Gerard Morales: “cuando me dicen lo de ‘campeón de España de Ultra Trail’ se me pone la piel de gallina”

gerard_morales campeon españa ultra trail 2016

Gerard Morales reconoce que no se esperaba ganar el Campeonato de España de Ultra Trail 2016 y que, debido a ello, "es un título que me ha hecho mucha ilusión". FOTOGRAFIA: Jordi Saragossa.

Alegre. Divertido. Constante. Gerard Morales siempre arranca con el mismo objetivo: salir a disfrutar y competir. Y al de Buff, un pura sangre de la aventura, le ha salido, en esta ocasión, caballo ganador. De forma inesperada, ha ganado el Ultra Montseny (80 quilómetros y 4.500m de desnivel positivo), en 8:18:53, y es el nuevo campeón de España de Ultra Trail.

Gerard Morales, campeón de España de Ultra Trail 2016. ¿Cómo te sientes cuando escuchas esto?

Piel de gallina, la verdad (reconoce, sincero, y ríe). Yo mismo le resto mucha importancia. Pero si me lo dice otra persona, soy consciente de ello. Me gusta sentirlo. No me lo esperaba. Y es un título que me ha hecho mucha ilusión. Y, como te digo, se me pone la piel de gallina.

¿Es la victoria más especial de tu carrera deportiva?

Sí, con diferencia. Siempre hay carreras que son especiales, que te marcan, como, por ejemplo, el Maratón Des Sables. En ningún momento salí a disputarla, pero me gustó mucho poder hacerla y es una carrera muy especial. También he completado varias veces Cavalls del Vent, Ultra Pirineu, UTMB… pero ir a un Campeonato de España y ganarlo hace que el Ultra Trail del Montseny sea, con diferencia, la carrera más especial de todas ellas.

Inicialmente, no tenía previsto correr la carrera porque creí que se celebraba en domingo y ese día trabajaba

Fue una prueba, de hecho, que no estuvo exenta de sorpresas. 

En realidad no tenía previsto correr esta carrera. Inicialmente, pensaba que se disputaba en domingo, y no en sábado como así era. Si se corría en domingo, yo no podía ir, porque me tocaba trabajar. Pero un amigo me convenció para que tomara parte en la salida y, al ser finalmente en sábado, no tuve problemas de incompatibilidad. Fue un poco todo a última hora. Me presenté en la línea de salida y pensé “a ver qué tal va la carrera”. Bueno, fui con las mismas expectativas con las que me presento en cualquier carrera. Es decir, intentar acabarla con el mejor resultado posible, pero, sobre todo, pasarlo bien y dejarme la piel en ello.

Y, en esta ocasión, tocó caballo ganador. Fue una carrera de menos a más en la que, incluso, te planteaste abandonar.

La salida desde Viladrau fue muy rápida. Se generó un grupo en cabeza, con algunos corredores que tiraron un poco más. Pero alrededor del quilómetro 17 nos encontramos perdidos, sin cintas que seguir, y de repente coincidimos Cristopher Clemente, Miguel Caballero, David Coma, Gamito, Izquierdo y yo. No sabíamos hacia donde ir. Fue un poco caótico. No sé quien dijo que debíamos tirar hacia la derecha y así lo hicimos. Pero el camino no continuaba por ese punto.

Cuando nos perdimos, le propuse a Jordi Gamito pararnos en un bar a tomarnos una cerveza y charlar

Al final, aparecimos en el pueblo del Montseny, habiendo perdido muchas posiciones. Fue un poco dramático, la verdad. Estábamos algo cabreados. Pero con Jordi Gamito no perdimos del todo el buen humor. Incluso, medio en broma, les dije que yo llevaba 20 euros y les propuse que parásemos en un bar a tomar una cerveza y a charlar un poco (y se ríe, con una sonrisa que recuerda el momento concreto que rememora). Sin embargo, al llegar al avituallamiento, me encontré con Pau Zamora, manager del equipo Buff, y me animó a continuar, ya que sólo estaba en el quilómetro 24 y faltaban aún muchos quilómetros hasta meta. Además de estas palabras de aliento, vi que Gamito y Coma salían corriendo del punto de control. No me lo pensé dos veces, salí tras ellos y continué en carrera.

Eso sí, tuviste que hacer un cambio de chip importante.

Sí, me puse a correr otra vez, me puse las pilas. Y fui adelantando a varios corredores hasta el final. Y al final todo salió de cara. Quien me lo iba a decir en ese punto del Montseny, donde lo único que pensaba casi era en dejarlo.

¿Esta victoria cambia de alguna forma el diseño de la temporada que ya habías previsto?

