“El pádel puede convertirse en el deporte de referencia para las chicas”

Patty-llaguno-mundial-padel

Nacida en Cartagena (Murcia), tiene 29 años, pero ya es una veterana del pádel. En su haber, dos mundiales por parejas y dos mundiales por selecciones con España, que acaba de revalidar doblemente en Mallorca. Patricia Llaguno Zielinski, Patty, ha dado un paso más en su carrera profesional. Ahora, junto a Eli Amatriain, con quien comparte pala desde hace 3 temporadas. Trabajadora, constante y alegre, empezó a jugar a los 8 años. Ahora mismo, vive con intensidad un deporte que suma adeptos y seguidores en nuestro país. El circuito profesional, con sede en España, es una buena muestra de ello.

El pasado fin de semana, te proclamaste junto a Eli Amatriain, campeona mundial por parejas en el torneo disputado en Palma de Mallorca. ¿Has digerido ya esta victoria?
El domingo fue un día súper intenso, con muchísimas emociones. Y, poco a poco, voy volviendo a la rutina normal. Juntas, hicimos un gran trabajo durante toda la semana y ahora ya tenemos que pensar en el siguiente torneo. Estamos muy contentas por lo que hemos logrado.

¿Qué hay detrás de este título? ¿Qué factores han sido decisivos para lograrlo?
Creo que este título viene dado por todo el trabajo de los últimos 3 años, desde que Eli y yo jugamos juntas. Al final, todo acaba siendo consecuencia del trabajo. Este año, sin ir más lejos, en otros torneos no estábamos consiguiendo los mismos resultados que el año pasado. Aun así, teníamos la sensación de que estábamos creciendo en otros aspectos. Y, al final, en este torneo apellidado Campeonato del Mundo, y donde se mueven muchas emociones por lo que conlleva, hemos sabido gestionar muy bien todos los factores. Vamos por el camino correcto, pero aún se puede seguir mejorando mucho más.

El pádel es un deporte por parejas. Como bien decías, ya llevas 3 temporadas jugando con Eli. ¿Pero es una relación de 50-50? ¿O bien, en función de cada partido, una tira más de la otra?
En nuestro caso, y creo que es una fortaleza nuestra, nadie tira de nadie. Eso siempre depende un poco del día, y en función de si en un partido una está mejor que otra, pero creo que ninguna de las dos se siente por encima de la otra. Somos dos iguales. Creo que somos una pareja con mucha igualdad.

Y en la final, disputada contra otra pareja española como Carolina Navarro y Marta Ortega, las dos jugasteis a gran nivel para vencer por 6-2, 6-4. ¿Cuál es el secreto del pádel español, con dos parejas jugando la final?
El circuito profesional está aquí en España. Y esto, para las chicas españolas, supone un aliciente más. No es fácil, porque hay que trabajar igualmente para llegar a la élite, pero quizás puede suponer una mayor motivación. En el caso del pádel argentino, ellos apuestan por venir desde el otro lado del charco como se dice, para ganarse aquí la vida. Los chicos cuentan con más medios y más torneos, con lo que tienen más posibilidades. Pero precisamente esto es un punto a nuestro favor, que el pádel español sea dominante en un deporte que históricamente ha sido argentino es una prueba del trabajo que se está haciendo desde abajo. Una muestra de ello es Marta Ortega. Con 17 años, ha disputado una final del campeonato del Mundo. Y por el camino, en semifinales, junto a Carolina, ganaron a las actuales números 1 del mundo: Iciar Montes y Alejandra Salazar.

¿En vuestro caso, la clave del Mundial fue el partido, duro, que ganasteis en cuartos de final contra las gemelas Sánchez Alayeto (números 2 del ránking profesional) por 7-5, 4-6 y 6-3 después de casi 3 horas y media de partido?
Sabíamos que era un cruce muy complicado. Este año, de hecho, nos han ganado más veces que nosotras a ellas. Y éramos conscientes que iba a ser una batalla a cuerpo abierto. El partido fue muy igualado, de principio a fin. Las 4 jugamos muy bien. Y el encuentro se decidió por tres detalles en un juego y, por suerte, cayó de nuestro lado. Hay que ser conscientes que hay muchas parejas intentando dar lo mejor, y por eso damos las gracias que en este torneo la bola haya caído de nuestro lado de la red.

