Diego Tamayo: “He luchado mucho para hacerme un hueco en el ciclismo profesional”

Diego Tamayo

Diego Tamayo, campeón de la Titan Desert 2015. (foto: cadenaser.com)

Moviéndose entre la carretera y la montaña, en búsqueda siempre de la oportunidad que lo llevará a ser una pieza fundamental en algún equipo profesional, el colombiano Diego Tamayo ha logrado la victoria en la Titan Desert 2105.

Viniendo de una larga trayectoria en el ciclismo de carretera, ¿te esperabas alcanzar la victoria en la Titan Desert?

Realmente me he preparado muchísimo para esta competición. Estaba en muy buena forma física porque durante estos meses previos de entrenamiento me he centrado al cien por cien en este reto. Una vez en el terreno, tampoco tienes claro que vayas a ganar si partimos de que es una carrera muy complicada, en pleno desierto, y con una condiciones climáticas extremas. Pero desde el primer momento partí con mucha ilusión y optimismo por hacerlo lo mejor posible y en cada etapa me he esforzado al máximo por alcanzar la victoria.

¿Te ha resultado dura la competición?

Es muy dura. Son seis días a pleno rendimiento en unas condiciones totalmente diferentes a las que estás acostumbrado. Además había un nivel muy alto entre el resto de competidores y me he tenido que esforzar al máximo para poder estar delante. Hasta el cuarto día estuve segundo en la clasificación y a partir del quinto sabíamos que era decisivo. Por suerte todo salió a mi favor y la última etapa la pude afrontar de forma más tranquila.

El año pasado ya estuviste en la Titan Desert ¿la tomaste como una primera toma de contacto para conocer mejor las características de esta competición y prepararte mejor para este año?

Efectivamente, la Titan del año pasado fue una primera toma de contacto. Aprendí a conocer el terreno, en una etapa me perdí y en otra pinché. Pese a todo conseguí ganar un etapa y dos segundos lugares. Cuando acabé decidí que me presentaría a la siguiente y daría lo mejor de mi. Me siento en plena madurez deportiva y mi sacrificio y bagaje de todos estos años en el mundo del ciclismo han dado sus frutos este año en la Titan Desert.

¿Hay un antes y un después en tu carrera como ciclista después de este triunfo?

Pues sinceramente no lo sé. Lo que sí tengo claro es que he luchado mucho en la vida para hacerme un hueco en el mundo del ciclismo profesional. Siempre he puesto todo el empeño para dedicarme a ello y no ha sido fácil. Ahora llevo un año en el que estoy intentando darle un vuelco a mi vida. Compagino mi pasión por la bici con el trabajo en la tienda Trek Bycicle Store- Zara Bici, en Zaragoza, donde resido. Quiero seguir trabajando duro y seguir creciendo como ciclista, aprender y que el día de mañana alguien pueda confiar en mí.

Quiero seguir trabajando duro y seguir creciendo como ciclista

Saliste de tu Colombia natal con 18 años para lograr tu sueño en el ciclismo. Ahora, con 31 años, ¿qué valoración haces?, ¿te ha sido complicado?

No me han regalado nada. Salí de Colombia con el firme propósito de ser un profesional del ciclismo. Intenté ir a Estados Unidos en el año 2001 para competir en el mundial de juveniles, pero desgraciadamente no salieron bien las cosas y no pude ir. Entonces decidí venir a España. Quise cambiar radicalmente viniendo a otro continente, dejando a mis padres y mi familia, y siempre con la mentalidad de crecer y sobre todo progresar en el deporte. No me arrepiento en absoluto del paso que di en su momento. A mi llegada pasé por varios equipos amateurs españoles de Aragón, País Vasco y Valencia. Finalmente en el año 2006 se me dio la oportunidad de entrar en un equipo profesional, el Atom, donde permanecí durante una temporada

Pero te fuiste a Italia…

Así es. Para seguir viviendo del ciclismo, en el 2009 me marché a Italia, al equipo CarmioOro, donde estuve tres años. Regresé a España porque estaba físicamente agotado. Además me sentía a la sombra de los grandes líderes. A pesar de todo, tuve varios éxitos. En el 2010, por ejemplo, estuve en el Campeonato Mundial de Ruta que se celebró en Melbourne, donde me mantuve en cabeza durante más de 200 kilómetros.

De tus palabras se desprende constantemente “lucha”, “constancia” y “sacrificio”….

Es así. Soy muy constante en todo lo que hago y sobre todo en lo que considero mi pasión: el ciclismo. Siempre estoy dispuesto a trabajar y a afrontar cualquier reto con la ilusión del primer día. Soy joven todavía y no pienso lanzar la toalla. Tengo ganas de luchar y seguir adelante. Estoy orgulloso de los que soy y sobre todo de la gente que me rodea y apoya.

¿Y que te gustaría conseguir?

Me gustaría mucho encontrar esa persona, equipo o manager que quiera confiar en mí. Ahora mismo estoy muy contento con la oportunidad que me ha dado Trek y espero poder seguir colaborando con ellos.

Me gustaría mucho encontrar esa persona, equipo o manager que quiera confiar en mí

¿Seguirás combinando asfalto y montaña?

Mi deseo es poder combinar ambas variantes. Ahora mismo a nivel de competición me gusta la btt. Además me permite aprender cada día más e ir más suelto con la bicileta, pero en mi mente también está la carretera y próximamente también participaré en la Vuelta a Aragón.

De hecho, tu infancia transcurrió en bicicleta entre montañas…

Así es. La zona de Colombia donde crecí tiene muchas montañas y campos y desde muy pequeño salía con la bicicleta a recorrerlas. A los doce años hice mis primeras competiciones. Sin embargo, cuando llegué a España me di cuenta que la btt todavía no tenía la importancia que tiene hoy en día y me centré en el asfalto.

Después de ganar la Titan Desert, ¿qué proyectos tienes en mente?

Ahora mismo quiero descansar un poco y disfrutar de la victoria con los míos. Después seguiré compaginando mi trabajo con la bicicleta. Tengo previsto participar en algunas carreras de rally, en maratones en Aragón. Navarra y Catalunya y cumplir con los compromisos con la marca Trek. De cara al verano intentaré prepararme para el Campeonato de España o alguna carrera que me haga especial ilusión. Sobre todo quiero disfrutar de cada momento y seguir luchando por mis objetivos.