una de las puertas de entrada a la península de esta gran red europea.

Más de una década después, el balance es positivo, aunque Jorge Iribarren puntualiza que “el tema de las bicis por sí solo no es rentable, es un complemento al alojamiento”.

El centro BTT de Ameztia, que rigen los propietarios del Hostal Ameztia, cuenta con unas 80 bicis en alquiler, tanto de montaña como de paseo. El establecimiento está adscrito a la red de alojamientos Bikefriedly, dispone de taller, así como de lavado de bicis gratuito.

Ameztia es el único centro BTT de Navarra y cuenta con unas 80 bicis en alquiler, tanto de montaña como de paseo. “Los perfiles de clientes son muy variados, desde familias a grupos de amigos o parejas; algunos traen sus propias bicis y otros las alquilan aquí”, detalla. Todos los huéspedes del hotel, que pertenece a la red de alojamientos Bikefriedly, disponen de taller y lavado de bicis gratuito. En total, la empresa realiza unos 500 alquileres al año, que se concentran principalmente en los meses de verano.

Ameztia inició el verano con toda la incertidumbre que pesaba sobre los negocios turísticos a causa del Covid-19. “El mes julio fue muy flojo, el desconfinamiento era muy reciente y la gente aún no quería hacer muchos planes”, explica el responsable de la empresa. Agosto, sin embargo, fue muy positivo, en línea con el año pasado. “Este mes siempre es fuerte en nuestra zona”, asegura Iribarren, quien no ha apreciado cambios en la procedencia de los clientes. Estos vienen principalmente de Cataluña, Madrid y el País Vasco.

El turismo en bicicleta, a más

El responsable de Ameztia se muestra convencido de que el turismo vinculado a la bicicleta está en auge y que irá a más, “pero no por el Covid-19 sino porque hay un cambio de hábitos y la gente se decanta cada vez más por unas vacaciones activas y en contacto con la naturaleza. La bici está en pleno apogeo e incluso los grandes hoteles la ofrecen como alternativa”.  Iribarren añade que el cliente ciclista “es muy agradecido y disfruta con lo que hace”.

Las salidas guiadas, poco rentables

Cuando Ameztia puso en marcha el centro de BTT hace 11 años la idea era organizar salidas guiadas por la zona y así lo hizo, pero Iribarren recuerda que los costes eran elevados y no salía a cuenta.

El empresario lamenta que el cliente español no está dispuesto a pagar por una salida con un guía y, hoy en día además, dispone de multitud de aplicaciones que le acompañan.


No hay comentarios

Añade el tuyo