Fernanda Maciel: “En la alta montaña hay que ser inteligente y respetar las sensaciones”

fernanda-maciel

Disputó a finales de agosto una de las pruebas más duras, la Ultra Trail du Mont Blanc, de la que tuvo que retirarse después de unas horas en marcha. Pese a todo, Fernanda Maciel sigue proyectándose nuevos retos con la misma ilusión y, en enero, volverá al Aconcagua para cumplir con su sueño.

 

fernanda maciel dolomitas montañaTu último reto ha sido la UTMB y tuviste que retirarte durante la competición ¿Qué ocurrió?
Desde la primera hora sentí un dolor raro en los pies y después de diez horas de marcha era ya insoportable. A cada paso que daba sentía una quemadura en los pies. El médico me ha dicho que quizás se trate de una bacteria llamada Ersipela.
Intenté con todas mis fuerzas seguir adelante y trabajar con la mente para que el dolor no me superara aunque había momentos que me quedaba totalmente bloqueada. Luché para la que la motivación, el cuerpo, espíritu y mente volvieran a funcionar todos a la par, pero fue imposible. Realmente tuve una sensación muy rara que nunca antes había experimentado. Finalmente dejé el ego aparcado, el sueño en esta carrera, la lucha y el sacrificio y decidí abandonar.

¿Consideras que es muy dura la competición UTMB?
Para mi es muy dura y este año aún más. He podido tener la gran oportunidad de correr cinco ediciones de UTMB, de las cuales tres las he completado y en dos, he tenido que abandonar. Esto quiere decir que aunque llevamos millones de horas a nuestras espaldas, muchos desniveles acumulados y una gran preparación mental, el día de la carrera es muy especial y te enseña a saber si realmente estás al 100%. UTMB, TDS, CCC, OCC, PTL, KIDS Races… todas son sueños de todo deportista y grandes desafíos extremos.

Dejé el ego aparcado, el sueño en esta carrera, la lucha y el sacrificio y decidí abandonar

¿Cómo te encuentras en estos momentos?
Pasé noches sin dormir y sin caminar por el dolor en los pies, pero después con tratamiento intenso me fui recuperando. Ya he vuelto a mis entrenos normales, me apetecía muchísimo. Estoy llena de energía.

Tu experiencia en el Aconcagua no fue como deseabas , ¿qué pasó?
Pasé demasiados días a mucha altura y en un terreno que es muy seco y sin agua potable. Al final de tanto entrenar por aquella zona empecé a acusar todos esos cambios tan bruscos. Sufrí un bajón importante de todo mi sistema inmunológico que finalmente me repercutió cuando me puse en marcha.
Realmente la recuperación ha sido bastante lenta. He tardado dos meses en reponerme de aquel sobreesfuerzo, pero afortunadamente ahora ya me encuentro bien.

¿Qué pasaba por tu cabeza cuando sentías que no podías continuar?
En la alta montaña hay que ser inteligente y respetar las sensaciones. No podía respirar, sentía frío en mi corazón, empecé a toser sin parar y empezó a dolerme todo el cuerpo. No podía seguir luchando mucho más aunque a mi mente le apetecía subir y seguir adelante. Las sensaciones que tienes cuando estás en alturas tan elevadas son muy fuertes y te quedas absolutamente vacío de energías y puede llegar a ser peligroso. Lo más inteligente en esos casos es parar y volver a bajar.

No podía respirar, sentía frío en mi corazón y empezó a dolerme todo el cuerpo

¿Volverás a intentarlo?
Por supuesto. Es uno de mis grandes sueños. En diciembre empiezo con los entrenamientos de altura y, si todo va bien, lo volveré a intentar en enero de 2016 que está casi a la vuelta de la esquina. Ahora cuento con la experiencia que he vivido y el planteamiento será hacerlo de manera diferente.

¿Te gusta que te califiquen como atleta de acero?
Yo sinceramente creo que no soy de acero. Me considero una persona absolutamente normal que tengo mis momentos fuertes y débiles. Tengo preocupaciones con el trabajo, familia y, en general, con el mundo como le puede pasar a cualquier persona. Lo único que intento es ser mejor persona y muy profesional en todo lo que me planteo y hago.

¿Te gustan los retos difíciles?
Sí, disfruto mucho cuando me planteo un reto que requiere de constancia, lucha y sacrificio. Siempre busco salir de mi zona de confort para que no quedarme estancada y así poder evolucionar. Cada día aprendo más de mi “yo interno” y eso me hace tremendamente feliz.

¿Cuáles son las mayores satisfacciones que te da este deporte?
Principalmente, estar en pleno contacto con la naturaleza. No tiene precio y es difícil describir las sensaciones que te brinda estar rodeado de vegetación, montañas… Es indescriptible la paz, tranquilidad y libertad que sientes.

¿Cuáles son tus principales puntos fuertes?
Me considero una persona muy optimista y sobre todo con una mente muy positiva. Siempre elimino los obstáculos mentales que me pueden asaltar en algún momento y darles la vuelta. La mente es fundamental. Trabajarla adecuadamente puede permitirte alcanzar grandes logros no sólo a nivel deportivo sino también a nivel personal.

Trabajar adecuadamente la mente puede permitirte alcanzar grandes logros no sólo a nivel deportivo sino también a nivel personal

¿Y cómo te preparas mentalmente?
La meditación diaria es fundamental. Encontrar unos minutos al día para relajarme, sosegarme y poner la mente en blanco es fundamental para sentirme bien y poder afrontar cualquier reto que me ponga. Y, sobre todo, mucho trabajo mental para pensar siempre en positivo.

¿Cuál es tu meta?
Mi meta en la vida y en el deporte es ser siempre feliz. Compartir con las personas lo que sé y sobre todo estar siempre motivada con lo que hago en cada momento.

¿Estás viviendo el sueño que siempre has querido?
Al principio me resultó un poco difícil abandonar mi trabajo de abogada para dedicarme a este mundo. Sinceramente, he pasado un poco de hambre, pero al final todo ha ido perfectamente bien. Pero no puedo quejarme en absoluto. Desgraciadamente, mi mejor amiga ha sufrido hace poco un derrame cerebral así que sólo pensar que gozo de una perfecta salud, para mi es vivir el sueño perfecto.