“No hace falta hacer un Ironman para ser un súper héroe”

AlbertMorenotri

Es impetuoso, de sangre caliente. Sobre todo, cuando nada, corre y monta en bicicleta. Reflexivo y claro mientras habla. Es joven. Tiene 24 años. Pero no se siente un JASP. Opina que aún le queda mucho camino por recorrer. Y aún más para disputar su primer Ironman. Aunque la mítica distancia hawaiana ya le seduce. Y cada vez más. Quizás influido por Marcel Zamora. Con él, comparte entrenos y el gusto por los circuitos duros, rompe piernas. Como Niza. Otra fijación. Ha disputado su segunda temporada en la élite del triatlón mundial de media distancia. Su nombre: Albert Moreno.

Estás ya descansando de una temporada con buenos resultados en el mundo de la élite del triatlón. Has ganado el ExtreMan de Menorca (superando el récord de Clemente Alonso), un segundo puesto también en el Triatlón EDF del Alpe d’Huez y 2 terceros puestos en Half Ironman (Aix en Provence y Pescara). ¿Estás contento?
Valoro la temporada con muy buena nota. He cumplido las expectativas que tenía de seguir creciendo. Dos pódiums en el circuito internacional 70.3 son muy importantes. También me saqué la espina en el triatlón del Alpe d’Huez. Pero, seguramente, de la carrera que me siento más orgulloso este año es del décimo-quinto puesto conseguido en el campeonato del mundo de 70.3, por delante de gente del nivel de Kienle o Ben Hoffman, que terminó segundo en el Ironman de Hawái de este año. Estos resultados me dan mucha motivación para seguir trabajando. Lo que más valoro es la regularidad. Quizás no he tenido picos de forma muy destacados, pero sí una regularidad constante todo el año.

¿Tienes ya en mente cuáles van a ser los objetivos para 2015?
Ahora mismo es tiempo para recuperar, pero, quieras que no, vas pensando ya en cositas para el año que viene. El calendario será muy similar a este año. Una primera parte donde aprovecharemos los 70.3 (half Ironman) que hay aquí en Europa para cerrar la clasificación para ir al Mundial y después, en la segunda parte, intentar hacer un buen campeonato de Europa y del Mundo. Ser un Top-10, Top-8.

Buenos resultados que llaman a grandes marcas como Asics, que ha confiado en ti. ¿Esto qué supone?
Es muy importante para mí. Que marcas como Asics, Orbea, Orca e Isostar confíen en mi persona es para estar orgulloso. Lo bonito es poder crecer de la mano junto a estas firmas que conoce todo el mundo. Que no sea simplemente una relación de patrocinio, sino que sea una relación duradera, a largo plazo.

Asics también patrocina a uno de los mejores triatletas del mundo, el catalán Marcel Zamora, con quien has entrenado en varias ocasiones. Zamora es historia viva en el Ironman de Niza con 5 victorias. Un IM que, en estos momentos, quizás te atrae más que Hawái.
Cada vez me atrae más todo este mundo de Hawái y el Ironman. Antes lo veía como muy imposible por mis características físicas. Me gustaría poder hacer, en alguna ocasión, un buen papel en Niza por lo que supone este IM y también por lo que ha conseguido Marcel allí. Me motiva mucho. Y está claro que, después de esto, algún año, no sé cuando, intentaré estar en Hawái y ver si me adapto a la carrera.

Eres joven, tienes 24 años. ¿En tu caso, debes renunciar a muchas cosas propias de la edad por el deporte de élite?
Tengo la suerte que, en realidad, tampoco debo renunciar a mucho por el triatlón profesional. Nunca he sido mucho de salir de fiesta. Sí que puedo hacer, y lo hago, salir a cenar con los amigos. Nunca he sido de levantarme tarde y perder el día. Por lo tanto, el deporte profesional no me ha ocasionado muchas pérdidas a nivel personal. Mi entorno está conmigo y me apoya en lo que hago. No es ningún impedimento para el día a día. Por lo tanto, es fácil para mí.

