CICLISMO

La empresa Cicloturisme nos propone un viaje en bicicleta de siete días

La Ruta Esmeralda: cruzando Eslovenia desde los Alpes al Mediterráneo

(11-7-2013). Eslovenia es un pequeño y hermoso país de contrastes, dominado al norte por los Alpes Julianos y que toca el Mediterráneo por el suroeste. La Ruta Esmeralda recorre los rincones más emblemáticos y bellos de esta república, la más moderna de la antigua Yugoslavia. Eduard Kirchner, propietario de la empresa Cicloturisme (Girona), nos explica los principales atractivos de este viaje por la naturaleza y la historia eslovenas.

La Ruta Esmeralda discurre por los parajes más atractivos de Eslovenia, tanto por su paisaje como por las poblaciones que atravesamos. Kirchner recuerda que esta república, que colinda al norte con Suiza, ofrece un perfil montañoso muy similar al del país alpino, si bien la ruta discurre por valles y llanuras en los que el paisaje montañoso queda al fondo. “El paisaje es espectacular, el cicloturista podrá disfrutar de la naturaleza al tiempo que conoce la historia del país a través de sus pueblos y monumentos”, detalla.

El punto de salida es la capital, Ljublajana, una de las capitales europeas más hermosas. De ella, desde la empresa Cicloturisme destacan la visita al barrio antiguo, las preciosas mansiones de fin de siglo y la inmensa fortaleza que domina la ciudad desde la parte alta. Desde aquí se continúa por una llanura formada en unas antiguas marismas, con posibilidad de visitar la Reserva Natural del cañón Vintgar, donde se encuentra los restos del viaducto de ferrocarriles más alto del mundo y el Museo Técnico de la Republica de Eslovenia, que alberga los coches del dictador Tito.

A lo largo de la ruta, Kirchner precisa que se atraviesan tanto caminos como carreteras secundarias de montaña, la mayoría rodeadas por bosques y verdes prados. Uno de los principales atractivos del recorrido en bicicleta es que, según afirman desde Cicloturisme, “recorremos el típico campo esloveno, fuera de las principales rutas turísticas”.

Las cuevas de  Postojna -donde se puede descubrir al animal endémico denominado ‘hombre pez’ o sus extraordinarias formaciones de piedras y agua-, el castillo de Predjama -célebre por estar empotrado en una montaña- o Isonzo -un antiguo frente de la II Guerra Mundial- son algunos de los principales atractivos que podemos encontrar por el camino.

Koper: la ‘guinda’ del trayecto

La Ruta Esmeralda concluye en Kope, ciudad-islote sobre el mar Adriático y que posee un rico pasado. Merece la pena la visita al Palacio de los Pretores y la catedral de San Nazario, ambos de estilo gótico-veneciano, situados en la dinámica Plaza de Tito.

Forma física necesaria

Kirchner explica que los recorridos previstos contemplan pedalear alrededor de unos 50 kilómetros diarios que no comportan dificultad técnica, pero aconseja disponer de una “mínima condición física” para afrontarlos. Si se quiere realizar con niños, recomienda que no sean pequeños, ya que se trata “de una ruta más bien cicloturista y no familiar”.

Comer y dormir

Es típico probar el riquísimo jamón de Carst y el vino de sus bodegas. Uno de los platos más típicos de la cocina eslovena son las sopas, con una amplia variedad para todos los gustos. Una de las más populares es la Borscht, elaborada a base de vegetales y que se puede tomar fría o caliente. Tiene un color rojizo, debido a que lleva remolacha. También se debe probar la jota, un guiso de repollo y judías, con algunos trozos de carne o tocino, y el bogra, similar al gulash húngaro con tres tipos diferentes de carne.

En cuanto al alojamiento, Cicloturisme se encarga de gestionar las reservas en hoteles durante todo el recorrido. También dan la posibilidad de alquilar la bici.

Más información: www.cicloturisme.com


No hay comentarios

Añade el tuyo