Dani Molina: “Lo bueno que tiene el deporte es que te da segundas oportunidades”

Dani Molina (4)

(foto: Alexphoto 2008)

(foto: Alexphoto 2008)

En tan solo una semana has vivido las dos caras del deporte. La más dulce, Campeón del Mundo de Acuatlón en la categoría PT3 (como ya hiciste en 2013), y la más amarga, 5º en el Mundial de Paratriatlón de Chicago. ¿Con qué te quedas?

Lógicamente, siempre te quedas con lo bueno. No se es campeón del mundo cada día. Pero la decepción en el Mundial de Paratriatlón fue un palo muy duro porque íbamos muy bien cuando nos bajamos de la bici, en segundo lugar, a tan sólo 30 segundos del primero. Sabía que corriendo bien podía cogerle y ganar. Pero, de repente, el cuerpo no funcionó por un problema en el estómago. No podía correr. Me vi ahí arriba y luego, de repente, todo el mundo me empezó a pasar. Es inevitable que el coco empezara a trabajar e ir hacia atrás. Es una decepción bastante grande, pero de todo se aprende. Y estoy convencido de que podemos luchar por ser campeones del mundo y de Europa el año que viene.

Hablemos de tu victoria en la disciplina de Acuatlón (sobre distancia sprint: 750 metros a nado y 5 quilómetros de carrera a pie). Hiciste un buen sector en la natación, con lo que pudiste tener una carrera a pie quizás más relajada de lo esperado, sacando más de 7 minutos al segundo.

El Acuatlón salió muy bien. Nadé muy bien y saqué mucha ventaja desde el principio. Gracias a esto, pude regular mucho en la carrera y guardar fuerzas para la prueba del viernes, el Paratriatlón. No forcé demasiado.

Después de tu medalla de plata en 2014, ¿este título tiene mejor sabor de boca que el del 2013?

La verdad es que sí. La plata del año pasado fue un fallo mío. Cogí mal una boya y perdí muchísimo tiempo. Volver a ser campeón del mundo nuevamente, después de un año y medio con ese error en la cabeza, pues casi tiene mejor sabor de boca. La primera vez (en Londres, 2013) siempre es positiva, pero volver a repetir esa experiencia me hizo mucha ilusión. Es saber que puedo volver a estar otra vez en lo más alto.

¿Las derrotas son el mejor camino para saborear el triunfo?

Se aprende mucho más de las derrotas que de las victorias. Una victoria es fácil admirarla. Es lo mejor que te puede pasar. Asimilar una derrota, en cambio, es más difícil. Pero se aprende mucho más de ello.

Tu objetivo era también el título mundial de Paratriatlón (750 metros de natación y 20 km en bici, para finalizar con 5 km de carrera a pie). Y al final, quinto. ¿Cómo lo valoras, transcurrida ya casi una semana?

Todo lo que no te mata te hace más fuerte. Y estoy seguro de que este quinto puesto me hará más fuerte. He pasado unos días con pocas ganas de entrenar y de hacer algo. Pero la motivación vuelve rápido y sé que el año que hay otro campeonato del mundo y de Europa. Sé que estoy ahí, y que puedo volver a ganar. Lo bueno que tiene el deporte es que te da segundas oportunidades. Y con trabajo y esfuerzo todo llega. Sé que algún día seré campeón del mundo de paratriatlón. Es mi objetivo.

¿Sencillamente fue un mal día?

Sí, fue un día para olvidar. Cuando terminé, tuve que ir al médico porque me encontraba físicamente muy mal. Estaba destrozado. Pasé más de un día en la cama y todo lo que ingería lo devolvía. Viendo cómo estuve los dos días siguientes a la prueba, fue casi un milagro haber terminado. Pero era importante acabar para poder sacar más puntos de cara al año que viene. Esos puntos me permiten la posibilidad de escoger las pruebas en las que quiero competir y no tener que viajar demasiado, ya que supone un esfuerzo económico del que no disponemos.

En este Mundial de Chicago estrenabas una prótesis nueva, diseñada por el prestigioso ortopeda Jens Müller. ¿Cómo te sentiste con ella, especialmente en el sector ciclista, ya que la cala de la bicicleta está situada en la misma prótesis?

El tramo de bici fue muy bien. Mi mejor sector en esta especialidad en un campeonato del mundo o campeonato de Europa. Prefiero quedarme con esto. El año pasado, los mejores nos sacaron mucho y ahora, gracias a esta prótesis, les hemos recortado más de un minuto. Y este tiempo, en una prueba de poco más de 1 hora, es un mundo. Probamos la prótesis justo una semana antes del campeonato. Incluso me llevé la antigua a Chicago, por si acaso. Pero desde el primer momento me sentí muy cómodo con ella.