En tu caso, cuando tenías 19 años, estuviste 2 años en el CAR de Madrid, compatibilizando estudios y entrenamientos de alto nivel. ¿Qué supuso esta experiencia, no sólo a nivel deportivo, sino también profesional?
A nivel deportivo crecí mucho. Sobre todo mi natación experimentó un cambio abismal. Casi no había nadado nunca y en Madrid no paré de nadar y mejoré mucho. La esfera personal, sin embargo, es lo más importante que me llevé de Madrid. Tuve una evolución personal muy grande. Conocí a mucha gente, pero a nivel interior tenía la sensación que no aprovechaba suficientemente los días. Cuando decidí volver hacia casa es cuando abrí los ojos. Allí estaba como en una pequeña burbuja, hasta que se rompió.

Y cuando volviste a casa…
Me sentí como un hombre nuevo. Ordené mi vida y cogí una rutina para compatibilizar los entrenamientos con mis estudios en la Universidad. Me di cuenta que, en Madrid, estaba desaprovechando el tiempo a nivel personal.

¿Te sientes identificado con aquello del JASP (Joven aunque sobradamente preparado)?
(Se ríe). No. Sí que soy joven, pero creo que la preparación es algo que se consigue con los años. Y yo aún soy muy joven. Éste ha sido únicamente mi segundo año dentro de la élite profesional en la media distancia. Me queda mucho por aprender. En cualquier carrera, o entrenando con Marcel (que siempre me cuenta muchas cosas), intento absorber cuantos más conocimientos y experiencias mejor. Es bueno tener una mentalidad abierta, escuchar, y después ver si aplicas lo que te han contado o no.

La natación, lo comentabas anteriormente, es tu punto menos fuerte. De hecho, este fue el motivo que te llevó a pasar de triatlones olímpicos o sprint a la media distancia.
Mi carrera y mi bicicleta eran buenas, no tanto mi natación, que era regular. Tenía que aprovecharlo de alguna forma. Me di cuenta que, mejorando un poco mi natación y haciendo el pase a media distancia, podía estar más adelante. Por ejemplo, en el campeonato del Mundo de 70.3, en 2.000 metros de natación, sólo perdí 2 minutos con gente como Javier Gómez Noya o Jan Frodeno. Al final, pues, mi natación ya no es tan mala.

Hoy en día, hay una fiebre creciente por el mundo Ironman. Sobre todo, a nivel popular. ¿Cómo lo ves?
Me gusta mucho ver que la gente se quiera superar en su día a día. Pero creo que hay que seguir un proceso, unas etapas. Aconsejaría empezar por un triatlón sprint, un olímpico, un half Ironman y, llegado el caso, si te ves bien, apúntate a un Ironman. No hace falta hacer un Ironman para ser un súper héroe. Hacer un triatlón sprint también puede llevar a superarse a uno mismo. Cuando llevas algunos años practicando triatlón, está muy bien hacer un Ironman, pero no antes. Hay que ir preparado, con mucho cuidado y tener respeto a la distancia. Es algo muy serio. Yo mismo, entrenando muchísimas horas cada semana, no me veo preparado para hacerlo.

En la primera edición del Ironman Barcelona, celebrado hace un mes, hubo mucha polémica entre los triatletas populares por beneficiarse del drafting. ¿Qué opinión te merece?
Hay mucha gente en la carretera, quizás no caben todos. Lo puedo entender. En el caso de los profesionales, si no quieres hacer drafting, no lo haces. En el caso de los populares, es distinto. Hay mucha gente en el recorrido. En nuestro caso, no debes esperar a que nadie te avise de ello. Conoces las normas, y éstas están para cumplirlas.

El triatlón, como te ha sucedido en 2014, te permite viajar. Viajar muchísimo por todo el mundo.
Este año he podido viajar como nunca, Estados Unidos, Canadá, Europa, Islas Canarias… desde sitios muy lujosos a parajes más humildes. Esta variedad de culturas y de sitios te hace valorar más las cosas, más allá del competir y del triatlón. Te aporta mucho a nivel personal.

A parte de la actualidad deportiva, ¿sigues de cerca la actualidad política? ¿Qué piensas del proceso participativo que se está gestando en Cataluña?
Más allá de cual sea el resultado, en relación al 9-N, creo que el pueblo, la gente, debe poder dar su opinión. Debe poder votar. Estamos en el año 2014. Votar, que el pueblo hable, es lo mínimo que cabría esperar.

AlbertMoreno2

Información de contacto:
http://www.albertmoreno.es/
http://albertmorenomolins.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/pages/Albert-Moreno-Molins/245547378866301
@moreni00