Marcel Zamora: “Ya no estoy en el punto de mira ni tengo que demostrar más”

marcel-zamora-embrum

Marcel Zamora, en su victoria en el Embrun en 2009. La primera de las cinco que vendría.

 

A sus 37 años, Marcel Zamora encara el último tramo de su trayectoria profesional como triatleta de élite con la seguridad de poder disfrutar del trabajo realizado y con múltiples proyectos en su cabeza. Pero antes debe enfrentar esta temporada 2015 con el punto de mira puesto en su sexta participación en el Embrum, en el que quiere hacer historia.

Después de veinte años dentro del mundo del triatlón, ¿en qué momento te encuentras?
Estoy en un momento de tranquilidad personal y profesional, y quizás sea la etapa que más estoy disfrutando en toda mi trayectoria como deportista. Después de todo este tiempo y de todas las victorias conseguidas en las diferentes temporadas, ha llegado un momento para saborear todos los triunfos y tomarme las cosas de manera más relajada. Ya no considero que esté en el punto de mira ni que tenga que demostrar más de lo que he demostrado y eso me hace sentir tranquilo y a no sentir la presión que quizás he tenido tiempo atrás. También estoy recogiendo los frutos de todos estos años y afortunadamente se me están abriendo muchas puertas que me permiten viajar por todo el mundo, conocer gente nueva, tener nuevos proyectos, etc.

Hace cuatro años decidiste dejar Barcelona para irte a Banyoles, ¿qué te ha aportado este cambio?
Sobre todo he ganado en calidad de vida. El hecho de irme a vivir a Banyoles ha repercutido muy positivamente en la calidad del entreno y en mi día a día a nivel personal. Allí estoy en contacto directo con la naturaleza y puedo encontrar lugares tranquilos donde entrenar. La vida en Banyoles es mucho más pausada y relajada, alejada del estrés de la gran ciudad. El cambio ha sido muy acertado y, de hecho, me hace sentir más motivado en los entrenamientos.

Precisamente eres de los pocos triatletas que no tiene entrenador, ¿te gusta ir por libre?
Me gusta la libertad del día a día. Opté por no tener entrenador porque me gusta planificarme a mi manera y no tener que dar explicaciones a nadie. Sólo de esta forma puedo entrenar las veces que quiero, cuando y donde deseo. También es cierto que los buenos resultados que he ido obteniendo me han acompañado a la hora de tomar esta decisión. Supongo que si hubiera sido al contrario, sí que me hubiera puesto en manos de un entrenador o club.

Opté por no tener entrenador porque me gusta planificarme a mi manera y no tener que dar explicaciones a nadie

¿También decides tú el calendario de temporada?
A la hora de planificar el calendario sí es cierto que lo llevo a la par con mi manager, Christian, y siempre se intenta buscar el equilibrio entre aquellas competiciones en las que me gusta participar y otras que vienen un poco más marcadas de fuera.

Si pudieras ir atrás en el tiempo, ¿cambiarías algún aspecto o momento de tu carrera deportiva?
Cambiar no. Quizás sí que me hubiera gustado tener una mayor presencia en corta distancia sobre todo por vivir la experiencia, pero en cualquier caso, considero que cada momento de mi trayectoria deportiva ha sido muy gratificante. Disfruté muchísimo en mis inicios en el Dream Team Triatló, después decidí apostar seriamente por este deporte sin saber si podría salir adelante y finalmente mi salto al terreno profesional me ha dado muchas satisfacciones. Por tanto, no me puedo arrepentir de nada.

marcel zamora triatlón

Con una trayectoria tan larga, ¿has vivido algún momento de perder la confianza en ti mismo y querer abandonar?
Sí, claro. En el 2012 tuve la lesión por fatiga generada por estrés acumulado. En ese momento me surgieron muchas preguntas y dudas sobre si realmente debía seguir o no. Estaba viviendo mi sueño de dedicarme profesionalmente a mi pasión, pero también estaba renunciando a muchas cosas. Entré en una espiral o bucle que me impedía ver todo lo que había conseguido con esfuerzo, sacrificio y dedicación. Gracias a mi familia, a los amigos y a mi manager pude reconducir poco a poco la situación en la que me encontraba y salir adelante. Fue un impass que ahora visto en el tiempo creo que fue necesario porque a posteriori me hizo valorar mucho más todo lo que tenía.

Entré en una espiral que me impedía ver todo lo que había conseguido con esfuerzo, sacrificio y dedicación

Las lesiones, ¿es lo peor que le puede pasar a un deportista?
Sí, pero por suerte este año es la primera vez que tengo una lesión más dura, que ahora mismo me estoy tratando y que a finales de invierno seguramente me tendré que operar. Afortunadamente, en ese sentido, me siento privilegiado porque mi cuerpo siempre me ha respondido muy bien. Lo que me ocurre ahora también es consecuencia del desgaste físico de todos estos años. El cuerpo se reivindica y se queja después de toda la paliza que le he dado.

Embrun y Niza han sido y son tus competiciones, ¿te gusta ir sobre seguro?
Sí y no. Me hubiera gustado correr de forma más diversificada lo que ocurre es que son dos circuitos que están muy bien adaptados a mi perfil y, como en cualquier profesión, te coges a lo que en ese momento te funciona. Son carreras que me han dado muchas alegrías y que me han permitido estar donde estoy hoy en día.