Al título mundial por parejas con Eli, para las dos también hay que añadir el campeonato mundial por selecciones con el equipo femenino español, derrotando en la final a Argentina. En tu caso, lo mismo que hace 4 años en Méjico. ¿Por el hecho de jugar en casa, ha sido la mejor semana de tu vida?
Me acordé mucho del anterior Mundial de Méjico, donde también pude ganar en ambas modalidades. En esta ocasión, ha sido diferente en el sentido que lo he afrontado con más madurez y conciencia de lo que estaba viviendo. Y creo que lo he exprimido minuto a minuto. Cuando salíamos de la pista, le conté a Eli que me quedaba con todas las sensaciones vividas dentro de ella y todas las dificultades que fuimos capaces de ir superando. Al final, al ganar el campeonato, se vive una alegría inmensa. Pero lo que se vive allí dentro, en la pista, muchas veces no se puede explicar con palabras (y se ríe, reflexiva).

¿Durante esta semana, qué ha pesado más: la parte física o bien la faceta mental, la experiencia de saber afrontar este tipo de campeonatos?
Pues yo creo que ha sido un poco de ambas cosas. Después del duro partido de cuartos de final, no sabíamos cómo íbamos a reaccionar en las semifinales y, posteriormente, en la final. Llevamos el cuerpo al límite. Pero, muchas veces, la mentalidad ayuda a que el cuerpo responda. Pensar que siempre se puede un punto más, y el cuerpo da un poco más de lo que imaginamos y nos aguanta.

Tienes el apoyo de una marca de primer nivel como es Dunlop. ¿A día de hoy, se puede vivir del pádel?
Ya llevo 5-6 años con Dunlop y estoy muy agradecida. Lamentablemente, nosotras, las chicas, no tenemos tantos torneos como los chicos. Nos gustaría tener más, pero, por el momento, es lo que hay. Es por ello que debemos hacer algunas actividades alternativas como clínics, clases, exhibiciones, etc. Intentamos, en definitiva, que todo el trabajo que hacemos a parte de competir esté relacionado también con el pádel. Sabemos que será una etapa de la vida muy bonita porque hacemos lo que más nos gusta, pero también somos conscientes de que en el futuro tendremos que buscarnos el pan de otra manera.

¿El pádel ha conseguido ganar ya su espacio alejado del tenis, poco a poco, teniendo cada vez más arraigo popular?
En los últimos años, todos los conflictos organizativos que había en el pádel profesional entre federaciones y circuitos han ido solucionándose. Este año, de hecho, hemos notado un salto cualitativo en las pruebas y ahora el circuito internacional pertenece a una marca privada que está haciendo todo lo posible por difundir este deporte. Cada vez contamos con más seguidores. Muchos torneos se pueden seguir a través de la red, por streaming. El salto final sería ya que se retransmitieran partidos de forma continuada por TV. Sería la bomba.

Sin embargo, es curioso como el hermano mayor, el tenis femenino español, hace años que no vive su mejor momento.
Me da la sensación que, ahora mismo, el pádel es muy atractivo para la gente. Para aprenderlo y para empezar a competir. El tenis es un deporte bastante solitario y muy duro y, a nivel mundial, muy competitivo. Debemos aprovechar el actual momento de tirón que tiene el pádel y consolidarlo como un deporte de referencia para las chicas en España. Pero, aun así, hay que ser realistas: todavía estamos muy lejos del tenis.

¿Cuál ha sido tu referente para llegar a este punto de ser doble campeona del mundo?
Para mí, las dos referentes, cada una con su estilo porque son dos estilos opuestos, han sido Carolina Navarro e Iciar Montes. Han convivido con las dos generaciones de pádel. Quizás antes el juego era más estratégico y, a día de hoy, es más físico. La gente joven viene muy preparada y pisando muy fuerte. Además de ellas dos, en mi caso personal, añadiría también a Neki Berwing, mi entrenadora. Fue jugadora profesional y durante 5-6 años número 1. Intenta transmitirme todo lo que ella aprendió dentro de la pista y es de una ayuda indescriptible. No tiene precio.

Información de contacto:
https://www.facebook.com/PattyLlagunoZielinski
@pattytxu