CICLISMO

Consejos del consultor en movilidad en bicicleta Haritz Ferrando

Enseñar a los niños a circular por la ciudad

¿A qué edad es aconsejable enseñar a los niños a circular por la ciudad? ¿Cómo hacerlo para que aprendan a hacerlo de forma segura? Estas son algunas de las preguntas que se plantean los padres que quieren que sus hijos aprendan a ir en bici de forma divertida y segura. Haritz Ferrando, consultor en proyectos para la movilidad en bicicleta y presidente de la asociación Bici Terrassa Club, nos da algunos consejos.

Acostumbrar a los niños a desplazarse por la ciudad desde muy pequeños es ideal para promover posteriormente una conducción segura. Así lo asegura, Haritz Ferrando, consultor en proyectos para la movilidad en bicicleta y presidente de la asociación Bici Terrassa Club, quien añade que “actualmente en el mercado existe una gran variedad de accesorios y bicicletas adaptadas para poder compartir el placer de moverse en bici con los más pequeños”, y es que según Ferrando “gracias a esta experiencia previa, les será más fácil abordar los siguientes pasos en los que irán siendo cada vez más autónomos”. Y es que este periodo es un buen momento para enseñar a los niños por ejemplo, a reconocer las señales de tráfico más básicas.

¿A qué edad empezar?

No hay una edad establecida ya que “cada niño y niña tiene su ritmo pero en general a partir de los 6 años suelen tener la capacidad para hacer un pequeño paseo urbano montados en su propia bicicleta”, explica Haritz Ferrando quien hace incidencia en la necesidad de “respetar los ritmos sin compararlos con otros niños. Si vamos demasiado rápido en su aprendizaje les transmitiremos nervios y miedo y pueden incluso mostrar rechazo”.

El proceso de aprendizaje

“Los primeros pasos, lógicamente, serán en entornos libres de tráfico motorizado como parques o plazas, en los que podrán circular libremente e ir así aprendiendo a dominar los frenos, los giros y saber encajar las inevitables primeras caídas”.

Por otra parte Ferrando aconseja que al circular por la ciudad los niños lo hagan delante, “de esta forma podremos guiarlos, orientarlos y controlarlos tanto a ellos como al entorno y además se sentirán los protagonistas del paseo. También aconseja que se opte por circular por el centro del carril para evitar que un coche adelante a poca distancia de los niños y por otra parte para hacernos más visibles”.

No confiarse en el carril bici

“Hay muchos diseños de carriles bici y puede algunos no hayan sido diseñados pensando en los niños. Así, no nos podremos fiar ya que puede estar invadidos por vehículos aparcados, los niños pueden tropezar con las piezas separadoras…” Ante estas posibilidades Ferrando aconseja que en caso de duda “puede ser mejor buscar una ruta alternativa por calles tranquilas”.

A estos consejos hay que sumar el inculcar valores de respeto hacia los peatones. Una serie de actuaciones que potenciará ciclistas prudentes y respetuosos.


No hay comentarios

Añade el tuyo