Elena Congost: “Somos deportistas de élite, no unos pobrecitos discapacitados”

Elenacongost1

Con sólo 27 años, posee 4 récords mundiales. Busca el quinto. Será en la distancia del Maratón, en la que debutará el 26 de abril en Londres. Su visión de la realidad es distorsionada. Elena Congost tiene una discapacidad visual degenerativa T12.

 

Después de tus buenos resultados en el medio fondo has hecho el salto al fondo, preparando la prueba del Maratón. Debutarás el próximo 26 de abril en Londres. ¿Cómo afrontas este cambio?
Será mi debut en el mundo del Maratón. Junto con mi entrenador decidimos que, de cara a los JJOO de Río 2016, haríamos el salto a la distancia de los 42.195 metros. Lo afronto con mucho respeto, no miedo, pero sí mucho respeto. No conozco sensaciones, ritmos y hay muchas variables que pueden afectar al resultado final.

¿Cómo está siendo tu preparación de cara a esta prueba?
Muy dura. Los entrenamientos y el día a día son muy diferentes de los que hacía anteriormente. Aun así, estamos muy contentos y confiados, ya que los test que hemos hecho, en el Medio Maratón de Barcelona y en los 30 primeros quilómetros del Maratón de Barcelona, han salido tal y como queríamos.

Hasta ahora, eras una atleta de 1.500. ¿Qué ha sido lo más difícil de este cambio tan grande al Maratón?
Ha habido dos cosas clave que han sido para mí las que han entrañado más problemas. La primera es la cabeza. A nivel psicológico, es duro acostumbrarte a sufrir durante tanto rato. En los 1.500 metros, donde la carrera dura 4 minutos y medio, quizás sufría 1 minuto. Ahora, en cambio, paso a sufrir 1 hora o más. Este padecimiento tan largo hace más difícil la gestión de los pensamientos negativos. Y el otro elemento clave es la adaptación muscular. Antes, como mucho, hacía 80 quilómetros a la semana y ahora he pasado a hacer 150, con lo que esto supone en impactos y carga muscular. Además, el hecho de correr a ritmos diferentes también cambia tu forma de correr, de apoyar el pie. Músculos que nunca me habían dolido, ahora sufren mucho.

En los 1.500 metros, donde la carrera dura 4 minutos y medio, quizás sufría 1 minuto. Ahora, en cambio, sufro 1 hora o más

Tienes en tu haber 4 récords mundiales. El más reciente batido hace un mes y medio en el medio Maratón de Barcelona (1:23:33) en este camino hacia Londres. El récord femenino del Maratón, en tu categoría de discapacidad, está en 2:59:21. ¿El objetivo es batirlo?
Batir el record es el objetivo con el cual estoy trabajando. Pero al ser debutante en la distancia, hay muchos interrogantes que pueden complicarlo. No digo que vaya a batir el record, pero sí que entreno y pienso interiormente en ello, junto con mi entrenador. Nos hemos preparado para ello. Por este motivo, voy a Londres con esta ambición. La táctica será salir con el grupo de cabeza y pasar la media sobre 1 hora y 26 minutos y después, a partir de ahí, el Maratón nos pondrá en el sitio que nos toca (reconoce con sinceridad).

elenacongost3

Has participado en 3 Juegos Paralímpicos (2004, 2008 y 2012). En Londres 2012, de hecho, fuiste plata en los 1.500 metros. Y en Río, como decías, el salto al mundo del Maratón.
Decidimos que queríamos hacer el Maratón de Río, pero sin tener el riesgo de que supusiera mi debut en una distancia tan compleja como es ésta. Si queríamos hacer este salto, teníamos que empezar cuanto antes mejor, ya que la adaptación muscular es muy complicada. Para preparar un Maratón, debes hacer unos kilometrajes que quizás ahora no he hecho para Londres. No puedo adaptarme de golpe. Pero teníamos que empezar cuanto antes. No tenemos referencias de otros años ni sabemos cómo reaccionará mi cuerpo. Y toda esta información que vayamos recogiendo nos será muy útil de cara a los Juegos para poder comparar. El objetivo es llegar a Río con 3-4 Maratones en las piernas como experiencia.

El objetivo es llegar a Río con 3-4 Maratones en las piernas como experiencia

En la pista, el recorrido siempre es el mismo a lo largo de la cuerda. En un Maratón, el trazado cambia y hay muchos más corredores. ¿Cómo afecta tu atrofia del nervio óptico -que provoca que tengas una visión distorsionada de la realidad- a la enorme cantidad de imprevistos?
Todo se hace muy complejo. No controlas tanto porque hay mucha gente corriendo a tu alrededor. Es difícil no pisar al corredor que tienes delante o no chocar con el que tienes al lado. Por otra parte, puede haber imprevistos en el asfalto que no veas como pequeños baches, agujeros o incluso algún desnivel. Cualquier cosa que haya en el suelo, no la veo y me la como. Al ser un circuito urbano, puede ser que haya muchas rectas, o bien muchas curvas dentro del casco urbano de una ciudad. Me falta información que sí tengo en la pista.

