CICLISMO

Entrevista a Víctor Tarodo, presidente del colectivo en España

IMBA: “Las normativas nos condenan a caminos forestales y pistas de más de 3 metros”

IMBA victor tarodo

El presidente de IMBA España, Víctor Tarodo, confía en que el PEEB armonice todas las normativas en torno a la práctica del MTB.

(23-5-2019). La International Mountain Bike Association (IMBA) defiende los intereses de los practicantes de mountain bike. El presidente de la asociación en España, Víctor Tarodo, pide a las administraciones “que no elaboren regulaciones sin escuchar a los ciclistas”.

¿Cuáles son los principales ‘frentes’ abiertos en España por lo que se refiere al conflicto entre ciclistas y administración?

En general, el conflicto entre la administración y los ciclistas se produce en las zonas más masificadas, que serían el Parc de Collserola en Barcelona, la Sierra del Guadarrama en Madrid o La Calderona en Valencia, así como en alguna parte del País Vasco. En zonas de menos población, hay menos presión.

La práctica del ciclismo también choca con la regulación en los espacios naturales protegidos, los parques nacionales y los parques naturales. En estas áreas, el problema es que se busca la conservación absoluta. Los gestores de estos espacios suelen ser muy restrictivos y prefieren que no pase nadie por ellos.

¿Así se garantiza la conservación?

Desde el punto de vista científico, por el que nos dejamos asesorar, está demostrado que la conservación pasa por el buen uso del espacio, no por no usarlo. Lo que hay que hacer es conservar mediante el mantenimiento, no mediante la prohibición. Los ciclistas somos los primeros interesados en la conservación de los espacios naturales, pero las administraciones no abren la puerta a ella porque cuesta dinero.

Científicamente, está demostrado que el paso de una bici deteriora lo mismo que el paso de un senderista

Científicamente, está demostrado que el paso de una bici deteriora lo mismo que el paso de un senderista. También está comprobado que el mayor efecto de deterioro lo produce el agua. El deterioro que causa una hora de tormenta es infinitamente mayor que el que provoca el paso de un millón de ciclistas. El ciclista no es una especie diferente a los demás usuarios y el posible perjuicio que pueda causar queda condicionado, en última instancia, por sus hábitos y su educación.

Algunos espacios han estipulado que los ciclistas pueden circular por más de 3 metros de ancho. ¿Cómo valoran la medida?

Con las bicis actuales, lo que nos gusta es circular por senderos. Es más divertido. Además, a mayor ancho de camino, mayor velocidad y menos capacidad de frenado, por lo que aumenta el riesgo.

¿Diría que las normativas actuales son más restrictivas con los ciclistas?

El problema es que se están aprobando planes de regulación copiados de ediciones anteriores o de otros parques. Por poner un ejemplo, en el Plan de Ordenación de los Picos de Europa se incluyeron unas especies de flora que no eran de la zona, sino que eran del Pirineo. Entiendo que se llega a estas situaciones por falta de personal o de medios, pero esto demuestra que no son unos planes hechos a medida. Las administraciones, de la misma forma, desconocen cómo son las bicicletas y los ciclistas.

Pero, contestando a la pregunta, sí, las normativas son restrictivas. Nos condenan a caminos forestales y pistas de más de tres metros de ancho.

No hay medios para velar por el cumplimiento de la normativa

¿Se llega a multar a los ciclistas por el incumplimiento de estas normativas?

En teoría sí, pero no hay recursos. Por ejemplo, en la Sierra del Guadarrama, que comprende ocho comarcas, hay un agente forestal por cada una de ellas. No es suficiente para controlar toda la zona. No hay medios para velar por el cumplimiento de la normativa.

¿Las regulaciones son similares en toda España?

Las competencias de medio ambiente están delegadas en las autonomías. Depende de las consejerías de medio ambiente. No hay una velocidad común. Cada autonomía lleva su ritmo.

¿Hay visos de una regulación unitaria?

Desde IMBA estamos trabajando desde hace cuatro años junto a otros organismos en el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta (PEEB). Tiene tres patas, ciclismo urbano, de carretera y de montaña. El objetivo es hacer un laboratorio de estudios de impacto de la bicicleta, implicando a distintas universidades españolas. Este plan prevé la armonización de la legislación actual y es aquí donde tenemos nuestras esperanzas.

¿Cómo afectan estas prohibiciones a la práctica del MTB?

Está claro que van encaminadas a limitar su práctica, pero el movimiento de la población no lo puede frenar nadie. Ahora hay mucha más gente practicando MTB que antes. Las nuevas generaciones entienden su tiempo libre para practicar la actividad que les gusta.

Nosotros queremos una regulación con la que el ciclista esté seguro haciendo lo que hace. Por ejemplo, en Madrid hay una resolución de la Agencia de Medio Ambiente, que ya está extinta, que dice que sólo se puede practicar MTB en caminos marcados son la pertinente señalización. Es absurdo porque tal señalización no existe, pero nos podrían multar.

El auge de las mountain bikes eléctricas, ¿ha complicado el panorama?

Las e-bikes han atraído a más practicantes, lo que significa más masificación. Pero no cabe duda de que son una tendencia muy positiva porque abren este deporte a un mayor abanico de personas.

Estamos en víspera de unas elecciones municipales y autonómicas, ¿qué les pediría a los políticos?

Que nos escuchen, a nosotros y a todos los colectivos. No tiene sentido hacer una regulación de la bici sin escuchar al colectivo ciclista. Que se informen por varios frentes, no sólo por su técnico de medio ambiente.


No hay comentarios

Añade el tuyo