“El tercer mundial XTerra es mi consolidación”

Ruben-Ruzafa

Haciendo honor a la población que le vio nacer, el triatleta Rubén Ruzafa ha ampliado su Rincón de la Victoria. Acaba de proclamarse, por tercera vez, campeón mundial XTerra. Ruzafa volvió a mostrarse, como durante buena parte de la temporada, muy superior a sus rivales en la prueba disputada en Maui (Hawái). Además, es el primer triatleta que consigue ganar, en una misma temporada, el cetro mundial de triatlón cross en los dos campeonatos mundiales: ITU (International Triathlon Union) y XTerra.

Acabas de ganar el tercer Mundial Xterra. ¿Qué supone para ti repetir el título que ya ganaste en 2008 y 2013?
Este tercer mundial supone para mi la consolidación. El año pasado, en 2013, venía de un tiempo sin ganar nada y conseguirlo fue una gran sorpresa y una alegría, señal de que iba en el buen camino. Ahora, este tercer campeonato significa que se consolida todo ese trabajo hecho hasta ahora. No podemos estar más contentos.

Superaste con autoridad a tus rivales para llegar a meta con un tiempo de 2:29:56. El norteamericano Josiah Middaugh terminó segundo a más de 1 minuto y el australiano Ben Allen llegó en tercer lugar, a casi 5 minutos. ¿Cómo te sentiste durante la carrera?
Lo primero que quiero destacar, y me siento orgulloso por ello, es que fue la mejor natación de mi vida (dice emocionado). No me esperaba hacerlo tan bien. Perder 40 segundos en el agua no es mucho después de completar 1.500 metros por las aguas de la playa hawaiana de Fleming Beach. Aunque luego, durante la carrera, tuve la duda de si habría gastado mucho nadando. En cualquier caso, solo pensé que iba por el buen camino. Intenté recuperar en la bici (32 quilómetros de bicicleta de montaña con más de 3.000 metros de desnivel) y meter algo de tiempo antes de llegar a la segunda transición. En la carrera a pie (10 quilómetros con otros 1.000 metros de desnivel positivo) estuve centrado en mantener la diferencia con los rivales que venían por atrás.

¿Esta buena actuación dentro del agua, es la recompensa a todo el trabajo que has llevado a cabo este año con el nadador olímpico Guillermo Mediano?
Hemos dedicado muchas horas a trabajar la natación y la carrera a pie. Sobre todo, la técnica en ambas disciplinas. Hemos intentado reducir las debilidades en estos dos sectores donde mis rivales me ganaban tiempo. Tampoco hemos obviado la bicicleta de montaña, mundo del que provengo, pero sí es cierto que hemos trabajado con más intensidad en la piscina y en la carrera a pie. Y este trabajo, como se ha visto de forma clara en Maui, ha servido para mucho.

A parte del tramo de natación, competiste de forma memorable. De hecho, en el quilómetro 10 del tramo de bicicleta, ya ibas en cabeza. ¿Pero en qué momento de la prueba te diste cuenta de que volverías a ser campeón?
En Hawái siempre digo que hasta que no llegas a la playa, corriendo, no sabes si vas a ganar. Después de dar los primeros pasos por la arena, mirar atrás y comprobar que nadie te ha seguido hasta ahí, es cuando te das cuenta de que puedes conseguir la victoria. Es ahí, en ese punto, cuando pude saborear la victoria.

Una muestra del gran nivel de este año es que rebajaste en casi 5 minutos tu récord del año pasado (2:34:34).
Como te decía antes, fue una carrera memorable. Nunca me había sentido tan bien durante el tramo de natación. Y eso se notó mucho en el tiempo final. Me dio fuerza de cara a los dos otros segmentos. Tanta que incluso llegué a pensar que me podría pasar factura en el último tramo exigente de carrera a pie.

Hablamos contigo hace menos de dos meses, a principios de septiembre, y nos comentaste que toda la temporada se había diseñado para revalidar el título en Hawái. El diseño, pues, ha sido perfecto.
Como bien dices, toda la temporada la habíamos enfocado con el objetivo de hacerlo bien en Maui. Siempre es una competición especial. Aun así, éramos conscientes de que sería muy difícil poder revalidar el título conseguido en 2013. Entrenamos muy duro para ello. Y, al final, el trabajo de toda la temporada ha dado su fruto en el momento culminante, sin ninguna duda.

Este año defendías título, inmerso ya de forma exclusiva dentro de la dinámica del triatlón cross (a diferencia de 2008). ¿Qué fue lo más difícil: la presión del campeón o bien la exigencia de uno mismo después de una temporada imbatido a nivel internacional?
La presión me la pongo yo mismo, lo digo siempre. La presión no es lo que me venga desde fuera. Me he sorprendido a mí mismo durante esta prueba. Estuve durante todo el mes previo muy tranquilo. Y en la semana de entrenamientos previa, ya en Hawái, igual. La carrera me la tomé con calma en cuanto a cabeza. Lo que fue muy difícil fue el tramo de carrera a pie, porque sabía que había llegado a la T2 con dos minutos y medio de diferencia. Pero a lo largo de los 10 kilómetros de recorrido no me dieron referencias. Hasta que llegué a meta no supe nada y no pude sentirme campeón.

Está claro, viendo los resultados obtenidos, que la presión que te pones a ti mismo es muy alta. Has culminado una temporada perfecta: has ganado todas las pruebas internacionales en las que has participado: 10 de 10.
Estoy muy, muy contento por todo ello. Y más, teniendo en cuenta que este es mi segundo año en el mundo del triatlón de forma exclusiva. Estoy viviendo mi mejor época deportiva, sin duda alguna.

El pasado mes de julio, fuiste campeón Mundial de la ITU en Zittau (Alemania). Y ahora campeón mundial XTerra. Eres el primer hombre que suma ambos títulos en una misma temporada. Teniendo en cuenta esto, ¿cuáles son tus objetivos para 2015?
No me lo he planteado aún. Debo sentarme con mi entrenador, Mikel Zabala, y ver el calendario que vamos a hacer. Pero la idea es seguir con las principales pruebas XTerra del calendario internacional y con el mundial de cross de la Federación Internacional de Triatlón (la ITU). Es decir, compaginar ambos campeonatos y calendarios. También quiero hacer algunas pruebas diferentes como el campeonato australiano o seguir compitiendo en Estados Unidos.

Hablas de Mikel Zabala, un técnico que te ha cambiado la forma de entrenar y quizás ahí puede radicar tu dominio tan autoritario de esta temporada.
Desde que estoy entrenando a las órdenes de Mikel, entreno menos que antes. Con mayor calidad y menor cantidad. Me siento mucho más cómodo y no voy tan cansado en mi vida diaria tras los entrenamientos. Además, el hecho de ir menos cansado afecta a mi motivación: tengo más ganas de afrontar la siguiente sesión de trabajo. Disfruto mucho más que antes con lo que hago.

Información de contacto:
www.rubenruzafa.es
@RubenRuzafa