¿Y los avituallamientos?
Es otro de los problemas. Se acumula mucha gente y es casi imposible acercarte y coger la botella que te toca. No veo dónde está la botella. Es casi como una guerra donde vuelan botellas de agua.

El avituallamiento es casi como una guerra donde vuelan botellas de agua

Eres muy activa en las redes sociales, donde siempre cuelgas frases motivadoras y en sentido positivo. Dices que los obstáculos que existen en la vida, como en tu caso, no son sino oportunidades de crecimiento.
Todos los obstáculos que me encuentro, no me los tomo como tales. Pienso que es un reto. Y al enfrentarte a él, sacas tus limitaciones y das lo mejor de tu persona. Buscas las oportunidades que te brinda este reto. Nunca lo veo como un obstáculo, como una limitación, ni como nada imposible. Nunca he pensado que mi discapacidad, por ejemplo, fuera un problema. Siempre he mirado hacia delante, buscando las oportunidades.

¿Cómo te condiciona tu discapacidad visual en el día a día respecto a otra persona que no la tiene?
No te sabría responde muy bien, ya que mi normalidad es convivir con mi discapacidad. Siempre lo he hecho. No me puedo comparar con el hecho de ver bien. Siempre he visto así y, para mí, esto es lo normal.

Mediáticamente, muchas veces, se venden con grandes titulares los logros de los deportistas paralímpicos por el hecho de tener una discapacidad, y no por la gesta deportiva en sí. ¿Qué opinas sobre ello?
Se habla de buscar la inclusión, la igualdad. Pero este tipo de actitudes e informaciones lo que hacen es justamente lo contrario. Yo no soy una persona con discapacidad que hace deporte, sino que soy un deportista de élite que tiene una discapacidad. Si buscamos una normalidad, debe venir por aquí. Somos deportistas de élite, no pobrecitos que hacen un deporte concreto.

No soy una persona con discapacidad que hace deporte, sino que soy un deportista de élite que tiene una discapacidad

Hablabas de la inclusión. Precisamente, ejemplos como el tuyo pueden ser muy positivos y motivadores para gente que se encuentra en tu misma situación. ¿Qué les dirías a estas personas?
Siempre he pensado que mi ejemplo no sólo puede ayudar a personas con discapacidad, sino también a cualquier persona que, por su carácter o experiencias, haya tenido algún imprevisto y se hunda rápidamente sin encontrar la salida o afrontar la realidad. Cualquier objetivo, sea cual sea el ámbito en la vida, hay que ir a buscarlo. No te puedes quedar con el “esto es muy difícil, no lo conseguiré”. Si quieres algo, después del bajón lógico, tienes que ir a por ello. Debes luchar por lo que quieres.

elenacongost2

Hace dos años, estabas sin club y tuviste muchos problemas para encontrar uno, aún siendo medallista paralímpica (plata en los 1.500 metros de Londres 2012). ¿Recibís suficientes ayudas los atletas?
Las becas ADO –como en mi caso- o las becas que tenemos nos permiten dedicarnos profesionalmente a este deporte. Pero suficientes no son. Tenemos unas necesidades que económicamente son imposibles de cubrir con sólo la beca. Viajes, competiciones, complementos nutricionales, material deportivo… todo esto es imposible de cubrir con la beca. También debes poder comer, vivir, pagar tu hipoteca o alquiler, etc. Realmente, en algunos deportes, las ayudas son insuficientes. También las ayudas de las marcas deportivas. Aun así, todo esto está mejorando un poco a medida que pasa el tiempo. Pero falta mucho trabajo para poder equiparnos a países como Estados Unidos, donde las marcas deportivas priman y premian mucha al deportista.

No te puedes quedar con que es muy difícil y no lo conseguiré. Si quieres algo, después del bajón lógico, tienes que ir a por ello

Durante 5 años, compartiste habitación en el CAR de Sant Cugat con la nadadora Mireia Belmonte. ¿Qué aprendiste conviviendo con una de las mejores deportistas españolas de la historia?
Con ella aprendí a convivir con una persona que entrena muchas horas, como yo, y con la humildad con la cual lo hace. Y, sobre todo, la ilusión por romper estereotipos, límites y récords.

Información de contacto:
@ele1500
https://www.facebook.com/elena.congostmohedano