No, para nada. Sigo pensando igual. Sigo manteniendo el calendario. Y mi planteamiento de las carreras seguirá siendo el mismo: intentar disfrutar al máximo y disputarlas. Siempre lo digo, intento molestar al máximo a los de delante, pelear por esas posiciones (y vuelve a sonreír). La idea sigue siendo la misma, correr y pasármelo bien, que es lo que realmente me gusta. Por esta victoria no pienso que deba ir a una carrera y pensar en ganarla sí o sí, sólo por el mero hecho de que una carrera me haya salido bien y haya ganado el Campeonato de España. No me ha cambiado el chip.

Mi objetivo principal para lo que queda de este año será la Buff Epic Trail en Aigüestortes

Así pues, ¿cuáles van a ser tus principales carreras este 2016?

Mi objetivo principal será la Buff Epic Trail (22-24 de julio) en Aigüestortes. Además de ser una carrera organizada por el patrocinador principal de mi equipo, la he corrido los dos primeros años y sé que es un trazado realmente duro. Este año, además, es Campeonato del Mundo de Ultra Trail. Es una prueba que me planteo de forma especial. Me apetece mucho correrla por todo lo que supone. También intentaré repetir nuevamente el UTMB, a ver si puedo volver a acabarlo. Y hay otras carreras en mi calendario como Lavaredo Trail, Transvulcania y alguna otra. Pero la Buff Epic Trail sería la más especial de todas ellas.

Ibas para tenista, pero has terminado siendo corredor de montaña. ¿Cómo se come esto?

(Y ríe antes de contestar). Mi padre era muy deportista, corría maratones, iba en bici, juagaba a tenis… De hecho, basados en este espíritu, en mi casa siempre hemos hecho todos mucho deporte. Yo empecé jugando a tenis y corriendo algunas carreras como la Jean Bouin o la carrera de El Corte Inglés; incluso algún cros escolar. No se me daba nada mal. Pero a los 12-13 años, mi padre me preguntó qué deporte quería hacer. Yo pensaba que correr era algo muy solitario, casi nadie corría, y opté por el tenis perqué tenía compañeros con quien poder entrenar y compartirlo. Buscaba estar con un grupo de gente y pasármelo bien. Pero hacer carrera en el mundo del tenis es muy complejo y muy caro.

Con 23-24 años, puse punto y final a jugar torneos ATP porque no salía a cuenta

Con 23-24 años, puse punto y final a jugar torneos ATP porque no salía a cuenta… seguí jugando a tenis, pero a nivel nacional. Si embargo, con el paso del tiempo, volvió el gusanillo y las ganas de volver a correr, pero de forma amateur total. Los fines de semana tenía tiempo y podía correr. Empecé corriendo algún medio maratón de asfalto, alguna carrera de montaña…

¿Y cómo te llegó el gusanillo por las carreras ultra?

Pues, mira, fui casi por casualidad. Me llegó un tríptico de Cavalls del Vent, que no sabía ni lo que era. Pero soy bastante echado para adelante. Tenía 24 horas para terminar una carrera de 85 quilómetros… Y pensé, venga, va, ¿por qué no? Hice mis cálculos, y pensé que en 20 horas podía terminarla. Y me apunté. Acabé, aunque fue un poco un drama, sin el material adecuado, con una mochila de ir al colegio, casi, y unas zapatillas totalmente inadecuadas. El mes siguiente no quise saber nada de carreras de larga distancia, pero después empecé a mirar otras carreras, otros retos.

Hablabas de zapatillas. En este sentido, acabas de fichar recientemente por la firma americana Hoka One One (corriste el Ultra del Montseny con el modelo Speedgoat). ¿Cuáles son tus primeras impresiones con este calzado que este pisando cada vez más fuerte?

Hasta ahora corría con Mizuno. La marca japonesa tiene material muy bueno, pero tengo una lesión en los dos pies, el neuroma de Morton. Es una lesión complicada y necesito un calzado ancho y muy amortiguado. Y, ahora mismo, Mizuno no podía responder a mis demandas.

Debido a una lesión que tengo en los pies, recientemente he empezado a calzar Hoka One One y estoy encantado

He cambiado a Hoka y estoy encantado. El pie puede respirar un poco más. Me es más cómodo y el pie puede descansar un poco más. En el caso de las Hoka Speedgoat, respondieron a un nivel espectacular en la carrera. Casi no sufrí ningún dolor y llegué muy entero. Cada persona es un mundo y hay muchas opiniones al respecto, pero yo pienso que lo mejor para las largas distancias es mucha amortiguación y que el pie realmente pueda descansar mejor. Hoka tiene, a día de hoy, algo que otras marcas no tiene, sin duda. Y, para mi, es mucho más cómodo.

Información de contacto:

@Blackyhomer