ESENCI@L

Desde 2013 la enseña también comercializa su modelo 'Primera'

Burricleta expande su concepto de ‘bici rural eléctrica’ con nuevos centros de alquiler y venta

(foto: Burricleta)

(3-4-2014). En el año 2009, Joan Sales y Regina Casas fundaron en Lluçanés (Barcelona) el primer centro Burricleta, un innovador proyecto de alquiler de bicis eléctricas rurales para disfrutar de rutas autoguiadas en pleno contacto con la naturaleza con independencia de la condición física del usuario. Burricleta, que el año pasado inició también la venta de su primer modelo de bici, tiene ahora 12 centros -establecimientos oficiales de compra y alquiler- y otra docena de puntos turísticos acreditados que ponen a disposición de sus clientes las bicis y las rutas. Para este 2014 la enseña tiene previsto incrementar su red con nuevos establecimientos.

Joan Sales explica que “nuestra sociedad está muy concentrada en grandes urbes, alejadas del entorno natural. Burricleta da la opción de disfrutar de la naturaleza a través de la bicicleta a personas de cualquier edad y cualquier condición física gracias al pedaleo asistido. Nuestra vocación es conciliadora, divulgativa y contemplativa: conciliadora con el medio ambiente, el entorno social y con uno mismo; divulgativa porque queremos transmitir el amor por el medio ambiente y el patrimonio cultural tanto tangible como intangible; y contemplativa porque, en esta sociedad tan ‘acelerada’, queremos reivindicar el derecho de abstraerse y contemplar todo lo que nos rodea”.

Esta filosofía queda plasmada en el funcionamiento de Burricleta. Así, por ejemplo, su oferta base no contempla el alquiler por horas sino por actividad “para liberar al usuario de la esclavitud del reloj”. En cuanto al descubrimiento del patrimonio, la enseña ha desarrollado su propio software para dotar al usuario de una autoguía que explica los lugares por los que se va pasando y narra además la historia o las leyendas que lo envuelven.

Centros y puntos Burricleta
A partir de la apertura del primer centro en Lluçanés en 2009, la red Burricleta ha ido creciendo tanto dentro como fuera de Catalunya a través de dos modelos: los centros Burricleta, que son los establecimientos oficiales de alquiler y venta y que se ponen en marcha a través de un acuerdo de licencia, y los puntos Burricleta, establecimientos turísticos acreditados que ponen a disposición de sus clientes bicicletas y rutas en exclusiva. A fecha de hoy, hay 12 centros, repartidos entre Barcelona, Girona, Tarragona, Navarra y Madrid, y otra docena de puntos entre Cataluña y Navarra.

Joan Sales avanza que a lo largo de este 2014 la previsión es seguir expandiendo la red y abrir otros tres centros y una docena más de puntos.

Bici rural eléctrica
Burricleta ha desarrollado su propia bicicleta, que se define como una ‘bici rural eléctrica’, que no se trata de una MTB sino de una bici mixta para terrenos urbanos y caminos, pistas, etc. Sales explica que “cuando arrancamos el proyecto, empezamos a buscar una bicicleta que se adaptara a nuestras necesidades, pero nos dimos cuenta de que el mercado no ofrecía eléctricas para un entorno rural y, con el fin de cubrir nuestras necesidades, esto nos empujó a desarrollar nuestras propias bicicletas”.

Ahora la flota de Burricleta se compone de unas 400 bicis y la marca ha dado también el salto a la venta. En 2013 inició la comercialización de su primer modelo, bautizado como ‘Primera’, que, según detallan sus creadores, “a nivel de imagen es muy similar a una eléctrica convencional, pero la autonomía, la facilidad de mantenimiento y los componentes están más adaptados a entornos rurales”.

La ‘Primera’ se vende en los centros Burricleta y a través de su web, si bien la empresa no descarta, a largo plazo, tratar de comercializarla también a través de tiendas especializadas en ciclismo. Sales asegura que “la acogida de nuestro primer modelo ha sido muy positiva, es un producto con un PVP muy competitivo -999 euros- y una fiabilidad contrastada”.

Más información: http://burricleta.com


No hay comentarios

Añade el tuyo