Pau Bartoló: “Sólo estando en la línea de meta, sabré si es posible sumar el triplete”

Pau Bartolo TDS

(foto: UTMB)

Le llaman el sabio. Por algo será. Colecciona cromos del UTMB. Ya tenía el de la CCC (2014). Y acaba de sumarle el de la TDS. El siguiente, está claro: UTMB. Pau Bartoló podría conseguir un hito que sólo tiene en su haber Xavier Thévenard. Al corredor de Buff le van los retos. Ya tiene otro.

 

Con 14 horas y 26 minutos, has sido el ganador de la edición 2015 de la TDS (Sur les Traces des Ducs de Savoie), la segunda carrera más importante del UTMB (125 quilómetros y 7.250 metros de desnivel positivo). ¿Es la victoria más importante de tu carrera deportiva?
Sí, junto a la victoria del año pasado en la CCC. Son dos carreras con mucho prestigio, aunque la TDS es más dura y más larga. Al formar parte del entramado del UTMB, la repercusión es similar a la que tuvo mi victoria en la CCC. Eso sí, creo que en la TDS de este año había más nivel competitivo que en la CCC de 2014. Es por ello que, personalmente, me siento más orgulloso de la victoria actual.

El hecho de haber ganado la CCC, te colgaba la vitola de favorito. Pero, ahora que ya han pasado unos días, ¿cómo valoras o qué perspectiva le das a este triunfo?
Me imagino que cuando pase más tiempo lo degustaré más. Ahora mismo, es una victoria muy reciente. Soy consciente de lo que significa, ya que todo el trabajo y sacrificio que hay detrás sólo lo conozco yo y mi familia. Pero dentro de unos años, seguro que aún lo valoraré más. Quizás no me hago a la idea. Voy por mi pueblo, Avià, o por Berga, y la gente me para por la calle y me felicita. Incluso gente que no tiene nada que ver con el mundo del deporte. Y todo ello me hace pensar que quizás sí que es importante lo que he hecho (admite, sincero, entre risas). Además, me motiva a seguir y a buscar nuevos objetivos.

En la TDS de este año había más nivel competitivo que en la CCC de 2014

Hablando de nuevos objetivos, con la TDS y la CCC en tu haber, sólo te falta el UTMB para adquirir un triplete que únicamente ha conseguido un corredor en toda la historia, Xavier Thévenard (ganador este año del UTMB). ¿Para cuándo el UTMB? ¿2016?
Ahora mismo, prefiero no pensar demasiado en esta posibilidad y saborear el hecho de haber ganado la TDS, ya que no es nada fácil. No quiero pensar en el UTMB, pero es inevitable. Se supone, pues, que debo intentarlo (reconoce con una sonrisa en los labios). Aunque, realmente, veo muy difícil igualar el triplete de Thevenard. Pero si no estoy en la línea de salida, nunca sabremos si es posible. Así pues, la única opción es estar allí.

Siempre has dicho que lo que a ti te gusta es correr, y en carreras tan largas como la UTMB (casi 170 quilómetros) al final se gestionan ritmos muy lentos.
Si llega el momento de estar en la línea de salida del UTMB será porque me motiva el objetivo, pero soy consciente de que no es el perfil de carrera que a mi me gusta. Se puede probar una vez, intentarlo, para conseguir este motivador reto. Pero, sinceramente, no me veo haciendo carreras de 100 millas. Como bien dices, a mi me gusta correr, y a ritmos un poco altos. Y cuando se pasa de las 15 horas en cualquier carrera, la cuestión ya es más energética y mental. No tiene nada que ver con la velocidad y la técnica. Incluso hablamos de un deporte diferente que, por ahora, no es lo que más me gusta ni lo que más me motiva.

No me veo haciendo carreras de 100 millas

Haciendo un balance de la carrera, te encontraste solo en cabeza a partir del quilómetro 20. Al final, le sacaste 17 minutos al segundo clasificado, el francés Cyril Cointre. Pero en los últimos 20 quilómetros sufriste de lo lindo, padeciendo un bajón importante. ¿A qué se debió?
Creo que este bajón final, que incluso me hizo temer por la victoria, se debe a dos factores. En primer lugar, la distancia. En carreras de más de 100 quilómetros, cuando pasas de esta cifra, el ritmo es otro. En este caso, estamos hablando de 3 maratones. De hecho, el ritmo de la TDS ha sido inferior al de la CCC del pasado año. Y se debe a esos 20-25 quilómetros de más. Y el segundo factor es que cobra mucha más importancia la gestión de la hidratación y la comida. En este caso, además, el calor reinante también tuvo un rol a destacar. Muchos corredores tuvieron problemas. Al final, en mi caso, tenía dolencias gástricas, tuve que beber muchísima agua y la comida no me entraba. Todo ello fue consecuencia de las altas temperaturas.

pau bartoló

Pau Bartoló celebrando la victoria.

