“He tenido muchas dudas de si podría volver a correr”

leivaback

 

Siempre ha vivido por y para el atletismo. En los últimos 18 meses, incluso más. Pueden dar fe de ello los incondicionales de su club: I Run With Leiva. Atrás queda una lesión que le ha hecho, si cabe, más fuerte. Jaume Leiva está de vuelta.

500 días después de lesionarte y ser operado de la cadera izquierda por un desgaste en el cartílago, vuelves a sentirte atleta. ¿Ha sido el maratón más duro que has corrido en tu vida?
Sin ninguna duda. El proceso de recuperación se me ha hecho muy largo. Pasé de un extremo al opuesto. De hacer 180-200 quilómetros semanales, a nada. Se esfumó del día a la noche mi felicidad diaria, mi rutina. Mi vida giraba alrededor de los entrenamientos. Entre la operación y la recaída posterior han sido casi 18 meses. Ha sido muy duro, sobre todo mentalmente.

¿Ha habido algún muro que haya estado a punto de dejarte sin gasolina?
No. A nivel mental, no. Eso sí, he tenido muchas dudas de si podría volver a correr. Pero pienso que si me he recuperado como estoy ahora mismo, en el nivel que estoy después de 15 días entrenando como antes, es precisamente por mi fortaleza mental. Pero, como te decía, he tenido dudas de si podría volver a correr por las lesiones que he tenido y por las secuelas de la operación. Pero en ningún momento me he hundido. Cada día pensaba que tenía que hacer un paso más en mi proceso de recuperación e hice caso, en todo momento, a las palabras de mis recuperadores para poder llegar al día de hoy. Y, con tanta lucha, lo he conseguido.

Lo que más ha cambiado de mi perspectiva es ver que hay más cosas a parte del atletismo

¿Sientes aún algún tipo de molestia?
Me duele el pie. En el mismo quirófano, me dejaron una pequeña secuela en un nervio y esto ha derivado en que no tenga impulso nervioso en la zona del tibial. De hecho, estoy corriendo sin el tibial anterior. Es muy fuerte (y reflexiona). Por este motivo, tenía mis dudas de si podría volver a correr y de si mi pierna podría aguantar los impactos sin la existencia de este músculo tan importante, que estabiliza todo el proceso de la zancada. Hay musculatura interna que está ejerciendo la función del tibial. Además, una caída posterior durante el proceso de recuperación, con roturas en la misma pierna, hace que sienta mucha rigidez en la zona del pie. Corro con dolor. Pero es un dolor soportable y me permite correr. Los fisioterapeutas me dicen que es normal después de tanto tiempo parado.

Corres de forma profesional desde los 16 años. Correr es lo que te hacía sentir más feliz y de lo que más disfrutabas. ¿Qué te ha hecho feliz y con qué has disfrutado durante este tiempo en el dique seco?
Saco muchas cosas positivas de estos meses. Físicamente, ninguna (y se ríe). Como persona he aprendido mucho del día a día. Y lo que más valoro de este tiempo es que he conocido a gente a quien, sin haber estado lesionado, quizás no habría podido conocer. Son personas increíbles que ahora mismo forman parte de mi entorno íntimo. Asimismo, he experimentado vivencias que no habría vivido si no hubiera estado lesionado. Me hubiera gustado no haber tenido que pasar por esta situación, pero, como contrapartida, he ganado muchas experiencias positivas.

¿A nivel profesional, como atleta, lo más difícil ha sido tener que ver los toros desde la barrera, como se dice coloquialmente?
Me ha costado mucho. Ha sido lo más duro. Mi mujer corre triatlones, participa en carreras… y quería estar a su lado, por lo que he ido a muchas carreras. Además, también he intentado ir a muchas de las competiciones donde participaba la gente que entrena conmigo en el club “I Run With Leiva” (ya somos 150 corredores). Quería estar allí, animar, porque tenía ganas de estar a su lado. Pero ha sido muy duro ver que todo el mundo podía hacer lo que yo antes hacía desde los 16 años y ahora no podía. Había muchas competiciones en las que no me apetecía estar, pero estaba obligado a ello. Y todo esto pienso que también me ha dado más fortaleza mental. También valoro mucho más el hecho de haber podido estar con ellos. Y seguro que ahora toda la gente de “I Run With Leiva” tendrá muchas ganas de retornarme este apoyo que les he podido brindar.