En tu caso, ¿qué peso tiene el cuerpo y la mente en una carrera?
Yo siempre digo que en un entreno el 80% es físico y el 20% cabeza, pero cuando estás en una competición se invierten los porcentajes. En carrera, si tu cuerpo se ha preparado físicamente acabará respondiendo, pero la mente en ese momento es fundamental y la que tiene que estar pensando y planificando la estrategia. También en los momentos más complicados y delicados que se dan en una carrera, la mente es la que tiene que estar presente y con la que tienes que mantener un diálogo interno para no desfallecer y seguir adelante.

En un entreno el 80% es físico y el 20% cabeza, pero cuando estás en una competición se invierten los porcentajes

¿Cuáles son tus valores principales como deportista?
Sobre todo mucha constancia y ser muy tozudo en el tema deportivo. Al final, el triatlón es un deporte muy individual, en donde tienes que decidir tú. De ahí que la constancia y el sacrificio hayan sido mis principales valores. En ningún caso, lo he vivido como una lucha porque en realidad estoy dedicándome a lo que realmente me gusta.

¿Qué queda de aquel joven que con 16 años le propusieron adentrarse en este mundo?
Mantengo la misma ilusión que el día que me preguntaron que por qué no me dedicaba a esto. Sigo disfrutando muchísimo con todo lo que hago y sigo apostando y proyectando mi carrera con entusiasmo.

¿Te imaginabas llegar hasta aquí?
Sinceramente, no. Cuando empecé a hacer triatlón, lo hacía porque me gustaba, me permitía estar con mis amigos, con mi hermano con el que siempre he hecho deporte toda la vida y, poco a poco, te vas dando cuenta que se te da bien. Empiezas por Catalunya, luego España y después das el salto a nivel internacional. Ves como la rueda va ganando inercia y empiezas a conseguir títulos y con el tiempo te vas colocando en la posición en la que me encuentro ahora. Sin embargo, a pesar del palmarés que he conseguido, la gente que me conoce sabe que soy la misma persona que cuando tenía 16 años.

marcel zamora triatlón

Tienes empresas detrás que te dan apoyo y confían en ti, ¿te ha sido fácil contar con el respaldo de las marcas?
Realmente desde fuera puede parecer que ha sido fácil, pero todo ha ido surgiendo poco a poco y en función de cómo se han desarrollado las circunstancias. Muchas marcas me han ido siguiendo y viéndome en las competiciones, y al final hemos llegado a acuerdos importantes. También es cierto que para muchas marcas ya no importa tanto los títulos que consigas como que te muestres accesible, cercano y sepas transmitir. Por eso creo que el entendimiento ha sido mutuo.

El cuerpo se reivindica y se queja después de toda la paliza que le he dado

Has escrito dos libros y has participado en una película, ¿cómo ha sido?
Todo surgió de gente que quiso tomarme como referente en este deporte. Cuando la editorial me propuso la idea de escribir el primer libro acepté encantado. Está escrito en un tono autobiográfico intentando dar testimonio sobre el mundo del triatlón. Con el segundo libro, el planteamiento ha sido totalmente diferente y se ha escrito como un manual.
Respecto a la película, no existía hasta entonces un documento audiovisual que transmitiera los valores del triatlón y me ofrecieron participar en él. La verdad es que han sido experiencias muy gratificantes.

¿Cómo se presenta la temporada?
Este año tengo un calendario con carreras muy diferentes y este verano vuelvo a Embrun por sexta vez con intención de volver a ganar. Si me alzo con el título sería el triatleta con más victorias seguidas de la historia y cerraría definitivamente mi etapa en Embrun. Evidentemente, este año dependerá mucho de mi lesión y de lo que me deje hacer. En función de lo que consiga este año, la próxima temporada me gustaría marcarme un calendario muy diferente al que he estado haciendo en los últimos veinte años.

Si me alzo con el título sería el triatleta con más victorias seguidas de la historia y cerraría definitivamente mi etapa en Embrun

¿Cómo ves el mundo del triatlón actualmente? ¿Qué opinión tienes sobre el boom que ha experimentado este deporte y la masificación de muchas competiciones?
Es un deporte que se ha puesto de moda y cuando esto ocurre se pierde un poco la esencia. Como todo, tiene su parte positiva y negativa. La positiva es que se ha conseguido una mayor repercusión y cobertura en medios de comunicación, redes sociales, etc. y también una mayor inversión por parte de las marcas. La negativa es precisamente la masificación que hay en muchas carreras. Los que venimos de otra época seguimos teniendo ese punto nostálgico de las competiciones de antaño.

¿Qué te ves haciendo cuando cierres tu etapa profesional?
Ahora tengo 37 años y me gustaría aguantar tres temporadas más, si el cuerpo me respeta. Una vez acabe, tengo ya muchos proyectos sobre la mesa que de momento tengo paralizados hasta que llegue el momento. Durante todos estos años de carrera he tenido la oportunidad de conocer a mucha gente que ahora quiere contar conmigo una vez me retire de la competición. He empezado a asistir a eventos, dar charlas… Evidentemente, haré cosas vinculadas y relacionadas con este mundo.

El triatlón se ha puesto de moda y cuando esto ocurre se pierde un poco la esencia

¿Cómo te gustaría que te recordaran?
Sobre todo como un atleta luchador y como un deportista que se ha dejado la piel en este deporte. A veces la gente sólo te recuerda por los títulos conseguidos, pero me gustaría ser un referente para muchos que se inician en esta disciplina y que me recordaran por los valores que he podido aportar a lo largo de mi carrera.

Más información:
www.marcelzamora.com
@marcelzamoratri