¿La TDS era el gran objetivo de la temporada?
Sí, sin duda. Si en 2014 lo fue la CCC, este año era la TDS. Seguramente, siguiendo esta evolución, el UTMB será el objetivo en 2016. Las carreras de Chamonix siempre son el objetivo máximo. De todas formas, no me gusta plantear la temporada focalizada sólo en 1 o 2 objetivos, porque si no rindes en estas carreras puede ser que tu temporada no sea buena. Por este motivo, siempre tengo 2-3 carreras principales en las que quiero hacerlo bien y para las que me preparo a conciencia, pero procuro participar en más pruebas para tener comodines.

¿Y ahora qué cartas –pruebas- te quedan hasta final de temporada: Ultra Pirineu…?
Aún tengo que decidir si me decanto por la carrera de casa, Ultra Pirineu, o bien voy a Japón para correr el Ultra Trail del Mount Fuji. Voy a ver esta semana cómo me recupero de la TDS y decidiré entre una de las dos.

De cara al mes de octubre, seguramente cerraré la temporada con Templiers

La alegría personal por tu actuación en Chamonix, sin embargo, no fue del todo completa. Tu pupila Nuria Picas tuvo que abandonar por malas sensaciones en el quilómetro 39 del UTMB. ¿Cómo valoras este abandono debido a la presión, en una situación semejante a la que vivió Kilian Jornet en Cavalls del Vent en el año 2011?
Por un motivo o por otro, Nuria no ha acabado de encontrar su nivel este año. La expedición al Nepal que realizó a media temporada con Ferran Latorre le rompió bastante el nivel de entrenamientos. A raíz de esto, también compitió menos que en años anteriores. Se preparó bien para el UTMB, pero, en ocasiones, entramos en un espiral donde no te acaban de salir bien las cosas y es complicado. Canalizar buena parte de la temporada en una carrera, lo que hablábamos antes, puede ser una contrapartida y la presión es mayor. Creo que la propia presión la ha saturado. Ahora hay que mirar hacia adelante y buscar nuevas carreras. Ella, con la calidad que tiene lo va a resolver muy pronto.

En su caso, ¿estos nuevos retos pueden venir también de mano de correr el Ultra Pirineu, en Bagà?
Sí, puede ser. Decidimos que dejaríamos pasar unos días para que ella se escuchara a si misma para saber qué tenía ganas de hacer. Hay dos opciones para dar la vuelta a esta situación. Motivarse para correr en Bagà, en casa, una carrera que tiene muy dominada y que conoce a la perfección, o bien descansar, recargar pilas y buscar retos de cara a la siguiente temporada. En pocos días, lo resolverá.

Canalizar buena parte de la temporada en una carrera puede ser una contrapartida y la presión es mayor

Te llaman el Savi d’Avià (sabio de Avià). ¿Qué tiene este pueblo al lado de Berga que ha visto crecer a deportistas como tú, al motociclista Marc Coma o incluso al también corredor Dani Tristany?
(Se ríe). En Avià, y en general en toda la comarca del Berguedà, hay mucha tradición por el mundo del deporte y por deportes de cariz más rural como pueden ser la moto o correr. Tenemos un entorno privilegiado, con muchos caminos y mucha montaña, que conlleva que los niños ya crezcan en este entorno. Así, es más fácil que salgan deportistas con facilidad para practicar estas disciplinas. Además, los unos con los otros, como que somos todos amigos, nos vamos motivando. A veces, incluso, entrenamos juntos y nos damos cuerda.

En Chamonix se vive un ambiente puro de trail running. Tanto es así, que están valorando la posibilidad de marcar 18 recorridos para los amantes de esta disciplina para generar más turismo. En el Berguedà, se empieza a potenciar este tipo de turismo.
Todos los que hemos estado estos días por Chamonix hemos quedado sorprendidos del rendimiento turístico que sacan al valle. Está claro que en el Berguedà no tenemos aquellas montañas, pero sí que somos un referente a nivel de Cataluña. Pienso que Diputaciones, Consells Comarcals y Ayuntamientos podrían llevar a cabo iniciativas similares para potenciar este tipo de turismo con nuestro entorno privilegiado. Es lo que mamamos de pequeños (y, riendo, añade): somos un poco como los kenyanos. Salen buenos corredores porque el entorno natural es el adecuado. Y, así, el relevo está asegurado.

 

Información de contacto:

@Paubartolo

https://www.facebook.com/pau.bartoloroca