“La adrenalina es lo que más me gusta del Ciclocross”

AIDA-NUNO

 

(5-1-2014). Aida Nuño, la biker de ciclocross del equipo MMR-Spiuk CX Team, y cuatro veces campeona de España, está viviendo su mejor temporada con grandes actuaciones en la Copa del Mundo. La asturiana nos desvela las claves y como vive el mundo de la bicicleta.

En la última carrera que competiste firmaste un sub campeonato en el Campeonato de Asturias celebrado en Candás. ¿Cómo fue la carrera?

Fue una carrera dura con bastante desnivel y muy bonita. Por mi parte fue duro. De salida se escapó Rocío Gamonal, abrió unos segundos, apretó y ya no pude recuperar porque me quedé sin gas. Supongo que influyó la carrera de Copa del Mundo que tuve 48 horas antes.

¿Y ahora ya pensando en el Nacional de Gijón, que además lo tienes al lado de casa, no?

Es uno de los objetivos del año. Sí que es verdad que este año hemos hecho una apuesta fuerte por las carreras Internacionales pero el Campeonato de España también entra en nuestros planes. Y más siendo al lado de casa, habiendo mucha gente conocida. Va a ser un bonito día.

¿Qué diferencias hay entre la Copa del Mundo y las pruebas nacionales?

Muchas. Al final la Copa del Mundo es el nivel máximo con todas las mejores y hay una manera de correr diferente. Sabes que no puedes disputar la victoria. Los circuitos son muy distintos, no tienen mucho que ver con los españoles. Además, aquí es difícil encontrar el escenario adecuado. Nos estamos cerrando en circuitos muy lentos que tienen poco que ver con el ciclocross.

Este año te estás confirmando como una buena corredora a nivel internacional.

La apuesta se hizo así. Estar bien en las carreras de fuera. Estamos viajando en muy buenas condiciones y con garantías. El planteamiento a nivel de entrenamiento ha sido diferente. Apretar en octubre para estar bien para la Copa del Mundo. Año tras año se va mejorando. Los puestos de adelante están lejos pero se pueden hacer cosas diferentes. El Top 20 está bastante cerca y es una manera diferente de plantearse nuevos objetivos. Maneras de motivarse y crecer. Yo disfruto mucho peleándome con esta gente.

¿Cómo describirías las carreras en Bélgica y Holanda?

Eso hay que verlo en persona. Es un deporte nacional, de masas, que mueve mucha gente y es un espectáculo deportivo social. Puede haber entre 10.000 y 20.000 personas en un ambiente familiar pero también con mucho fanatismo. Por desgracia aquí no se ve. Sólo en un estadio de fútbol.

Ahora tienes un poco más de facilidad para entrenar, pero antes no. Explícanos cómo te las ingeniabas para encontrar tiempo.

Como todo el mundo que trabaja sus 8 horas. En verano no hay problemas con las horas de luz, pero en invierno tenía que entrenar por las noches y lo que podía. No se puede hacer el mismo trabajo y ni el cuerpo está tan receptivo para tanta intensidad. Ahora tampoco entreno muchas más horas que antes. Tengo más tiempo para descansar y hacer las cosas. El cuerpo lo afronta diferente. El cambio importante está ahí.

¿Qué es lo que te engancha del ciclocross? ¿Por qué apostaste por esta modalidad?

Es una disciplina que engancha por muchas cosas. Antes hacía Mountain Bike y también probé la carretera. Y cuándo no puedes entrenar mucho, el ciclocross es la mejor de las 3. Es más asequible y en su vertiente competitiva es una especialidad más intensa y cercana al público. Lo que más me gusta es esa cercanía y la adrenalina de 40 minutos a tope.

¿De verdad os enteráis de lo que pasa a vuestro alrededor en las carreras?

Yo sí que me suelo enterar de lo que pasa. Oyes, identificas voces y te das cuentas. En las carreras en las que de verdad me centro, ahí te enteras menos. Pero en el resto de días sí. A veces voy mirando a la gente y es otra manera de disfrutar las carreras. A mí me gusta vivirlo también. Hay veces que no puedo evitar perder un par de segundos para mirar a mi alrededor en las carreras de Bélgica.

¿Qué tiene que tener una buena corredora de ciclocross?

Requiere mezclar unas cuantas cosas. Explosividad, fuerza y una buena dosis de técnica. En los tramos más rectos puedes ganar tiempo, pero en los técnicos, si no dominas, acabas perdiendo. Algo de resistencia también tienes que tener.

¿Qué te da la bicicleta?

Va cambiando de unos años a otros. Cuándo era más joven me daba mucha libertad e independencia. Esa sensación se modera un poco y ahora es más una forma de libertad y de escaparse de todo lo demás.

¿Crees que la bicicleta puede ser la mejor terapia que alguien puede encontrar?

Para los malos y los buenos momentos también. Cuando lo haces todos los días dejas de disfrutarlo de esa manera, pero si por lo que sea la tienes que aparcar por un tiempo, lo acabas valorando otra vez. Tengo claro que lo que más me gusta de la bicicleta no es la competición. Cuando me retire, no la dejaré.