Eres fuente de motivación para muchos deportistas, no sólo paratriatletas. ¿El problema es que a nivel periodístico sólo se habla de los triunfos del deporte adaptado y no de las realidades y sacrificios?

El deporte adaptado en nuestro país no es que esté poco reconocido, sino que creo que se le da poco bombo, poca difusión. Tenemos grandes cracks del deporte adaptado. En mi caso, tengo la suerte de contar con gente que me está ayudando mucho en la faceta de comunicación y quizás se me reconoce más. Pero hay muchos nombres desconocidos que son unos auténticos cracks. En este país, se debería apostar un poco más por el deporte paralímpico. Sobre todo porque eso supondría que las marcas y las empresas también harían lo mismo. Es lo que nos hace falta, gente que nos apoye y que quiera ir un poco más allá.

El deporte adaptado en nuestro país no es que esté poco reconocido, sino que creo que se le da poco bombo, poca difusión

Finalmente, no podrás ir a los JJOO de Río. El paratriatlón será olímpico per vez primera, pero únicamente se han aceptado 3 de las 5 categorías que componen este deporte. Y la tuya, la PT3, ha quedado fuera. ¿Es un sueño amputado o bien no te gusta que se use esta palabra?

Es un titular polémico, pero explica perfectamente la situación. Mi sueño, en su momento, fue ser olímpico y ya lo pude ser en Atenas 2004 (en la disciplina de esquí). Y ahora era volver a serlo y, sobre todo, conseguir una medalla. Lo veía cerca. Pero cuando el COI decide que mi categoría no va, pues sí, la verdad, me amputan el sueño olímpico. De disputar una medalla. Es así. Y, con ello, además, te quitan muchas cosas. Te quitan una beca, unas ayudas… una serie de aspectos que te hacen la vida más complicada. Pero, bueno, siempre he dicho que los Juegos no lo son todo en la vida de un deportista. Hay otros objetivos y cosas por hacer. Hay que seguir adelante, luchando, para poder vivir de esto. Quien sabe, quizás en Tokio 2020 van a incluir todas las categorías. Y, depende de cómo estemos, quizás luchamos por estar.

Dani Molina(3)Con una disciplina deportiva no adaptada, ¿el COI se habría atrevido a crear esta división?

No (dice rotundo). Sinceramente, no. Sería imposible. El COI cuando incluye un deporte, lo incluye de forma completa. Y en este caso, sólo había 3 plazas para un deporte y han tomado esta decisión. Es una decisión muy injusta por todos los que nos quedamos fuera. Y rompe los sueños de muchos deportistas que habían entrenado muy duro para estar en unos Juegos. Han jugado con la ilusión y las ganas de mucha gente. En mi caso, por ejemplo, dejé de trabajar para poder dedicarme al 100% a entrenar. Y es triste, pero en el Comité Paralímpico español, una vez que la categoría está fuera de los Juegos, se olvidan de ti. Pasas de estar en la lista por ganar una medalla a no ser nadie.

En el Comité Paralímpico español, una vez que la categoría está fuera de los Juegos, se olvidan de ti

¿Cuál es el ídolo deportivo de Dani Molina?

De pequeño, tenía dos ídolos que eran olímpicos en pentatlón modernos. Mis primos (y ríe). Para mí, eran unos superhéroes. Ahora, creo que Javier Gómez Noya es un deportista único. Lo que ha conseguido él es algo fuera de lo común. Además de un deportista de élite, es una persona ejemplar. Tiene una forma de ser con todo el mundo que es alucinante. Es una persona normal, siendo 5 veces campeón del mundo.

Está de moda y en auge. ¿Te ves haciendo algún Ironman?

Sí, me encantaría. Ya he completado dos medios IM y voy a hacer otro en Mallorca el mes que viene. Es algo que tengo en mente. Me gustaría estar en Hawái, en Kona, el triatlón por excelencia. Creo que sería el colofón perfecto a mi carrera deportiva. Terminar en Hawái, sería algo increíble. Pero quedan aún un par o tres de años y mucho trabajo por delante. Hacer un IM no es cualquier cosa. Hay que ir muy preparado y entrenado. Tienes unas consecuencias físicas muy graves y que pueden pasar factura durante mucho tiempo. Hay que prepararse mucho, tanto física como mentalmente. Y creo que ahora mismo no lo estoy.

Información de contacto:

http://www.danimolina.com

https://twitter.com/danimoli2