A parte de la gente de tu club, también has elogiado el papel de tu entrenador (el mismo durante más de 15 años) y el de tu familia. ¿Qué porcentaje les corresponde a ellos en todo este proceso de recuperación?
El 100% (contesta sin dudar ni un instante). Aunque soy muy fuerte mentalmente y muy positivo, no creo que mi cabeza hubiera aguantado todo este proceso sin tenerlos a ellos a mi lado durante el día a día. Sobre todo a mi mujer, Laura. Ella es quien ha vivido todas las etapas. Se iba a correr por la mañana y le sabía mal porque yo me tenía que quedar en casa, sin poder salir a rodar (y ahora ríe). Ha sufrido mucho a mi lado. Sin su apoyo, el de Domingo (mi entrenador) y el de Juanan Fernández (mánager y gran amigo) no me habría podido recuperar.

¿Durante tu ausencia, ha cambiado la perspectiva que tenías del atletismo?
Sí, pero sigo pensando que es mi vida. No me veo, por ahora, sin un día a día vinculado a este deporte. Lo que más ha cambiado de mi perspectiva es ver que hay más cosas a parte del atletismo. Antes quizás estaba demasiado estancado con este deporte y pensaba demasiado en él. Ahora sigo centrado, pero veo que hay muchas otras cosas. Además, en 2015 llega una etapa muy ilusionante donde experimentaremos nuevas sensaciones, nuevos proyectos personales. Veo que el próximo año será espectacular, por muchos motivos. El atletismo no será el 100% de mi vida, y creo esto va a afectar positivamente a mi rendimiento. A lo mejor, sin obsesionarme tanto, puedo mejorar a nivel deportivo.

Quiero acabar el año corriendo, algo que no he podido hacer durante todo el 2014

¿Cuándo volverás a colgarte un dorsal?
Si todo va bien, el día 31 de diciembre en la Sant Silvestre Barcelona (carrera de 10 quilómetros que se correrá en Sant Cugat del Vallès). Pero no competiré. Me pondré un dorsal porque quiero acabar el año corriendo, algo que no he podido hacer durante todo el 2014. Iré a disfrutar, no estaré entre las primeras posiciones. Quiero gozar del hecho de poder correr y de volver a llevar un dorsal en el pecho. Además, al ser una carrera organizado por mi entrenador, me hace mucha ilusión tomar parte en ella.

¿Y después?
Si todo va bien, y mi cuerpo me respeta, el 18 de enero, me gustaría competir en los 10 quilómetros del Maratón de la Costa Daurada. Me gustaría estar delante, subir al podio y, quien sabe, incluso ganar. Tengo previsto que ese sea el inicio de mi temporada. Será cuando vuelva a colocarme un dorsal para competir.

Uno de tus últimos grandes triunfos fue la Behobia-San Sebastián de 2012. En marzo de 2013, terminaste quinto –primer atleta no africano- en el Maratón de Barcelona con un tiempo de 2:13:41 (tu mejor marca personal). ¿Esperas poder volver a estar a ese nivel?
Ahora mismo, sinceramente, lo veo muy difícil. Ha sido un proceso muy complejo. Ahora mismo no pienso en la alta competición ni en mejorar estas marcas. Sólo pienso en el día a día, en acumular quilómetros sin dolor. Pero claro que me gustaría. Con ese objetivo lucho cada día. Pero está claro que si dentro de un año o año y medio no vuelvo a estar al nivel de forma de 2012 o 2013 no sacrificaré tanto tiempo como el que he sacrificado para estar dentro de la élite. Quiero disfrutar del atletismo. Mi cabeza ahora mismo sólo piensa en el día a día y en los JJOO de Río de Janeiro de 2016. Si no llego, es que mis piernas no podrán, pero mi cabeza lo intentará al 100%.

Información de contacto:
http://www.jaumeleiva.com/es/
http://www.runningsolutions.es
@jaumeleiva